José María García, CEO y fundador de Gratix
José María García, CEO y fundador de Gratix

Durante más de 10 años ha desempeñado responsabilidades ejecutivas como director en la estructura internacional de Google. Previamente, José María García fue CEO de Telecinco.es, cofundador y director general de la incubadora de internet Netjuice (desde la que se lanzaron compañías como Kelkoo), y consultor en McKinsey & Company.  Es fundador y CEO de Gratix, plataforma que fomenta el consumo alternativo y la economía circular

García es MBA por INSEAD y licenciado en Derecho y Administración de Empresas por ICADE, así como profesor asociado del IE. Ha participado en la dirección de foros como la Mobile Marketing Association EMEA y ADIGITAL, e impulsado iniciativas de emprendimiento y filantropía, como el Campus de Google for Startups en Madrid y el lanzamiento en España de la fundación pionera en emprendimiento social Ashoka Entrepreneurs for the Public.

1. A lo largo de su trayectoria profesional, ¿qué decisión ha tomado que haya tenido como consecuencia un mayor grado de innovación?

En Google se habla de ‘pensar en 10x’ como motor para resolver los grandes retos. Un reto rozando lo inalcanzable obliga a ir mucho más allá de las soluciones ya conocidas y asumir riesgos, reforzado por resultar mucho más motivador. En ese sentido tuve la suerte de liderar distintas iniciativas en las que pensar así de grande nos permitió lograr avances exponenciales en la adopción de tecnología, y muy particularmente en la transición de la primera ola de Internet, basada en el ordenador, a la actual, donde el móvil se ha convertido en una herramienta muy importante en nuestra vida.

Estos son los mismos principios bajo los que hemos iniciado y estamos evolucionando Gratix: queremos contribuir a desarrollar una sociedad más responsable y resolver problemas como el cambio climático. Y nada tiene más impacto que cambiemos nuestros hábitos. Gratix quiere ser el detonante para iniciar este ciclo.

2. ¿Cuáles son las claves para culminar con éxito un proceso innovador? 

Cuando yo pienso en innovación pienso siempre en innovación aplicada: una nueva invención que no sólo es novedosa, sino que es capaz de lograr su adopción de forma significativa.

Como clave, yo me quedaría con la máxima “nail it before you scale it”: es muy difícil experimentar a escala. La innovación no es un proceso en el que se acierte a la primera, sino un proceso en el que se apunta en una dirección, en la que se va afinando y corrigiendo y en la que hay que estar muy atento a los datos y pistas clave de dónde realmente eso nuevo que estamos creando aporta valor. ¡Y ahí es donde surge la chispa, el “¡A-Ha!”. Por eso es tan importante enfocarse en los early adopters y aprender con riesgos controlados antes de escalar masivamente, lo que muchas veces ocurre con el efecto contagio que estos desencadenan, una vez que la innovación les entusiasma

Lo mismo cabe decir respecto al tipo de equipos ideales para lograr cambios innovadores. Hay que equilibrar el incluir distintas perspectivas relevantes con un foco en entregables en los plazos de iteración más cortos posibles. Por eso, las mayores innovaciones suelen venir de un equipo pequeño y cohesionado, muy enfocado en aprender hasta dar con la solución y curioso para incorporar perspectivas y puntos de vista, con la independencia suficiente para avanzar en el proceso sin distracciones.

3. Tres consejos para quienes estén dispuestos a abordar cambios, acciones o procesos innovadores en su empresa o entorno

Aprender, ser curioso, tomar riesgos, siendo humilde y estando dispuesto a ser sorprendido.

Dedicar, de forma casi obsesiva, foco y trabajo, a lograr el objetivo marcado, perseverando, tomando los fracasos en el camino como aprendizajes que se van incorporando a la solución. “Que la inspiración me encuentre trabajando”, como decía Picasso.

Cultivar la serendipity, apuntando en una dirección más que en una solución concreta, de forma paralela y más allá del foco en el problema concreto. “Estar en el lugar adecuado” permite encontrarse con las personas y fuentes de inspiración cuyas nuevas perspectivas y revelaciones pueden ayudar a que salte el chispazo de la innovación.

Estos son consejos que no solo se aplican a la empresa o entorno sino a la propia carrera y la vida en general, “somos lo que comemos”.

4. ¿Cuál es, a su juicio, la mayor innovación que ha tenido lugar en los últimos 50 años en todos los ámbitos?

El mayor cambio en nuestra sociedad en estos años ha venido por la conectividad y ubicuidad de Internet y las tecnologías digitales, muy amplificadas por su paso al móvil. Todo ha cambiado como resultado de su desarrollo, tanto a nivel social como empresarial. A su vez, ha creado la plataforma base sobre la que se están reinventando todas las industrias y, sobre todo, nuestro día a día y la propia naturaleza humana. Con la novedad respecto a cambios anteriores de que, cada vez más, es el consumidor el que toma la iniciativa y la industria quien le sigue, que al revés.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here