startups
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

"España va a seguir apoyando a los emprendedores desde la inversión de capital y eso siempre es una buena noticia". Durante la presentación del informe del Observatorio de Startups en España 2020, Javier Megias, uno de los referentes del panorama inversor español, se ha mostrado optimista de cara al futuro del ecosistema del país. Pese a la crisis que ha provocado el coronavirus, el director del programa Startups de la Fundación Innovación Bankinter –encargada de elaborar dicho informe– ha valorado el pasado año como positivo y no descarta que 2021 se convierta en "un ciclo virtuoso" para el emprendimiento.

Las consecuencias que la pandemia ha tenido en la economía a nivel internacional son patentes, pero las startups, en su mayoría, han logrado salir adelante en un entorno complejo e impredecible. "Es digno de admiración la capacidad que tienen las startups para reinventarse de forma rápida", valora Megias. Por ejemplo, el sector turístico, uno de los más dañados por el COVID-19 junto a la hostelería, "ha encontrado nuevos nichos con los que operar", sostiene Megias, algo de lo que "las pymes e incluso las empresas tradicionales deberían inspirarse".

Las cifras obtenidas por el Observatorio, que cuenta con datos actualizados semanalmente, apuntan a un repunte de la actividad del 36%, con un total de 336 operaciones por importe de 1.105 millones de euros, si bien esto supone una reducción del volumen de inversiones en el sector de un 11,3% con respecto a 2019. Las etapas más tempranas —fases pre-semilla y semilla (hasta 1 millón de euros, y las series A, de 1-5 millones de euros, y B, de 5-20 millones de euros— han sido las grandes beneficiadas del incremento de operaciones y arrojan una previsión a futuro muy positiva, ya que esta actividad supone la base de las operaciones de crecimiento que tendrán lugar en los próximos 2-4 años.

[Pincha aquí para acceder al informe completo]

En el otro lado de la partida, ha habido una caída en las rondas de inversión en las series C (entre 20 y 50 millones de euros) y Growth (por encima de 50 millones de euros) que, conjuntamente, se reducen un 53,8% respecto a 2019, continuando así con la tendencia de los últimos dos años. Los fondos de Venture Capital, principales responsables de la inversión en estos tramos, han recortado en un 21,1% el volumen invertido –aunque han crecido en actividad un 39,2%–, frente al relevante aumento de los fondos corporativos, que han invertido un 81,1% más, con un aumento del 59,5% en el número de operaciones, consolidándose como segundo inversor más activo.

Crowdfunding, el comienzo financiero de las startups

Junto a los dos bloques anteriores ha aparecido una tendencia llamativa, la del crowdfunding, que evoluciona hasta posicionarse como una alternativa de inversión para las startups en fases iniciales. Solo en 2020 han crecido un 20,5% en volumen de inversión y un 73,1% en el número de operaciones realizadas. "La pandemia ha hecho que los inversores más institucionales, por llamarlos de alguna forma, hayamos cambiado nuestro comportamiento. Las reuniones para abordar las inversiones se han hecho de modo online y el crowdfunding es una opción muy atractiva para captar financiación rápida y dar oxígeno a los negocios en sus inicios", explica Megias.

Las particulares reglas del juego que ha puesto sobre la mesa el año 2020 también han afectado a la inversión extranjera. Si hasta ahora se observaba un mayor interés en las startups maduras de las series C y Growth, con pocas operaciones y un volumen alto, este año lo cierran con un descenso del volumen invertido del 20,8% en contraposición a un crecimiento del 52,5% en el número de operaciones en las que al menos un inversor extranjero ha participado, cada vez en rondas más tempranas y con una presencia importante en operaciones inferiores a 500.000 euros.

Estados Unidos se coloca a la cabeza de los países que invierten en las startups españolas, con un 163,5% más de inversión proveniente de este país, y con la práctica desaparición de los inversores de origen asiático. Desde el punto de vista local, cabe destacar el crecimiento de la inversión en hubs secundarios un 151,5% Barcelona y Madrid comparten titularidad como líderes en inversión con nuevos puntos estratégicos como Valencia, ciudad que incrementa su volumen un 566,1%.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Suscribete a nuestra newsletter semanal