Cristina Sáenz de Pipaón Orchestra Scientific ICIQ

Inquieta y curiosa, su trayectoria no ha sido lineal. Licenciada en Física (especialidad en Óptica) y doctora en Magnetismo Molecular por la Universidad de Zaragoza, Cristina Sáenz de Pipaón realizó una estancia postdoctoral en el Instituto Catalán de Investigación Química (ICIQ) para estudiar propiedades magnetoópticas, de la que surgió una patente.

Con un Máster en Gestión de la Propiedad Industrial (Escuela de Organización Industrial) y un Master en Business Administration en camino (MBA, Universidad Rovira i Virgili), ha trabajado como analista de recursos eólicos y en una startup de producción de grafeno.

Finalmente, ha encontrado un reto que aúna investigación y empresa. Sáenz de Pipaón es la CEO de Orchestra Scientific, spin-off del ICIQ que desarrolla membranas selectivas al CO2 y productos para la separación de enantiómeros, en colaboración con el grupo del doctor Jose Ramón Galán-Mascarós.

1. A lo largo de su trayectoria profesional, ¿qué decisión ha tomado que haya tenido como consecuencia un mayor grado de innovación?

En 2013 fui ICIQ a desarrollar nueva instrumentación científica y, en el camino de comercializarla, surgió Orchestra Scientific y la oportunidad de trabajar como CEO. Mudarme a Tarragona y aceptar el reto de fundar una spin-off han cambiado mi vida.

Siempre cuestiono el status quo de las cosas en busca de nuevos retos y oportunidades que impliquen una mejora. Desafío mis límites personales, laborales y de los procesos en los que me veo envuelta. Es en ese desafío donde podemos encontrar terreno fértil para que surja la innovación.

2. ¿Cuáles son las claves para culminar con éxito un proceso innovador?

No hay ninguna clave que pueda asegurarte el éxito. Solo tienes ingredientes para el éxito, que son necesarios pero no suficientes. 

Para iniciar un proceso innovador, lo primero que hay que hacer es desafiar el status quo existente, tener una idea. Pero esa idea tiene que encajar con las necesidades o expectativas de los potenciales clientes o usuarios. Si no hay nadie que la necesite o nadie al que le generarle valor, debemos replantearnos la viabilidad del proyecto. 

Si la idea genera valor y decidimos acometer el proyecto, debemos contar con un equipo. Las probabilidades de éxito aumentan cuando incluimos diferentes talentos y capacidades. Todos los miembros de ese equipo deben de estar enamorados del proyecto. Sin pasión, no hay compromiso y el compromiso es fundamental para vencer los problemas que puedan surgir.

En resumen: idea, mercado, equipo y pasión. Por último, un auténtico proceso innovador no se acaba nunca; se reinventa y vuelve a comenzar.

3. Tres consejos para quienes estén dispuestos a abordar cambios, acciones o procesos innovadores en su empresa o entorno.

El miedo y la oposición al cambio son naturales. Los cambios nos generan incertidumbre, y aunque la tolerancia al riesgo depende de cada persona y de su adaptabilidad, todos sentimos en mayor o menor medida incomodidad con el cambio. Lo importante es no dejarse paralizar. Sopesa tus opciones, tus riesgos, mitígalos y, si parece posible… ¡adelante!

Si vas a emprender, rodéate de tus amigos y familia más que nunca. En esta aventura vas a pasar por muchos altibajos, es más importante que nunca conservar el equilibrio entre la vida personal y profesional. No es un sprint, es una carrera de fondo, y necesitarás dosificar no sólo tus recursos y tus energías, también tu resistencia emocional.

Habla, pregunta, escucha y comparte. Aprende de la experiencia de otros, no tengas miedo de preguntar. Déjate asesorar, la decisión final siempre será tuya, pero reúne cuantos puntos de vistas y opiniones puedas antes de tomar una decisión crítica. Y cuando seas un experto en innovación, comparte. Entre todos podemos crear una cultura innovadora.

4. ¿Cuál es, a su juicio, la mayor innovación que ha tenido lugar en los últimos 50 años en todos los ámbitos?

En confianza, diría el GPS, porque sin él no sería capaz de llegar de mi casa a la vuelta de la esquina. Si nos ponemos serios, Internet. La forma de conectarnos, comunicarnos, hacer operaciones yacceder a la información (¡y filtrarla!) ha revolucionado el mundo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here