triangulo del arte COVID-19
Detalle de 'El jardín de las delicias', del Bosco, circa 1500-1505. (Imagen: Museo Nacional del Prado)

Los tres principales museos de Madrid, los que conforman el Triángulo del Arte –Prado, Thyssen-Bornemisza y Reina Sofía–, han visto cómo el COVID-19 y la posterior cuarentena provocada por este coronavirus ha hecho que deban cerrar sus puertas al público. Pero eso no les ha llevado a cancelar su labor, por lo que han seguido y seguirán promoviendo el arte y la cultura dentro de lo que esté en su mano. Y, ahora mismo, Internet es la herramienta óptima para todos aquellos que quieren ayudar en la medida de lo posible a quienes están en sus casas, en hospitales o descansando de un duro trabajo.

Las actividades online, en algunos sectores, se han mostrado como la solución perfecta para seguir manteniendo la atención de su público. Y, además, en algunos casos, ampliarlos. Para aquellos que consideran que el arte es una necesidad, estas soluciones saciarán su deseo. Quienes no lo crean, podrán encontrarse en medio de un triángulo imaginario descubriendo un nuevo mundo; y todo ello, desde un ordenador, una tablet o un smartphone.

Museo Nacional del Prado

Para la cuarentena provocada por el COVID-19, el museo más visitado de los tres del Triángulo del Arte, el Museo del Prado, ha puesto en marcha una iniciativa llamada ‘El Prado contigo’. Este proyecto de divulgación consiste en un programa de actividades online que se llevan a cabo a través de todas sus redes sociales. Su objetivo: “mantener la conexión con el público durante el tiempo que el Ministerio de Cultura indique que debe permanecer cerrado”.

Cada mañana, sobre las diez en punto –el horario de apertura habitual de la pinacoteca–, se realiza un directo en la que conservadores del Prado comentan y analizan diferentes obras durante una hora. De hecho, Miguel Falomir, el director del museo, fue el encargado de inaugurar ‘El Prado contigo’. “Además –explican en una nota–, durante este período, a través de las redes se pueden visitar espacios y descubrir actividades menos conocidas como las instalaciones del Gabinete Técnico, las cubiertas o la sala de máquinas”.

Cabe destacar que el Museo del Prado es ampliamente reconocido por su labor en la divulgación online de sus obras. Como ‘El Prado en la web’, dedicada exclusivamente a esta tarea, o su proyecto con Telefónica de Inteligencia Artificial: una línea del tiempo en la que permite utilizar la lectura aumentada para contextualizar históricamente obras y autores del museo y entender todo lo que rodeaba la creación de las obras de arte más destacadas.

[Le puede interesar: El arte accesible del Prado o “una espiral de profunda transformación”]

Museo Nacional Thyssen-Bornemisza

El Thyssen, por su parte, anuncia que durante este tiempo siguen activos y que “se puede disfrutar de la enorme oferta online del museo, que seguirá llevando a cabo su misión, a través de la página web y de Educa Thyssen”. Quizá, lo más relevante de su propuesta –recogida bajo el hashtag #ThyssenDesdeCasa– sea esto último, ya que, parafraseando a Mark Van Doren, como hacen en su plataforma de educación, “el arte de enseñar es el arte de asistir el descubrimiento”.

Educa Thyssen es, básicamente, su área de Educación. En él, como indican desde el mismo museo, se centran en la investigación y en la creación de conocimiento mediante acciones, actividades, programas y laboratorios de producción. Gracias a Educa Thyssen, por ejemplo, se han llevado a cabo guías accesibles o la aplicación Second Canvas, que aporta detalles de los cuadros más famosos de su colección que un simple ojo humano no captaría.

Entre los propuestas para esta cuarentena por el COVID-19, el Museo Thyssen ofrece varios cursos online, como ‘Luz y color en la pintura. El mito de Venecia’, una actividad de nueve horas, gratuita que pretende explicar la importancia del color en los pintores occidentales. O ‘Más allá de las artistas. Género y públicos en el museo’, destacada en su principal, unas quince horas aproximadamente, en las que quieren llevar a su público a pensar en el museo desde una perspectiva de género.

[Lea también: Videojuegos y arte, la nueva colaboración del Thyssen y PlayStation]

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

El último de los tres museos del Triángulo del Arte, el Reina Sofía, subraya que, a lo largo de varios años, “nuestra web se ha ido enriqueciendo poco a poco llegando a contar en la actualidad con un museo en paralelo, lleno de contenidos de interés a los que se tiene acceso simplemente a través de un ordenador o dispositivo móvil”.

De hecho, cuentan con, según la pinacoteca, “170 vídeos de exposiciones presentes y pasadas, otros 70 de diversas actividades que se han ideo desarrollando en el museo, audios y cápsulas de radio, con sonidos que no solo aspiran a ser una versión acústica de la experiencia en el museo, sino convertirse en nuevos continentes, capaces de amplificar las nociones de colección, exposición y debates”.

De todas sus propuestas –‘Fuera del canon. Las artistas pop en la Colección’ o ‘Museo en movimiento’, entre otras– puede que la más importante sea, por si alguien se la había perdido,Repensar Guernica’: un extenso fondo documental online donde llevan la obra de su colección más conocida a cotas impensables. Más de 2.000 archivos –de entre los más de 6.000 que han tenido a mano los investigadores– que guardan algún tipo de relación con el cuadro pueden visitarse mientras se visita Gigapíxel, una tecnología que, como ya explicaron en su presentación, “permite explorar visualmente con un potente zoom hasta el más mínimo detalle del lienzo”.

[Lea más: ‘Big data’ hasta en los museos]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here