teletrabajo hp

HP ha realizado un estudio en seis países –España, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia y Estados Unidos– en el que han intentado descubrir cuáles son las percepciones de los trabajadores. El objetivo, saber qué piensan respecto al teletrabajo y otras situaciones creadas tras la crisis provocada por el COVID-19. Una oportunidad, un error, pros y contras en los que se pone de relieve que la transformación ha acelerado sus pasos en el mundo empresarial.

“Esta situación ha cambiado el futuro del trabajo para siempre, acelerando una transformación prevista a cinco años vista y que ha afectado de la noche a la mañana a todo tipo de organizaciones, desde las más poderosas, a las pymes e incluso a los propios individuos”, ha declarado Inés Bermejo, responsable del negocio de Impresión en la Región Sur de Europa de HP y encargada de presentar el estudio en España.

Así, uno de los factores más importantes es que la demanda de flexibilidad “es muy superior a lo que eran los condicionantes más relevantes para su trabajo”. El estudio revela además que, en España, había poca cultura de teletrabajo y que esta experiencia ha hecho que sea el país en el que más interesado se está ante este nuevo modo de trabajar (47 %). “De todos modos, la mitad de los europeos piensan volver a la oficina, que sea la norma de nuevo, al igual que en EEUU y, por lo tanto, también España”.

De hecho, como ha indicado Bermejo, "muchos ponen en en predicho su capacidad de trabajo si no tienen a gente en su entorno. La incidencia en la colaboración física pone en compromiso su creatividad, su colaboración, su eficiencia”. Uno de cada tres siente que es menos productivo y que se aleja de la cultura empresarial.

Menos apoyo de las empresas

El papel de las empresas ha sido vital en esta etapa, ya sea por su presencia o su ausencia en el apoyo al trabajador. Bermejo ha indicado que las necesidades personales de los trabajadores aumentan en importancia cuando los profesionales discuten sobre las expectativas sobre su empresa. “Casi todos los profesionales encuentran importante que su empresa se interese activamente por el bienestar de sus empleados”. 

Cuatro de cada diez declaran que el hecho de que su compañía se interese activamente en el bienestar de sus empleados es lo más importante para ellos tras el peligro del COVID-19. Del mismo modo, dos de cada cinco empleados jóvenes consideran que la comunicación en la empresa impacta en su compromiso y lealtad. Y la gran mayoría considera importante que la empresa participe en la comunidad. Es más: tres de diez creen que saber que su trabajo contribuye a un bien mayor les motiva para desempeñar su trabajo.

Desde el punto de vista de las empresas, el estudio de HP revela que los responsables de las organizaciones “han apoyado a sus profesionales a la hora de abrazar la fórmula del teletrabajo, pero no han sido capaces de proporcionarles el equipamiento y soporte necesario para migrar a esta nueva forma de trabajar”. 

En el caso de España, “el estudio pone de manifiesto que el 71 % de los trabajadores se siente ahora mejor equipado para realizar bien sus funciones tras el cambio al teletrabajo". Aún así, "bien es cierto que muchos de ellos afirman no haber recibido ningún recurso que facilitara la transición al trabajo en remoto de hecho. Dos de cada tres empleados en todo el mundo tuvieron que comprar o actualizar los dispositivos de su hogar (el 24 % de los europeos adquirieron un portátil mientras que el 21 % compró una impresora)”.

Más control sobre carreras

Por su parte, la formación digital se ha vuelto indispensable para el teletrabajo. El 64 % de los profesionales españoles considera que esta pandemia les ha permitido perfeccionar sus habilidades técnicas. Pero “uno de cada dos trabajadores en todo el mundo siente la necesidad de adquirir habilidades, sobre todo digitales, que les ayuden a desempeñar de forma más efectiva las tareas asociadas a su puesto de trabajo”.

Según el estudio, entre las competencias más demandas, destacan el conocimiento técnico, la autonomía digital y la programación informática. Además, el 67 % de los españoles señala que esta formación debe ser continuada. "Se sienten muy activos y motivados en adquirir nuevas habilidades, tanto digitales como las denominadas ‘soft skills’”. 

Por otro lado, los profesionales que trabajan para grandes compañías y para pequeñas y medianas empresas, consideran "estar preparados para utilizar esta disrupción” para formarse y dar un giro a su vida profesional. Dos de cada cinco profesionales en todo el mundo, piensa convertir su pasión en una carrera mientras que uno de cada tres está interesado en crear su propia empresa". 

Por último, el estudio de HP señala cómo los buenos empleadores que deseen mantener y atraer a los mejores talentos, tendrán que apoyar sus empleados con una tecnología que los capacite. La cuestión es dar prioridad a la mejora de sus habilidades y a su preparación digital, permitiendo que cada uno de ellos maneje y module el "futuro del trabajo" a su manera.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here