La media de empleo femenino en el sector aeronáutico el del 30,5% y un 34,3% de mujeres ocupan cargos directivos en estas empresas (datos de Fly News). La ciudad madrileña de Getafe, ligada a la aviación desde principios del SXX y sede de uno de los clúster aeroespaciales de referencia en Europa, ha reunido a varias representantes de diferentes ramas del área para analizar cómo la brecha de género convive también con las profesionales de más alto nivel.

A nivel global, y según un estudio de ManpowerGroup, los directivos opinan que hay que esperar al menos otra generación para que la paridad de género sea una realidad, en concreto una media de 17 años. Los hombre directivos de la generación X son los más optimistas y fijan ese periodo transitorio en 14 años, mientras que mujeres de cualquier edad y hombres de la generación millenial son los más pesimistas y consideran que el cambio llegará dentro de 22 años. Una de las primeras conclusiones de la V Jornada Mujer y Aeronáutica es que si la generación llamada a llevar la situación a un nuevo escenario ve nubarrones en el horizonte, las medidas a tomar han de tener un foco muy claro en la Educación.

Como destacaba Gemma Benito, jefa de ventas de Siemens Healthineers, hay que desmitificar los gustos que se forman en la infancia y que llevan a elegir una determinada carrera. Para Benito, el reto pasa por asentar “que el talento no tiene género”. En esta línea, Cristina Cuerno, catedrática de ETSIAE, añadía que el problema de la falta de interés por las disciplinas STEM entre los chicos y chicas de secundaria es un problema grave para España. La situación se complica en el caso de las jóvenes. “Hay un problema en casa y en el colegio”, argumentaba Cuerno. “A las que les parecen atractivas estas carreras pero tienen dudas, les suelen decir en el seno familiar “¿ por que no haces Económicas o ADE?”. Hay que trabajar desde abajo; no estamos dando la información adecuada y no mostramos lo suficiente los logros de las mujeres STEM, casos reales”.

Unos role models que contribuirían en el plano de la motivación pero que deben llegar a los jóvenes por el canal correcto. Como apuntaba Laura Monclús, adjunta a la dirección general de Habock Aviation Group, hay que trabajar los referentes, “que para ellos hoy son youtubers y otros influencers; y es probable que tengamos que ir por esa vía para enseñarles nuestro trabajo”. Monclús añadía que el mejor legado que podemos dejar a nuestros hijos, “especialmente a los varones”, es una educación en igualdad.

Para actuar cuando aún hay tiempo para influir decisivamente, Ana María Martín, Site Services Management de Airbus, ve positivo “promover charlas pre-universidad” y, por ese motivo, forma parte del grupo ‘Flying Challenge’, para dar a conocer entre los jóvenes todas las salidas dentro del mundo aeronáutico y “demostrar que estudiar una carrera técnica no significa sacrificar su vida. Hay que inculcar la cultura del esfuerzo”. Un camino sobre el que Ivone Sánchez, Capitán del Ejército del Aire, piloto de transporte y jefe de Personal del ACAR Getafe ha advertido acerca de las consecuencias que implica que las propias mujeres dibujen a las generaciones anteriores que el ideal es llegar a lo más alto en una carrera profesional, lo que puede derivar en frustración. “La Educación tiene que formar personas hábiles en las competencias del mundo actual, pero que cada uno marque después cuáles son sus prioridades en la vida. Un hombre o una mujer que deciden quedarse en casa a cuidar de sus hijos también pueden ser unos triunfadores”. Un proceso de elección en el que para Aurora Mourelle, ingeniera de Clientes de HISPASAT y miembro del COIT, no interfiere la ausencia de oportunidades sino la falta de interés, razón de más para fomentar nuevas metodologías educativas.

Moderadamente optimistas, conscientes de que el cambio está en marcha, satisfechas de comprobar cómo cada vez más hombres se desmarcan de las malas formas y las malas prácticas tanto a nivel empresarial como familiar, las participantes en la jornada coinciden en pedir mayores responsabilidades a la administración y a la clase política para que el viraje sea completo. Según Gemma Benito, los dirigentes han de perseguir que todas las medidas “que quedan tan bonitas sobre el papel” se cumplan de forma efectiva. Cristina Cuervo se refería a un problema de base y a cómo la Educación es un “claro ejemplo del destrozo que provocan las políticas de bandazo; sin cambios meditados, sin inversión…El resultado es que hoy los jóvenes no tienen las competencias técnicas y personales que antes sí poseían”.

Cuervo iba un poco más allá al poner encima de la mesa que las propias mujeres trabajadoras de la administración se encuentran con verdaderos problemas para promocionar porque los procedimientos para lograrlo “van en contra nuestra”. La catedrática metía en el mismo saco a hombres y mujeres para referirse a otro de los déficits sobre los que conviene actuar, el de los profesionales autónomos, “que no tienen derecho ni a enfermar”.

Mayor implicación y una política que derive en una conciliación real -en su sentido más amplio, más allá de la relacionada con la maternidad- son otras de las ‘peticiones’ lanzadas por estas profesionales a la clase dirigente. Como concluía Esther Porras, directora de Innovación de Aciturri, es “vital crecer y pelear por lo que creemos. Ponerse pequeñas metas en el día a día y dar pasos en firme”.

Premios Mujer y Aeronáutica

Durante el evento se ha hecho entrega de los Premios Mujer y Aeronáutica a la Mejor Trayectoria Profesional, a la Empresa con más Mujeres en Puestos Directivos y a la Empresa con Mejores Políticas de Igualdad de Género.

El III Premio MyA a la Mejor Trayectoria Profesional ha sido otorgado a Isabel Maestre, directora de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), que ha destacado la iniciativa de Fly News y Aeropress que, desde hace cinco años, impulsa, con esta jornada, el papel de la mujer en la aeronáutica y que ha dado lugar a la creación de la Asociación ‘Ellas Vuelan Alto’(EVA). Además, ha invitado a todos los asistentes a ponerse las “gafas de la igualdad” y “mirar a su alrededor para ver cómo contribuir con esta lucha”.

Isabel Maestre (izda) junto a Sara Hernández, alcaldesa de Getafe

AENA ha recibido el I Premio MyA a la Empresa con más Mujeres en Puestos Directivos. El premio lo ha recogido Begoña Gosálvez, directora de Recursos Humanos de AENA, que ha recalcado que “se predica y se lidera con el ejemplo” y, por ello, ha dedicado el premio a todas las mujeres que forman AENA. Además, ha destacado que los dos grandes aeropuertos españoles, Madrid y Barcelona, están dirigidos por mujeres.

Por último, el I Premio MyA a la Empresa con Mejores Políticas de Igualdad de Género ha sido para Airbus y lo ha recogido Alberto Castrillo, director de Gestión de Airbus Getafe, que ha asegurado que “el futuro es esperanzador” y que cuando él estudió no tenía compañeras mujeres por lo que es imposible que hoy exista el mismo número de directivas. “Por ello confío en que la situación cambie”

Sara Hernández, alcaldesa del Ayuntamiento de Getafe, ha asegurado en la clausura del acto que es un “honor unir en un mismo acto dos de las características de Getafe, ser la cuna de la industria aeronáutica de España y la pasión y la lucha incansable por la igualdad”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here