[jet_engine component="meta_field" field="antetitulo"]

Luisa Casañer (Ibermática): "Abordamos la gestión del dato desde el negocio y adaptándonos a las necesidades del cliente"

Ibermática e IBM protagonizan el regreso del ciclo #DesayunoDeinnovación de Innovaspain con el gobierno del dato y los retos que presenta su correcto tratamiento como ejes centrales del debate
luisa casañer ibermatica ibm juli aurio datos gobierno del dato gobernanza big data
Luisa Casañer, Head of Data Strategy de Ibermática. Imagen: Innovaspain.

Oro, petróleo, Santo Grial… El valor de los datos y su correcta gobernanza dentro de las organizaciones han escalado posiciones entre los asuntos a los que dedicar una atención primordial. Pero el tiempo apremia, y tanto empresas como administraciones necesitan del know how que están en disposición de ofrecer compañías como Ibermática e IBM. Ambas tecnológicas protagonizaron ayer un nuevo #DesayunoDeInnovación, el ciclo de encuentros de Innovaspain, que volvió al formato físico en el espacio Puerta Innovación de Madrid.

Con cinco décadas de actividad, presencia en 10 países de Europa y América y más 20 centros operativos, en 2021 Ibermática incorporó a casi 300 personas, las ventas crecieron un 8,8 % y el beneficio antes de impuestos se disparó hasta los 11,3 millones de euros. La empresa cuenta con su propia factoría de software, una iniciativa que también pretende atraer al talento del ‘dato’, emprendida junto a la Universidad de Extremadura.

La empresa no solo ha esquivado los golpes de la pandemia, sino que en estos dos años se ha posicionado definitivamente como un socio de garantías para las empresas de cualquier sector; de las telco a la educación, pasando por las energéticas, los seguros, las finanzas o, atendiendo a su origen en el País Vasco, la industria y sus avances hacia la industria 4.0. “Pese a nuestro carácter trasversal, en todas las áreas en las que trabajamos el dato y las soluciones vinculadas están presentes”, afirmaba Luisa Casañer, Head of Data Strategy de Ibermática.

Excelencia en datos

Ibermática cuenta con seis centros de excelencia (en los que trabajan 1.500 de sus cerca de 4.000 empleados), uno de ellos dedicado al Data, Analytics & AI, consolidado a finales de 2021. “En los dos últimos años, todos nos hemos dedicado a estudiar muy de cerca a nuestros clientes. Ello nos ha llevado a trabajar muy intensamente la parte de Data Driven Company con el reto de la integración de los datos. El dato ha existido siempre, otra cosa muy distinta es cómo lo hemos gestionado”, añadía Luisa Casañer.

Y en este gobierno mejorado de los datos de sus clientes, Ibermática confió en  IBM “desde el principio”, siendo en la actualidad un Partner Gold de estas soluciones. Si en 2005 aún hablábamos del famoso reporting, en 2010 encontramos las primeras técnicas de analítica avanzada hasta que, en 2015, Ibermática empieza a ofrecer servicios de big data y cloud. “Algunos pensarán que empezamos tarde”, argumentaba Luisa Casañer. “Lo hicimos con sentido de negocio, no cuando era una moda, sino aplicándolo directamente a casos reales, es decir cuando se convirtió en una necesidad. En la actualidad, cuando las empresas han adquirido una madurez clara en el tratamiento de la información, hemos decidido embarcarnos en la ‘guerra’ del gobierno del dato”.

Un expertise único

Desde entonces, han protagonizado casos de éxito en machine learning o en big data como servicio, donde Ibermática cierra el círculo de posibles necesidades del cliente: hardware, software, personas. La adquisición de la empresa El Arte de Medir les dio un espaldarazo definitivo para asumir el liderazgo también en el ámbito de los servicios de analítica digital en las compañías. 

“Históricamente nos hemos centrado sobre todo en la parte más tecnológica, pero al hablar con los clientes, nos dábamos cuenta de que muchos aspectos en términos del negocio del dato se nos escapaban”. Ahora pueden darle al cliente determinada información sobre el rendimiento de sus canales digitales, del impacto de sus nuevas ofertas en la red a través de visualizaciones enriquecidas de la información, en el contexto del cliente y medir estos impactos a través indicadores de análisis muy valiosos.

Responder a las expectativas

Ibermática aglutina unos 200 profesionales dedicados al dato en todas sus vertientes. Con este músculo, la empresa ofrece a sus clientes la implementación de oficinas del dato y de gestión de analytics. “Es imposible que las empresas tengan ‘en sus plantillas” todos estos perfiles, formados en estas tecnologías cambiantes, y con un sueldo adecuado a mercado para evitar su rotación”, explicaba. “Se trata de oficinas proactivas y flexibles, no dedicadas a la mera gestión de proyectos, sino integradas por consultores estratégicos que cubren todo el espectro relacionado con el gobierno del dato en la empresa. Traducen la tecnología al negocio”.

Cada año, diferentes estudios corroboran el ascenso del dato entre los asuntos a considerar dentro de las organizaciones. “Es importante que todo el mundo entienda qué es un gobierno del dato y por qué es relevante. Aunque es indudable que hay que seguir determinadas metodologías, en Ibermática la clave es la capacidad de adaptación a la situación real del cliente. Abordamos la gestión del dato desde el negocio. En cuestión de semanas, el cliente tendrá a su disposición un modelo de gobernanza ajustado a su contexto”, apuntaba Luisa Casañer.

La apuesta de IBM

En línea con la propuesta de Ibermática, IBM tiene el objetivo de industrializar el gobierno del dato, un paso adelante innovador detallado por Julia Urio, Data & AI Solutions de la compañía. “Los datos nos ayudan a tomar decisiones desde hace mucho tiempo, pero ha llegado el momento de abordar estos procesos de manera diferente”.

Julia Urio, Data & AI Solutions de IBM. Imagen: Innovaspain.

Urio señalaba que el propio contexto ha empujado a hacer esta reflexión. “Quizá teníamos que parar un poco y analizar qué hemos hecho hasta ahora, qué hemos aprendido y cómo darle una orientación distinta”. El enfoque por el que han optado es el de Data Fabric, ‘enganchar’ los datos con las necesidades del negocio bajo una impronta tecnológica presente en toda la cadena de valor. 

“Las empresas quieren ser data driven, pero no es sencillo”, apuntaba Julia Urio. La responsable de IBM destacaba dos barreras. “Por un lado, la heterogeneidad en cuanto a los datos en las empresas. Los silos de información ya eran un problema, ahora agravado por las soluciones cloud, que derivan en un crecimiento exponencial del volumen de datos”. El segundo hándicap son las regulaciones sectoriales o generales con un alto impacto en la gobernanza de datos.

IBM Cloud Pak for Data

IBM Cloud Pak for Data es la plataforma con la que consiguen la citada aproximación Data Fabric de manera inteligente. Ofrecemos un nuevo diseño, que se materializa en la Plataforma Tecnológica. Permitimos la creación de una capa de abstracción al negocio, donde los usuarios de la organización pueden acceder a los datos al margen de su ubicación de manera sencilla. Al mismo tiempo, aportamos valor añadido, ya que el acceso a los datos de algún modo arrastra las políticas de calidad, privacidad y gobierno del dato necesarias”.

A través de un catálogo de datos (que incorpora cualquier otro activo de interés común), IBM facilita el autoservicio libre de complejidades en un market place enriquecido que favorece el entendimiento entre las áreas de negocio y tecnología con cantidad de información útil sobre cada dato o conjunto de datos en cuestión. El acceso a los datos tiene así mismo capacidades de integración en los mencionados entornos híbridos y dispersos. Además, el sistema incorpora automatismos a lo largo de todo el ciclo de vida del dato, suprimiendo tareas que aún son acometidas manualmente. 

“Abordamos la gobernanza del dato desde todos los ángulos posibles”, añadía Julia Urio sobre las ventajas de la plataforma. “Vincular capacidades o tratamientos sobre la información habilita que surjan sinergias”. El objetivo de IBM Cloud Pak for Data es manejarlo todo desde una plataforma integrada, rompiendo una tendencia empresarial de silos y capacidades tecnológicas fragmentadas”.

Recomendadas