mujeres_america

Ceneris Espitia ha conseguido llevar internet a su comunidad en Colombia, en una zona rural del país muy castigada por el conflicto armado y ahora por la pandemia. Gracias a ella, el colegio de su zona tiene conexión y ha creado un punto de acceso para sus vecinos. “Cuando me instalaron la red, no me lo podía creer, por fin estábamos conectados con el mundo, no sabía que era algo que estuviera a nuestro alcance”, asegura.

[Le puede interesar: ‘Tierra en paz’, tecnología para devolver las tierras a los desplazados por el conflicto en Colombia]

Espitia dice que su negocio le ha cambiado la vida y la de sus hijos: “Me siento importante en la comunidad”. Esta colombiana forma parte del programa “Emprendimientos Productivos para la Paz” (Empropaz), impulsado por Bancamía, la entidad colombiana de la Fundación Microfinanzas BBVA, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y ONG locales. 

Ella ha contado su experiencia este lunes en el evento de la Fundación “Mujeres incansables: Retos y logros para reinventarse en tiempos de crisis”, para reconocer la labor de las emprendedoras latinoamericanas.

El acto, presidido por la Reina Letizia, ha contado con la participación del presidente de BBVA, Carlos Torres Vila, y con expertos en desarrollo de organizaciones como la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), ONU Mujeres y representantes de empresas tecnológicas como Google. 

En este encuentro, la Reina ha reiterado su compromiso con las mujeres, “impulsoras del cambio en sus vidas y por tanto, en sus familias y comunidades”. “Tenemos que seguir, incansables, como ellas, trabajando cada uno desde el lugar que ocupa para no perder el rumbo”, ha subrayado. 

A esa resiliencia también ha hecho referencia el presidente de BBVA, que ha reconocido el importante papel que la FMBBVA está teniendo en esta crisis. “La labor de la Fundación Microfinanzas BBVA ha adquirido hoy más sentido si cabe, apoyando a los segmentos más vulnerables de la población en América Latina”. 

[Le puede interesar: Emprendedoras peruanas crean biocuero vegano a base de microorganismos vivos]

Además, ha recordado la necesidad de plantear estrategias a largo plazo, para avanzar en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y en la digitalización de la economía. En la misma línea, el administrador del PNUD, Achim Steiner, ha recalcado la urgencia de trabajar con el sector público y privado para diseñar soluciones efectivas contra las brechas económicas y sociales que, previsiblemente, lejos de cerrarse, se van a agravar a causa de la pandemia.

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) estima que el número de personas en situación de pobreza en la región se incrementará en 45,4 millones este año, y para el 2021, las previsiones ponen de manifiesto un importante retroceso en los avances en la reducción de la pobreza. 

“El COVID-19 todavía no ha cambiado el futuro, lo que tenemos son proyecciones, pero ha puesto en evidencia las debilidades de nuestro presente”, ha dicho Steiner. Para tratar de frenar ese impacto, el máximo responsable del PNUD se ha referido a la digitalización como una herramienta clave, pero ha advertido del riesgo de que las mujeres se queden atrás, ya que en los países de ingresos medios y bajos, más de 400 millones de ellas no tienen acceso a internet. 

Por su parte, la secretaria general de la SEGIB, Rebeca Grynspan ha dicho, que “este no será ni el primer ni el último reto que enfrentemos como mujeres, aunque quizás sí uno de los más grandes”. Y ha asegurado que, “tras tantos años de experiencia y de lucha, sabemos que la esperanza no se construye solo con optimismo, sino principalmente con activismo. Con convicción, con entereza y con un esmero infatigable”. 

Una opinión que comparte la directora regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe, María-Noel Vaeza, que ha hecho referencia a la importancia de invertir en las mujeres “como un imperativo ético fundamental”. Además, ha asegurado que el fortalecimiento de las mujeres empresarias y emprendedoras es una estrategia clave para el empoderamiento de la mujer, y “necesita mecanismos de financiación innovadores y medidas políticas que reconozcan, reduzcan y redistribuyan el trabajo de cuidado”. 

[Le puede interesar: América Latina pierde 400.000 millones de dólares por la desigualdad de género]

Todos los ponentes han coincidido en la importancia de las nuevas herramientas digitales. Rebeca Minguela, emprendedora española fundadora y CEO de la fintech Clarity AI, se ha referido a la tecnología como “un aliado clave en la medición y generación de impacto social, lo que se ha convertido en más crucial si cabe ante los retos a los que nos enfrentamos en todo el mundo: COVID-19, cambio climático, las desigualdades…”. 

En este sentido, la directora de Google para España y Portugal, Fuencisla Clemares, ha asegurado que las habilidades digitales se han convertido en una cualidad necesaria para la supervivencia de muchos negocios y que, por eso, “es crucial democratizar el acceso a internet y formar a las personas vulnerables para que tengan las mismas oportunidades digitales que el resto”. Esa es una de las prioridades estratégicas de la Fundación Microfinanzas BBVA: la innovación tecnológica para que la digitalización forme parte de la realidad y del progreso de los más de 2,3 millones de emprendedores de bajos ingresos a los que atiende en América Latina, la mayoría mujeres. 

“A pesar de las restricciones, hemos podido mantener nuestra cercanía con los emprendedores gracias, en gran medida, al proceso de transformación digital que ya habíamos iniciado como una prioridad hace años, y que ha demostrado todo su potencial y efectividad en los momentos más críticos del confinamiento en los cinco países en los que estamos”, ha señalado el director general de la FMBBVA, Javier M. Flores.

Para contar cómo es esa relación que se crea con el cliente, ha intervenido Jully Achiri, asesora de microfinanzas de la entidad de la Fundación en Perú: “En circunstancias normales, nuestro día a día es en un 70 % trabajo de campo: visitamos a los emprendedores en sus negocios, en sus casas… Esa relación de confianza que creamos es una herramienta importante que en estos meses ha resultado fundamental para acompañarlos de la misma forma a pesar de la distancia y gracias a las aplicaciones digitales con las que llevamos tiempo trabajando”. 

La subdirectora de USAID en Colombia, Martha L. Aponte, ha intervenido también en el acto para hablar de Bancamía: “Con esta iniciativa, en la que llevamos trabajando más de diez años, estamos llevando educación financiera y capital semilla a las zonas más vulnerables del país, y especialmente a mujeres que son el 70% de los beneficiarios de Empropaz”. Este acto ha dejado claro el compromiso de todos los asistentes por un futuro más digital para todos, sin dejar a ninguna mujer atrás.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here