Pedro Duque ayer con algunos representantes de los centros y unidades de investigación acreditados. (Imagen Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades).

“Queremos incrementar la inversión en ciencia, también en lo que afecta a estos programas”. Pedro Duque, ministro de Ciencia, Innovación y Universidades en funciones entregaba ayer las nuevas acreditaciones de excelencia a cinco centros ‘Severo Ochoa’ y a siete unidades ‘María de Maeztu’, y manifestaba la intención de un hipotético nuevo gobierno socialista de retomar la estrategia iniciada meses atrás en lo que afecta al área que dirige. Entre los objetivos marcados en rojo está el de alcanzar una financiación sostenida en ciencia que sitúe a España en unos niveles similares “a los de países a los que nos queremos parecer en prosperidad y calidad de vida”.

Las acreditaciones son concedidas por la Agencia Estatal de investigación y los doce seleccionados han sido evaluados por un comité internacional compuesto por 72 miembros. Destacan, según fuentes del ministerio, “por su alta competitividad, sus ambiciosos planes estratégicos, una producción científica de máxima calidad y una gran capacidad para atraer talento nacional e internacional”. Según Duque, todos ellos son ejemplo de que, “muchas veces, no hace falta mirar al exterior para localizar modelos de excelencia, los tenemos aquí”.

“Cualquier científico querría trabajar en uno de estos centros y unidades”, añadía Duque, antes de insistir en la importancia de este tipo de inversiones, que suponen para el país “no sólo un retorno económico”, sino que fomentan la transferencia del conocimiento “al conjunto de la sociedad”. “Tenemos que ser capaces de explicarle a todo el mundo que las inversiones en la ‘I’, después pasan a la ‘D’, en beneficio de todos.  Cuanto más invirtamos, mejor”, ha dicho el ministro en funciones, que ha vuelto a poner el foco sobre otra de las apuestas que se quedaron sobre el papel tras unos fallidos presupuestos. “Cuando baje el polvo y se pose, queremos iniciar cuanto antes las conversaciones para logar un Pacto de Estado por la Ciencia y la Innovación”.

Entre otras medidas previstas, Pedro Duque ha recordado la conveniencia de promover la inversión privada en innovación ya que, “aunque en su mayoría, procederá de nuestros centros de investigación, hemos de fomentar que ‘corra’ por el tejido productivo de manera más eficiente”. El ministro también ha defendido la necesidad de reforzar a las instituciones que fomentan la innovación y la investigación, como el CDTI, para liberarlas de la excesiva dependencia de los sucesivos ciclos de gobierno, así como una nueva Ley de Universidades que ponga a estas instituciones en el mapa internacional.

Los elegidos

En el caso de los ‘Severo Ochoa’, algunos centros repiten el reconocimiento de 2013 - el Instituto de Neurociencias de Alicante (IN), el Basque Centre for Applied Mathematics (BCAM), el Centro Nacional de Biotecnología (CNB) y el Instituto Catalán de Nanociencias y Nanotecnología (ICN2)- y debuta el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC). Todos ellos recibirán un millón de euros anuales durante los próximos cuatro años.

Por otro lado,  las siete acreditaciones en la modalidad ‘María de Maeztu’ han correspondido al Instituto de Física Interdisciplinar y Sistema Complejos (IFISC) de la Universidad de las Islas Baleares; al Basque Centre For Climate Change (BC3); al Instituto de Química Teórica y Computacional (IQTC) de la Universidad de Barcelona; al Instituto de Física de Cantabria (IFCA) del CSIC; al Centro de Astrobiología (CAB) del CSIC y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA); al Instituto de Neurociencias de la Universidad de Barcelona (UBNEURO), y al CIC biomaGUNE (Centro de Investigación Cooperativa de Biomateriales). Estas unidades se suman a las 16 acreditadas en los años anteriores, y contarán con una financiación de 500.000 euros anuales durante cuatro años.

Los seleccionados junto al ministro en funciones y el director de la Agencia Estatal de Investigación, Enrique Playán. (Imagen: Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades).

Centros y unidades han sido seleccionados por sus resultados científicos y sus programas estratégicos. La intención es, según apuntan desde el ministerio,  “garantiza la calidad, el nivel de excelencia y el impacto de la investigación que desarrollan”. Para Enrique Playán, director de la Agencia Estatal de Investigación, este programa es “clave” desde que arrancó en el año 2011. “Es un reconocimiento que mira al pasado y al futuro”, detallaba Playán, ya que los seleccionados “tienen que demostrar 4-5 años de excelencia previos y presentar un plan estratégico de ambición internacional. “Excelencia e inversión tienen que permitir a estos centros y unidades ‘jugar’ a otras cosas y competir con los mejores del mundo”, añadía el responsable del organismo público.

Entre los representantes de los doce seleccionados, la mayoría quiso dejar patente en su discurso de agradecimiento un anhelo compartido por los integrantes de la ciencia española: necesitan más dinero, no sólo para destacar, sino para seguir remando a un ritmo aceptable. Con todo, consideran que el programa contribuirá a que puedan asumir nuevos retos y que los desafíos en marcha serán asumibles con garantías renovadas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here