Lo que empezó como una pequeña oficina técnica de asesoramiento e información en el año 2007, se acaba de convertir en un espacio propio que aglutina todo el ecosistema emprendedor de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Con el apoyo del Banco Santander, acaba de abrir sus puertas, en la planta baja del Instituto Pluridisciplinar (Madrid), una área de 350 metros cuadrados centrada en esta materia.

El Centro de Emprendimiento UCM-Santander, inaugurado este jueves, cuenta con aulas de formación, espacio de coworking, salas de reuniones, zonas de esparcimiento, etc. Todo ello acogerá, a partir del próximo año, la primera edición del programa Incuba UCM, que supone un nuevo paso a la hora de estrechar la relación universidad-empresa.

El acto, en el que se han entregado los Premios Emprendedor Social UCM-Santander, ha terminado con la plantación de una secuoya en un gesto cargado de simbolismo. En el primer programa de visitas a ecosistemas innovadores que realizaron desde la universidad, el equipo español estuvo en Silicon Valley y allí compraron las semillas que han cuidado desde entonces hasta verlas convertidas en un pequeño árbol.

“Hace cuatro años aproximadamente, las cosas cambiaron de una manera bastante drástica en dos sentidos: la UCM decidió apostar fuertemente por el emprendimiento, creando un vicerrectorado específico, y a eso le añadimos que entre las líneas estratégicas de nuestro mecenas principal, el Bando Santander, está el emprendimiento, lo que nos ha permitido poder captar todo ese talento que hay en la universidad”, afirma Paloma Bel.

Primera edición de Incuba UCM

Ella es la directora de la Oficina Complutense de Emprendimiento (Compluemprende), desde donde se impulsará todo lo relativo a Incuba UCM. Existirán dos vías de entrada a dicho programa. Por un lado, hasta diciembre se llevará a cabo un programa de reclutamiento de estudiantes. La idea es formar equipos multidisciplinares de cuatro personas, para lo cual se celebrará un hackatón en el que se podrá asistir sin necesidad de tener un proyecto definido.

Por otra parte, se contará con la participación de aquellos alumnos finalistas o ganadores de otros programas que la UCM desarrolla de forma externa, como el Programa Explorer, Startup Programme, o las preincubadoras de las distintas facultades (tienen tres y se abrirá otra más en la Facultad de Ciencias de la Información).

“Será un espacio de incubación que incluirá la formación, la mentoría, el asesoramiento, la posibilidad de utilizar espacios, la inyección financiera y un periodo de coworking para asentar los proyectos”, afirma Paloma Bel.

“Lo mejor que tenemos son nuestros estudiantes y tenemos que ayudarles a que su futuro profesional sea lo mejor posible –continúa la directora de Compluemprende–. La universidad está para eso, para que el conocimiento se transfiera”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here