Las personas con problemas auditivos encuentran su lugar en el Prado

A través de la tecnología del bucle de inducción magnética, miles de usuarios podrán disfrutar de la experiencia del museo

Museo del Prado accesibilidad

En una apuesta por la accesibilidad, el Museo del Prado, con la colaboración de Telefónica, ha puesto en todos sus espacios de atención al público una tecnología llamada bucle de inducción magnética. Con ella, las personas con problemas de audición podrán disfrutar de todas las explicaciones sobre los cuadros de la pinacoteca.

Pero, ¿qué es exactamente esta tecnología? Según el Museo del Prado, “es una solución tecnológica que permite que las personas que utilizan audífonos o tienen un implante coclear perciban los sonidos de manera óptima”.  El bucle de inducción magnética permite que la señal de audio se transforme en un campo magnético que se transmite, en forma de sonido, desde la fuente de origen al audífono (o cualquier otro implante). Así, además de aislar al usuario de reverberaciones o el propio ruido del ambiente, se consigue recibir “un sonido limpio, nítido, perfectamente inteligible y con un volumen adecuado, sin necesidad de ningún receptor o cualquier otro sistema adicional”.

Consignas, puestos de audioguías, puestos de información, mostrador de la Fundación Amigos del Museo del Prado, mostrador de educación, mostradores de los puestos de venta, cafetería (barra y autoservicio), accesos, puntos de café, mostrador de Sala de Lectura, taquillas… Todos estos espacios contarán con esta accesible tecnología. Un gran paso hacia delante si se compara con las que habían hasta agosto de este mismo año, cuando comenzó la primera fase de su Plan Integral de Accesibilidad.

“Pretendemos que todos los visitantes con algún tipo de discapacidad física, sensorial o cognitiva tengan un acceso normalizado a todos los espacios públicos adecuando su oferta a sus necesidades e intereses y optimizando la prestación de los servicios de acogida –explican–. Queremos que esta sea una herramienta básica que defina y establezca las pautas necesarias que contribuyan a hacer el Museo del Prado un lugar más accesible a través de la definición de directrices, actuaciones y procedimientos priorizados que, acotados técnica y económicamente, permitirán la mejora de los diferentes entornos”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here