prado para todos arte

Las colaboraciones entre el Museo del Prado y Samsung ya son habituales. E incluso, no es la primera vez que lanzan ‘Prado para todos’, un programa educativo creado para acercar el arte a a colectivos de personas mayores, personas con deterioro cognitivo, alumnos con necesidades educativas especiales o población migrante. Pero, en esta ocasión, en plena crisis provocada por el COVID-19, esta iniciativa cobra un especial protagonismo.

[El Triángulo del Arte frente a la cuarentena]

En esta ocasión, ‘Prado para todos’, obviamente, transcurrirá de forma híbrida, bien a través de videoconferencia, bien de manera física con la presencia de una educadora en el propio museo o en otros centros participantes. “Los talleres se han diseñado en función de las necesidades de cada centro. Las actividades contarán con aproximadamente 70 grupos de distintas entidades sociales, que participarán en el programa de manera completamente gratuita”, explican desde la pinacoteca.

Además, declaran que “la combinación de educación y tecnología se convierte en una herramienta fundamental para impulsar el acceso a la cultura a públicos que tradicionalmente no se han visto reflejados en el Museo, haciendo de él un espacio inclusivo y participativo”.

[Le puede interesar: El arte accesible del Prado o “una espiral de profunda transformación"]

‘Te quiero en pintura: retratos con emoción’

Esta actividad, destinada a personas mayores de 65 años o con enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, se adentra en el lado más humano y personal de los grandes artistas de la pinacoteca. “Nos servimos para ello –explican en su propia web– de autorretratos y de retratos de sus seres queridos. Este acercamiento nos permitirá explorar de forma más profunda las emociones, llenas de matices, que estos artistas reflejaron, dejando unidas para siempre sus historias de vida personales y su producción pictórica”.

“Memoria y emoción están íntimamente relacionadas, pues los recuerdos se fijan en función de la intensidad de la respuesta emocional y fisiológica de cada vivencia. Partiendo del concepto de memoria emocional, proponemos un viaje a través de nuestros recuerdos y de las emociones que los acompañan”.

Tiziano, Rubens y Velázquez. Tres grandes que ayudarán a mejorar el bienestar de los participantes, sus relaciones interpersonales y su actividad mental y física.

‘Sui Géneris. Arte, publicidad y estereotipos’

La segunda actividad de ‘Prado para todos’, ‘Sui Géneris. Arte, publicidad y estereotipos’, está destinado a su vez a Centros Ocupacionales, Colegios de Educación Especial y Centros de Rehabilitación Psicosocial. “Es importante mirar con otros ojos las obras de arte, tanto las actuales como las realizadas siglos atrás, para entender qué tipo de mensajes nos transmiten y cómo pueden llegar a condicionar nuestra forma de pensar y nuestros comportamientos”, afirman.

Por ello, se pretende explorar a través de obras de la colección del museo el modo en el que el arte ha creado y perpetuado determinados estereotipos de género, como los de mujeres objeto, madres y esposas, o los de hombres fuertes, poderosos y cultivados. “El concepto de esta actividad se aplica aquí de modo poético, sugiriendo que cada persona debería poder expresar su propio género de un modo libre, único y original”.

‘Los sabores del Prado’

‘Los sabores del Prado’ está recomendada para personas con Trastornos del Espectro Autista (TEA) y destinada también para personas migrantes o refugiadas. La actividad de ‘Prado para todos’ invita a reflexionar sobre temas actuales en torno a la comida: “Además de su valor estético y técnico, el género de la naturaleza muerta también se ha convertido en un valiosísimo documento para comprender nuestro pasado. El bodegón nos permite observar alimentos y utensilios de cocina, pero también adentrarnos en las tradiciones, costumbres y valores que configuran la gastronomía y los rituales sociales vinculados con la comida en distintos ámbitos temporales, geográficos y culturales”.

Y es que el bodegón, como indican desde el Prado, es el género más conocido, en el que animales, frutas, verduras, flores y toda clase de objetos inanimados son tomados como objeto de representación. 

Así, buscan “estimular la percepción visual, favoreciendo las relaciones con las obras de arte a través de material visual de apoyo y dinámicas de diálogo o escucha que propicien el interés en las obras de arte. También permite potenciar la capacidad creativa individual y colectiva, mediante una exploración libre a través del collage en la actividad del taller”.   

‘Invencibles en el Prado’

La última de las actividades es ‘Invencibles en el Prado’, que pretende acercar la colección del museo al colectivo de personas con daño cerebral adquirido y a las personas en situación de pobreza o vulnerabilidad social. Se busca proporcionar un tipo de experiencia dirigida no únicamente al aprendizaje, sino también al bienestar personal (tanto a nivel emocional como social) de personas que pueden sentir limitada por diversos motivos su participación igualitaria en la vida cultural.

“La temática propuesta –indican– se articula en torno al concepto de resiliencia, a la capacidad humana de sobreponerse a situaciones complicadas o acontecimientos traumáticos. A través de obras mitológicas o históricas en las que se muestran personajes que son capaces de enfrentar problemas y circunstancias difíciles”.

De este modo, gracias a esta actividad, aseguran, se potencian el diálogo, la participación normalizada y el hecho de compartir experiencias como herramientas que contribuyen al desarrollo de la resiliencia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here