almudena de la mata

Seguridad y productividad, y viceversa. Son dos conceptos que suponen un matrimonio indestructible dentro de los retos de toda pyme. Y en este sentido, la tecnología blockchain presenta grandes desafíos para estas empresas, tanto por las posibilidades de generar nuevos modelos de negocio como de hacer más eficientes los actuales. "Se trata de una tecnología que es capaz de beneficiar incluso a las pymes más tradicionales y poco digitalizadas", ha dicho Almudena de la Mata, directora general de Blockchain Intelligence, durante el Digital Enterprise Show.

Como ha expuesto, su aplicación se puede proyectar en todos los sectores en los que la transparencia, la velocidad en los procesos de negocio y la seguridad de las transacciones son básicas, como las finanzas y seguros, la salud, el consumo y ocio, las cadenas de logística e incluso la energía o las telecomunicaciones. "El mundo de los pagos es un claro ejemplo de todas las ventajas que supone blockchain. Está consiguiendo eliminar los intermediarios y generar confianza, especialmente en el campo de los datos", ha explicado De la Mata.

En el mundo tecnológico se conoce a blockchain como el 'Internet de la Confianza', pero De la Mata va más allá y lo define como "el Internet del Valor". La confianza, que es el principal valor, es para la experta "la respuesta definitiva" a la reticencia que una gran parte de los ciudadanos tiene hacia el mundo digital y a compartir sus datos. "En el siglo XXI, el valor de las empresas reside en los datos, pero para eso hay que aportar seguridad al cliente".

Las posibilidades de aplicación de Blockchain al sector industrial son también interesantes, ya que, como ha subrayado De la Mata, garantiza las cadenas de suministro en las que participan diversas empresas que desean compartir información con sus redes de clientes, proveedores o transportistas. Por otro lado, ámbitos como la propiedad intelectual "se ven beneficiados con blockchain", al igual que el pago con criptomonedas –en cuanto a generar seguridad en los propios pagos– o incluso en contextos electorales, para evitar posibles 'pucherazos' o la agilidad de procesos internos para la Administración Pública.


Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here