Telefonica pautas eticas IA

Como si de las ‘Tres leyes de la robótica’ de Isaac Asimov se tratase, Telefónica ha propuesto una serie de pautas éticas de Inteligencia Artificial con el objetivo de “garantizar un impacto positivo” en nuestra sociedad. En plena era de cambios, la compañía, que está desarrollando soluciones de IA a gran escala, quiere ser “íntegra y transparente” con lo que le rodea, de ahí esas ganas de convertirse en una de las empresas pioneras en cuestión de “moral digital”. Igualdad e imparcialidad, transparencia, claridad, privacidad y seguridad. Esas son, básicamente, las normas que pretenden aplicar en todos sus mercados.

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, siempre ha dejado claro el compromiso de Telefónica con el “desarrollo de productos y servicios destinados a hacer del mundo un lugar mejor para vivir y mitigar los impactos negativos que la tecnología pueda tener en la sociedad o el medio ambiente”. Asegura también que “los avances deben contribuir a hacer que la sociedad sea más inclusiva y ofrecer mejores oportunidades para todos. En este sentido, la IA puede ayudar a cumplir estos objetivos”.

Asimismo, respecto a este anuncio Álvarez-Pallete ha afirmado que les “preocupa la posible utilización de la inteligencia artificial para la creación o difusión de noticias falsas, la adicción a la tecnología y el posible refuerzo del sesgo social en los algoritmos en general. Estos fenómenos minan la confianza de nuestros clientes, nuestro bien más valioso, y frenan el desarrollo de una sociedad más justa. En consecuencia, haremos todo lo que esté en nuestra mano para colaborar con otras entidades de cara a erradicarlos”.

Principios éticos de la Inteligencia Artificial

Para Telefónica, la IA debe ser justa. “Las aplicaciones de la tecnología de IA deben dar resultados justos, sin impactos discriminatorios en relación con la raza, el origen étnico, la religión, el género, la orientación sexual, la discapacidad o cualquier otra condición personal”. Por otro lado, debe ser también transparente y explicable, ya que, según ellos, “el objetivo es que los usuarios sepan que están interactuando con un sistema de IA, qué datos suyos se usan y para qué”.

Además, tendrá que estar centrada en las personas: “la IA debe estar al servicio de la sociedad y generar beneficios tangibles para las personas, cuyos derechos humanos no pueden verse vulnerados”. Y, para estar centrada en las personas, se necesitará privacidad y seguridad desde el diseño: “las Políticas de Privacidad y Seguridad de la compañía cobran en estos principios especial relevancia para preservar los datos tanto personales como anónimos y agregados”, indican. Por último, Telefónica se compromete, trabajando con socios y terceros, “a verificar la lógica y los datos utilizados por los proveedores”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here