Por primera vez controlan el VIH sin tratamiento antirretroviral

VIH SIDA

El sistema inmunitario de las personas con VIH se puede reeducar, en algunos casos, para ayudarle a controlar el virus durante períodos largos de tiempo sin necesidad de tomar tratamiento antirretroviral. Ésa es una de las principales conclusiones de un ensayo clínico de vacuna terapéutica contra el virus del SIDA, que dirigen IrsiCaixa y la Fundación Lucha contra el Sida, y se lleva a cabo en el Hospital Universitario Germans Trias i Pujol, el Hospital Clínico-IDIBAPS y el centro comunitario BCN Checkpoint.

El estudio se realiza con una vacuna administrada de forma combinada con un fármaco, Romidepsina, que se ha demostrado capaz de despertar al virus latente dentro del organismo. Cuando una persona interrumpe el tratamiento antirretroviral, habitualmente su nivel de virus en sangre experimenta un rebote. Sin embargo, con los pacientes que han participado en este estudio, se han observado pequeños repuntes esporádicos de la carga viral, pero que han descendido al poco tiempo.

Beatriz Mothe, coordinadora del ensayo, ha explicado que “es como si se hubiera conseguido por un lado debilitar al virus y por otro reforzar el sistema inmunitario de los pacientes, de forma que reaccione de forma efectiva ante los intentos del virus de repuntar y haciendo desaparecer de nuevo la carga viral”. Se trata de un comportamiento similar al que se observa en los llamados ‘controladores virémicos’, personas cuyo sistema inmunitario puede controlar de manera natural la cantidad de virus en sangre, sin fármacos. “Pero nunca se había conseguido que un número relevante de participantes en un ensayo se convirtieran en controladores virémicos después de una intervención terapéutica, ya sea una vacuna o cualquier otra inmunoterapia”, ha añadido Mothe.

Un avance “muy importante” en opinión de esta doctora porque “demuestra por primera vez que esto es posible”. Ahora, el reto es “conseguir entender cómo podemos aumentar la eficacia de esta estrategia para que sea efectiva en todos los pacientes”, apunta co-investigador principal del estudio. En este sentido, ha destacado que estudios previos realizados por otros centros, con diferentes vacunas y fármacos y en personas con infección crónica, no habían conseguido ningún resultado similar.

Despertar al virus

El reservorio viral está formado por células infectadas por el VIH que permanecen latentes dentro del organismo. Debido a su inactividad, estas células no pueden ser detectadas por el sistema inmunitario. El reservorio es la causa por la que el tratamiento no puede interrumpirse nunca y la única forma de destruirlo es despertando al virus para detectar dónde se esconde y destruir las células infectadas mediante una respuesta inmunitaria efectiva.

A lo largo del estudio, se comprobó que las vacunas inducían una fuerte respuesta inmunitaria, pero en una segunda fase, algunos de los pacientes con VIH recibieron dosis de refuerzo de la vacuna, seguidas de 3 dosis de Romidepsina, un quimioterápico utilizado para enfermedades hematológicas, que fue utilizada porque estudios previos habían demostrado que puede revertir la latencia del VIH.

Los 15 participantes en los que se detectó una respuesta inmunitaria favorable a la vacuna fueron invitados a interrumpir el tratamiento y seguir controles semanales. Y los resultados son que hay 5 controladores virémicos potenciales, 8 pacientes reiniciaron el tratamiento en cuanto se detectó un rebote viral, una persona dejará en breve de tomar la medicación y sólo una no mostró una respuesta inmunitaria favorable tras la vacunación.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here