El Prado somete a sus cuadros a escaneo 3D

El Museo del Prado Y Factum Arte vuelven a unirse para realizar escáneres 3D sobre obras de arte para su estudio. En esta ocasión, recuperan un cuadro de Goya

Museo del Prado escaner 3D

El Museo del Prado y Factum Arte, que ya han colaborado con el escaneado de la superficie de las Pinturas Negras de Goya, han vuelto a unirse para tomar imágenes en 3D de La reina María Luisa a caballo, también del genio español. Esto ha sido posible gracias al artista y cineasta americano Julian Schnabel, uno de los más importantes pintores contemporáneos.

[‘El Tesoro del Delfín’, epítome de lo artístico y lo digital]

“La realización de este facsímil forma parte de la tradición del Museo del Prado de incentivar a la creación de artistas contemporáneos inspirándose en obras de sus colecciones como una forma más de acercamiento y estudio de los grandes maestros”, explican. En este caso, la creación de Schnabel se beneficia de tecnología avanzada que permite extraer información de alta resolución de la pintura, para transformarla mediante herramientas digitales y crear una nueva interpretación del original.

El proceso de creación de un facsímil exacto, requiere de la colaboración activa de expertos de disciplinas diversas. La fotografía panorámica compuesta – en la que cientos de imágenes de una superficie tomadas en alta resolución, desde un mismo punto de vista,  se solapan– ha sido el sistema empleado para la captura del color. Con la cámara situada a 6 metros del cuadro, fueron necesarias más de seis horas para registrar toda la superficie.

[Lea también: PradoEducación rediseña su espacio digital]

La captura de los datos en relieve se ha realizado con el escáner 3D Lucida, un sistema desarrollado por el artista e ingeniero español Manuel Franquelo, fabricado por Factum Arte con el soporte de la Fundación Factum para la Tecnología Digital en Conservación. “Lucida es una herramienta específicamente creada para la conservación de obras de arte: mediante un preciso registro digital de las superficies de las mismas obtiene información en 3D de pinturas u otros objetos de bajo relieve, produciendo datos que ponen de manifiesto la complejidad de estas superficies”.

Durante la digitalización, se realizaron cerca de 1.000 fotografías en color de la pintura. Así, cada fotografía se solapa más de un 50% con sus adyacentes mediante un proceso semiautomático, con un software que se encarga de buscar puntos coincidentes entre las imágenes hasta conseguir una única imagen panorámica.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here