[jet_engine component="meta_field" field="antetitulo"]

El gran reto de controlar la desconexión digital

Fundación Telefónica, junto a la Asociación Yo No Renuncio, abordó el coloquio ‘Teletrabajo, conciliación y desconexión digital’, tres ámbitos conectados entre sí que preocupan especialmente a las mujeres
teletrabajo

Fundación Telefónica, junto a la Asociación Yo No Renuncio, abordó el coloquio ‘Teletrabajo, conciliación y desconexión digital’, tres ámbitos conectados entre sí que preocupan especialmente a las mujeres. Laura Baena, presidenta de Yo no renuncio y miembro del club Malasmadres, abrió el debate poniendo en valor el papel de su iniciativa, "desde la que apostamos por estar activas y regular el derecho a desconexión digital", el gran reto actual en una sociedad completamente digitalizada".

La digitalización de las empresas puede permitir cambiar ese modelo de vida. Desde el ámbito institucional, Carme Artigas, Secretaria de Estado para Digitalización e Inteligencia Artificial, destacó que "lo más difícil es el cambio, sobre todo el miedo al cambio" y que el teletrabajo "más que una herramienta de conciliación nos obliga a una reorganización empresarial, pero sobre todo social". Mencionó que en España no hay ningún modelo de teletrabajo. Mucho menos en el sector público: solo se había creado un piloto que nunca se ha llevado a cabo ya que estaba programado para finales de 2023.

No obstante, Artigas señaló la buena calidad de conectividad de España, siendo el segundo país de Europa mejor conectado, 2gracias a la inversión en el sector de la comunicación". Por otro lado, destacó la importancia de que las pymes españolas estén digitalizadas, sobre todo las viejas empresas, que son más de 30.000 las que aún no lo están. Por eso, "el gran reto actual es ayudar a la digitalización de las pymes con la ayuda del kit digital", remarcó.

Mas allá de las bondades de la digitalización, Raúl Gutiérrez Bolívar, director en relaciones laborales en telefónica España, habló sobre los riesgos productivos a nivel de equipo, de alejarse de la presencialidad y de estar con el equipo. "Lo primero de todo es que todos seamos conscientes de que el avance en la conciliación no debe tener un retroceso en la igualdad, que hay un juego que tenemos que entender, prestarle atención y corregirlo".

Bolívar se basó en el estudio del Instituto de Ingeniería del Conocimiento de la Universidad Autónoma, donde se destaca que el 23% de los usuarios que participaron sufrían dificultades para organizar su jornada de trabajo; y para alcanzar sus objetivos, el 20% destacaba la necesidad de tener buena comunicación con su equipo. El 43% tiene problemas para separar el trabajo, el ocio y la familia y un 57% piensa que trabaja mucho más que antes.

Bolivar ve que uno de los problemas desde la pandemia es que se ha hecho mayor hincapié en la parte negativa de estar siempre conectados dando lugar a problemas de conciliación, porque "no sabes cuando vas a acabar y estamos online todo el tiempo, porque tienes que sacar adelante el trabajo". Un segundo riesgo es que hemos dado un paso atrás importante en desconexión. Otro es la desigualdad "porque hay muchos trabajadores que no saben trabajar digitalmente". Por último, destacó que "estamos visualizando un aislamiento de algunas personas y algunos equipos".  

Ante estos riesgos sobre el teletrabajo, Quique Gonzalo, fundador de Kenso –podcast y plataforma que ayuda a mejorar los procesos digitales– y Hightrack, piensa que este avance a lo digital ha venido para quedarse y que el trabajo, principalmente el híbrido de mezclar teletrabajo y presencialidad, ayudan a que seamos más efectivos. Esta reflexión está fundada por el estudio de Garner (consultora internacional) acerca de la evolución del trabajo híbrido. Algunas de las conclusiones a las que se llegaron en este estudio es que el 60% de quienes realizan trabajo híbrido tienen un compromiso alto de un 41% en comparación del 15% de aquellas personas que quieren volver a las oficinas con un compromiso del 28%.

A partir de este estudio, sacó en conclusión la importancia de la productividad y la efectividad, ya que "nos ayudan a que podamos estar satisfechos con nosotros mismos", resaltando la importancia de desconectar, disfrutar y descansar, "para que podamos seguir manteniendo la creatividad necesaria para seguir con nuestro trabajo". Afirmó también que "la conciliación es un compromiso basado en valores tanto a nivel individual como para cambiar la sociedad desde dentro hacia fuera y esa es la actitud que nos va hacer avanzar como sociedad".

Este mismo punto de la creatividad y de crear vínculos con el equipo de trabajo es fundamental para Margarita Álvarez, fundadora de Working for Happiness y expresidenta del Instituto Coca cola de la Felicidad. Destacó la importancia de aprender de las nuevas generaciones que se incorporan a los trabajos, ya que "estamos en un mundo cambiante y tenemos que resetearnos la cabeza para tener un mayor bienestar emocional".

Álvarez sostuvo que "la conciliación va mucho más allá de lo que pensamos, construir una sociedad en la que el ser humano se sienta más pleno. Cuando se habla de bienestar emocional o bienestar mental", siendo esto lo que los jóvenes priorizan a la hora de encontrar un trabajo. "Es uno de los pilares que tenemos que tener en las empresas: el poder estar con los compañeros de trabajo, ya que ayuda a que seamos más creativos de otra forma completamente diferente a la que se ha llevado hasta ahora".

Todos los intervinientes coincidieron a modo de conclusión en que es necesario usar las herramientas adecuadas para poder hacer llegar nuestros propósitos e impactos que generamos para poder transmitirlo. Pero para poder realizar este proceso es necesario llevar a cabo una formación y sensibilizar y hasta ahora. Según Álvarez, "no se han hecho ninguna de las dos cosas ya que tampoco se felicitan ni los pequeños logros".

Recomendadas