Historia e innovación de la mano: el ejemplo de la canaria La Casona del Patio

Los ingresos procedentes del turismo en Canarias cayeron hasta un 65% en 2020. Como tantos otros, el negocio de Enrique González tuvo que cerrar. 2021 es su segunda gran oportunidad
La Casona del Patio
Vista exterior de La Casona del Patio, en Tenerife.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Unas instalaciones del siglo XVII ubicadas en la Reserva Natural Especial del Chinyero, en la isla de Tenerife (Canarias). Un establecimiento rodeado de espacios naturales cuya oferta se extiende a la práctica de actividades deportivas que atrae al turismo alemán, holandés, belga, pero también al local y al nacional. Y un centro de innovación en el que se puede recorrer la historia de más de tres siglos a través de la realidad aumentada: La Casona del Patio es lugar donde se aúnan tradición y modernidad.

Cerrada desde marzo del año pasado a causa de la pandemia del COVID-19, prepara su reapertura para este 2021 aún sin fecha concreta. Un reflejo del impacto que ha tenido el coronavirus en el sector hotelero canario: mientras en 2019 el turismo dejó 17.000 millones de euros, en 2020 se estimó la caída de ingresos en torno al 5 por ciento. Se perdieron 11.000 millones, según datos del ISTAC (Instituto Estadístico de Canarias).

Mientras se ultima la reapertura, proyectos como el de recorrer las estancias de La Casona del Patio a través de la realidad aumentada están a la espera de retomarse. El guía de excepción dentro de esta iniciativa ha sido bautizado como “El Marqués”. “Lo que hemos hecho es aprovechar esa parte de historia, cultura, naturaleza, deporte, y a su vez vincularlo con la tecnológica”, resume Enrique González, director general de Ginestar Hotels, empresa que gestiona este hotel, propiedad del Cabildo de Tenerife.

La idea forma fue impulsada a través de la plataforma de retos digitales de la Red Cide de la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (ASHOTEL). González cuenta que se presentó el proyecto con el objetivo de “desarrollar todo el contenido histórico de La Casona”. Se remonta hasta la época “de los trueques” en las Islas Canarias, cuando este sitio ya comenzó su dilatada vida. Una historia que cabe en la palma de la mano: “a través del Smartphone, nuestros clientes pueden acceder a nuestra historia”.

Enrique González, director general de Ginestar Hotels, empresa que gestiona La Casona del Patio.

Innovación mediante, pilar sobre el que se asientan los proyectos ya en marcha y los que están por venir en ‘La Casona’. González detalla que este hotel de cuatro estrellas mantiene sus características “rurales” que aúna con la última tecnología. Y con una apuesta segura: la práctica de multitud de deportes, desde el senderismo, pasando por treking, o ciclismo.

En línea con la visión de González, Enrique Padrón Fumero, director de Innovación y Desarrollo Red Cide ASHOTEL, señala: “la innovación es y será de nuevo la herramienta de las empresas para captar valor, incorporar talento (generar empleo) y perdurar en el tiempo”. La Casona del Patio ostenta otro título del que presume su director: “fuimos el primer hotel rural de España en incorporar habitaciones inteligentes”. Un cliente puede controlar la televisión, encender las luces de la estancia o preguntar al sistema domótico por una ruta o el tiempo que hará ese día. “Todo a través de la voz”, apunta.

Pero de entre las iniciativas puestas en marcha, González subraya el “huerto inteligente”. Este proyecto supuso que la Red Cide les nombrara caso de éxito en las islas. Con un gran espacio natural en sus alrededores, la idea giró en torno a plantar semillas para tener un huerto “kilómetro cero”, especifica. Dichas semillas fueron facilitadas por el CCBAT (Centro de Conservación de la Biodiversidad Agrícola de Tenerife). Las que empezaron a dar frutos sirvieron para incorporarse en el menú del establecimiento. “Entender la sostenibilidad y la digitalización del destino turístico como las principales herramientas para conseguir objetivos a corto y medio plazo irremplazables”, opina Padrón.

“Fuimos más allá”, se apresura a añadir González. “Creamos un sistema de pendrives inteligentes donde, configurados previamente, nos daba información de temperatura, sol, la calidad de la tierra y el agua eran las óptimas. Esta información la dábamos todos los días en la recepción del hotel para que los clientes pudieran ver cómo estaban los productos que cultivamos. Otra de las cuestiones es que los propios clientes podían participar en el huerto. Les enviamos, una vez ya en sus destinos de origen, la información de cómo va evolucionando esa planta que han ayudado a plantar”. A día de hoy, José, un agricultor local contrata- do para cuidar de ese huerto, sigue desempeñando sus tareas para mantenerlo apto.

De ahí deriva otra idea que ansían impulsar este mismo año: comenzar a sacar provecho de la energía de biomasa para ser completamente sostenibles. “A través de compost de caballos, de restos del café, de las cenizas del horno de leña o distintos residuos orgánicos, generar energía”, explica su director. No con- siste, eso sí, en montar una planta de compostaje. Es un pequeño paso para que el cliente, agrega González, “vea que apostamos por la sostenibilidad y por reducir la huella de carbono”. Para conseguirlo, también están plantean- do la introducción de especies de animales que ayuden a ese proceso de compostaje.

Aprovechar al máximo las cualidades del entorno y las instalaciones es clave para Ginestar Hotels. Con una capacidad de 20 habitaciones, tratan de hacer que sea “referencia. Como negocio, nuestro objetivo al final es fidelizar al cliente y que vuelva”. Con dos temporadas muy marcadas, clientes no faltan. En la de invierno –“temporada alta”– viajan hasta la isla alemanes, holandeses o belgas, principalmente. Mientras que en verano, el cliente que se aloja es regional o nacional. Aunque todos tienen algo en común: desconectar a través de la naturaleza o del deporte.

El 2021 abre una ventana a la recuperación para olvidar los malos datos del sector hostelero canario. Desde ASHOTEL hacen recuento: el número de turistas en 2020 rondó los 6 millones, respecto a los 16 de 2019. Y, sobre todo, para la recuperación económica para miles de familias en las islas. Hasta finales de septiembre, informan desde ASHO- TEL, continuaban en ERTE aproximadamente el 70 por ciento de los trabajadores del sector de alojamiento turístico en Canarias. Traducido en cifras, de los 70.000 empleados de los establecimientos turísticos en Canarias, hasta 4.000 seguían en ERTE al finalizar el tercer trimestre de 2020.

“Este contexto, complejo, muy incierto y pro digital, supone un reto que afecta a empresas de todos los tamaños y sectores, que debemos acelerar la transformación de nuestros modelos de negocio para adecuarlo a la nueva realidad”, finaliza Padrón. Como ejemplo, basta mirar hacia un pequeño establecimiento en la Reserva Natural del Chinyero.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Anuario de la Innovación en España 2020

ZONA VIP

Accede a tus contenidos exclusivos

[login_form]

ZONA VIP

Accede a contenidos exclusivos

[login_form]

Suscribete a nuestra newsletter semanal