WiBLE se asienta en el sector carsharing y presenta sus primeros resultados

WiBLE

“Nuestro objetivo es alcanzar los 55.000 usuarios a final del año 2018”. Este es el objetivo que se ha marcado WiBLE, el nuevo operador de carsharing puesto en marcha por Repsol y Kia. Así lo ha confirmado el director general del servicio, Javier Martínez, que tras los primeros cuatro meses de su funcionamiento, los datos hacen pensar que “la idea de ir más allá gracias a la autonomía de los vehículos y a la tarifa flexible, tiene tracción entre nuestros clientes”.

Por ejemplo, durante los fines de semana, los alquileres de WiBLE para hacer viajes de larga duración (aquellos de más de una hora) suponen un 50% del tiempo total de utilización de los coches. “Es habitual ver nuestros coches en la Sierra de Madrid o en zonas de compras u ocio de municipios de la periferia”, detalla Martínez. Por otro lado, WiBLE cuenta con algunas ventajas respecto a sus competidores, como las tres bases operativas que llevan el servicio a la corona metropolitana, los 600 kilómetros de autonomía de los Kia Niro híbridos enchufables que forman su flota y, como adelanta Martínez, “los 15 aparcamientos privados en el centro de Madrid con plazas reservadas que tendremos antes de que acabe el año”, algunos de ellos ya en funcionamiento.

Con un diseño concebido para llevar su carsharing a todo el entorno urbano de Madrid, WiBLE cuenta con tres bases estratégicamente situadas al norte (Las Tablas), sur (Villaverde) y noroeste (Pozuelo) de la ciudad, donde los usuarios de las grandes poblaciones que rodean la capital, “ya sea por las restricciones anticontaminación o por el coste del aparcamiento, pueden cambiar su vehículo por un WiBLE para entrar en Madrid”.

WiBLE también ofrece una red de parkings concertados en el centro de la ciudad, cuyas plazas disponibles se pueden consultar en su app una vez se activa el alquiler de un vehículo. “Somos conscientes de la dificultad de aparcar en la almendra central de Madrid, sobre todo cuando conduces en un servicio que se tarifica por minutos”. Es por ello que el coste por usar estas plazas reservadas es de solo 1 euro, que, como apunta Martínez, “se compensa con el tiempo ahorrado buscando sitio”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here