Poveda es un pequeño municipio de la provincia de Ávila con 45 habitantes. Esta cifra se reducirá a 24 en 2030 y veinte años después bajará hasta las 11 personas. Solo 11. El futuro de los pueblos de Castilla y León, un futuro muy oscuro en un gran número de casos, queda reflejado en el buscador online de la evolución demográfica y envejecimiento que acaba de presentar la Universidad Católica de Ávila (UCAV).

La herramienta se centra en Castilla y León por ser la comunidad autónoma con mayor pérdida poblacional de España. De esta forma, se puede consultar la evolución previsible de los distintos municipios hasta el año 2050, así como las tasas de envejecimiento y sobrenvejecimiento. De los datos obtenidos, se ha detectado que en la provincia Zamora se producirá en los próximos 30 años la caída más significativa de habitantes, con un 36 %, mientras que en el otro extremo se encuentran Segovia y Valladolid, con un 21 %. La media regional es de 26,6 %.

“De no tomar medidas, va a haber muchos municipios que puedan desaparecer”, ha señalado en la presentación del buscador Beatriz Sánchez, profesora de Economía de la UCAV y responsable de la investigación. Y ha advertido de que, aunque haya personas “que esto no les preocupa demasiado”, la destrucción de pueblos lleva aparejado un abandono de los campos, lo que supone un deterioro del paisaje y una mayor probabilidad de incendios. Además, se pierden una forma de vida, cultura y tradiciones propias vinculadas a las diferentes zonas rurales que, en los casos más extremos, son ya prácticamente irrecuperables.

Próximas fases

A través de esta web está disponible para su consulta la proyección del movimiento natural de la población para todos los municipios de Castilla y León y algunos resultados derivados, como son las tasas de envejecimiento y sobre envejecimiento. Se dejan fuera de los cálculos, por tanto, los posibles flujos migratorios.

En la construcción del modelo, para el que se han tenido en cuenta una serie de supuestos sobre natalidad y fecundidad, se ha estimado año a año la población para todos los municipios castellano y leoneses por sexo y edad (agrupada esta variable en cohortes quinquenales) hasta el año 2050, partiendo de la población real del padrón municipal de 2018.

A esta población real inicial de cada municipio por edad (grupos quinquenales) y sexo, se van aplicando tasas de natalidad y mortalidad para llegar a la población en el año final. Así, se podrá llegar a conocer no sólo la despoblación que habrá tenido lugar en el periodo, sino también el grado de envejecimiento de los municipios en el horizonte objetivo que seguirá condicionando su evolución poblacional en los años siguientes.

La UCAV está trabajando para ampliar la herramienta con la incorporación de otros parámetros como el sexo o la edad, además de incluir los flujos migratorios. Beatriz Sánchez ha asegurado que después de estas mejoras, se extrapolará el modelo al resto de municipios de España. 

Si en el caso de los movimientos naturales se tienen en cuenta parámetros como defunciones, nacimientos o tasas de natalidad y mortalidad, para introducir los flujos migratorios (próximo paso en esta investigación) el equipo de la universidad abulense se centrará en otras variables socioeconómicas. Se pondrá especial atención en el grado de aislamiento o accesibilidad del municipio en cuestión a las grandes zonas de servicio, pero también intervendrá el propio histórico de migraciones de lo localidad, según explica la doctora en Economía en declaraciones a Innovaspain.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here