darwin santander
Joaquín Moraga, director de Arquitectura del Banco Santander, ayer durante el Red Hat Forum Madrid.

"O apuestas por aquello que hace sentirse orgullosos a tus ingenieros o piensas en lo que es realmente útil para tus clientes. ¿Pero por qué no satisfacer a ambos?". Joaquín Moraga, director de Arquitectura del Banco Santander, es un firme defensor de que la tecnología por sí sola no vale nada. O mejor dicho, casi nada. "No queremos tener la mejor tecnología, sino a las personas que hacen realidad esa tecnología", explica.

Esta filosofía ha llevado al banco a crear Darwin, una plataforma que Moraga define como "inclusiva" y que permite a los ingenieros del banco saber de manera rápida si sus soluciones tecnológicas aportarán valor a los clientes. "Con Darwin logramos que los ingenieros de software puedan incluir la tecnología que consideren conveniente sin tener que pasar por decenas de filtros como venía sucediendo. La tecnología tiene que satisfacer a sus creadores y a los clientes".

Para el desarrollo de esta plataforma, la entidad ha recurrido a una orientación abierta y en constante evolución. "Ya no estamos en tiempos de plataformas cerradas. Si no salimos de la zona de confort las cosas no funcionan", asegura Moraga. En este sentido, el responsable considera que la comunidad tecnológica se ha convertido en algo imprescindible. Añade que "la cultura del compartir" se está imponiendo "al miedo a la competencia" de años atrás.

La conquista del tiempo real

Uno de los retos de la arquitectura de datos del banco es lo que Moraga define como conquista de datos en real time. Para ello ha incidido en la importancia de "contar con la comunidad y adaptarse a tener un ecosistema abierto y sin miedo a los cambios". De hecho, ceñirse a una única tecnología "supondrá ver cómo se queda atrás y, por tanto, que nuestros competidores nos tomen la delantera", sostiene.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here