En abril del pasado año, Santander anunció el lanzamiento en España, Reino Unido, Polonia y Brasil del primer servicio de transferencias internacionales para particulares basado en la tecnología blockchain: One Pay FX.

Meses después, la nueva herramienta se hizo con el Silver Award en los premios Distribution & Marketing Innovation, concedidos anualmente por Accenture y Efma. One Pay FX es considerado por el banco como el hito más destacado de 2018 dentro de su transformación digital, una apuesta clara que se traduce en haber superado los 32 millones de clientes digitales o en liderar los pagos por móvil con un 60% de cuota de mercado y que se expresa con un término propio: Digilosofía, o lo que es lo mismo, “estar disponible para el cliente cuándo, cómo y dónde quiera”.

Junto a One Pay FX, el año recién clausurado fuel también el del lanzamiento de SO:FIA (Santander Orienta: Finanzas, Inversión y Ahorro), un nuevo broker online que ha logrado abaratar las tarifas de las operaciones bursátiles, 100% digital, basado en una tecnología exponencial como la Inteligencia Artificial y dirigido a clientes con perfil inversor.

En noviembre, el Grupo Santander puso en marcha en España el servicio para que cualquier empresa pueda darse de alta como cliente del banco en sólo cinco pasos, desde un ordenador, teléfono móvil o tablet, sin necesidad de intercambio de documentación física y con los mismos estándares de seguridad y cumplimiento que en las oficinas. Automatización, inteligencia artificial, videollamadas o firma digital son algunas de las tecnologías involucradas en este servicio.

Desde el Santander explican que una de las mejores formas de percibir la apuesta del banco es fijarse en el progreso de Openbank, su banco 100% digital cuya ‘marca’ fue relanzada a mediados de 2017. Hace apenas un mes, la presidenta del grupo, Ana Botín, anunció el nombramiento como consejeros de cinco expertos en innovación.

Líneas maestras de una estrategia global

Uno. Blockchain. Tecnología transformadora que permite simplificar operaciones, reducir costes y ofrecer mejores servicios a los clientes. Santander ha invertido a través del fondo InnoVentures en compañías que usan esta tecnología, como Ripple, que trabaja en el servicio One Pay FX, o we.trade, plataforma junto a la que el pasado mes de julio el banco realizó las primeras operaciones comerciales en tiempo real.

Dos. Invertir y colaborar con startups y ‘fintechs’. Uno de los instrumentos para ‘probar’ las nuevas tecnologías en el sector financiero es el citado fondo de capital semilla Innoventures. Pero, además, la filial británica de Santander adquirió el 100% del capital de Albert, una app que permite a pequeños empresarios y profesionales llevar su contabilidad y sus finanzas íntegramente desde el móvil.

Tres. El canal físico también se transforma. El banco está apostando por la alta tecnología y los ambientes colaborativos. Su modelo Work Café ya funciona en Chile, España y Brasil, tres de los principales países donde opera el grupo.

Las Smart Red, por su parte, son definidas como “centros de negocios altamente tecnificados y un lugar de ambiente colaborativo para emprendedores, clientes y no clientes”. En México y Argentina, las nuevas sucursales “ágiles y digitales” suponen un avance especialmente importante en aquellos países.

Santander dedica cada año más de 1.300 millones de euros a tecnologías como robótica, IA, Internet de las Cosas o blockchain. Fruto de esta estrategia nació también Money Plan, el primer agregador para añadir cuentas, tarjetas o productos de otras entidades de manera automática.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here