Si hay un dolor complejo y difícil de tratar, ese es sin duda el de origen neuropático. Este tipo de dolor está causado por un daño en las fibras nerviosas. Se diferencia de otros tipos de dolor porque no tiene una localización precisa, no cede con el reposo y tampoco se alivia con los tratamientos convencionales.

Este tipo de dolor, a veces puede producirse después de un traumatismo aparentemente sin importancia. La neuropatía diabética, el dolor en el miembro fantasma o la neuralgia post-herpética son otros ejemplos de dolor neuropático.

Según datos de la Sociedad Española de Neurología, como mínimo, existirían entre 300.000 y 600.000 personas en España que padecen dolor neuropático, aunque algunos estudios señalan que podría haber unos 3 millones de afectados.

Reducir el dolor neuropático, en sus diferentes presentaciones, no es fácil, porque es resistente a un gran número de fármacos, y en el mejor de los casos muestran poca eficacia. De hecho, el 85% de las personas que padecen dolor neuropático presentan un deterioro significativo en su calidad de vida, además de otras patologías asociadas como trastornos del sueño, ansiedad, depresión, o falta de energía.

Sin embargo, los cannabinoides se perfilan como buenos candidatos para paliar este tipo de dolor. Son una clase de sustancias químicas que se encuentran en la planta de Cannabis, la fuente de marihuana (brotes y hojas secas) y hachís (exudado resinoso concentrado de los brotes y las hojas).

Ahora, en la Universidad de Sevilla dos investigadoras, Lucía Martín Banderas y Mercedes Fernández Arévalo, del grupo de investigación I+DNanomed de la Universidad de Sevilla, han desarrollado un novedoso y eficaz “nanofármaco” que contiene un cannabinoide sintético. Y han demostrado, en un modelo de ratón, un alivio neuropático significativo durante once días después de una sola dosis oral.

Junto con el I+DNanomed de la Universidad de Sevilla, las dos investigadoras han patentado una innovadora formulación, basada en nanotecnología, que pretende encaminada a aliviar el dolor crónico de tipo neuropático. La compañía GB Sciences, Inc. ha obtenido la licencia mundial exclusiva de propiedad intelectual para el uso de dicha patente.

Este grupo de investigación, en colaboración con los investigadores Juan A. Micó y Esther Berrocoso, de la Universidad de Cádiz y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM), han demostrado que su formulación de liberación controlada de un derivado cannabinoide proporciona alivio del dolor neuropático en ratas durante once días tras la administración oral de una única dosis. El trabajo ha sido recientemente publicado en la revista Nanomedicine: Nanotechnology, Biology and Medicine.

En el marco de este acuerdo de licencia mundial, el grupo de investigación de la Universidad de Sevilla I+DNanomed, dirigido por Mercedes Fernández Arévalo, ha firmado con la compañía GB Sciences proyectos de investigación para el desarrollo de formulaciones innovadoras basadas en nanopartículas poliméricas con principios activos desarrollados por GB Sciences para el tratamiento del dolor crónico.

La creación de las dos investigadoras de la US posibilita, mediante el uso de la nanotecnología, encapsular el medicamento en una matriz polimérica. De este medo, permite evitar la digestión de ingredientes activos, potenciar su absorción, prolongar su circulación sanguínea y proporcionar una liberación más lenta de las moléculas activas. Además, los ingredientes activos no pueden cruzar la barrera sanguínea cerebral, lo que elimina cualquier posible efecto psicoactivo.

Desde GB Sciences destacan el avance que ha supuesto el desarrollo de esta técnica. “Lucía Martín Banderas y Mercedes Fernández Arévalo lideran la industria en cuanto a sistemas de liberación basados en la nanotecnología“, según una responsable de la compañía. Su sistema ha demostrado una eficacia superior a otros métodos para suministrar estos compuestos, como la inhalación o la ingestión.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here