Fycma
Foro Transfiere

MAREA Plastic: la máquina malagueña que da una segunda vida a los residuos

El proyecto, surgido en la Universidad de Málaga, recolecta y procesa desechos plásticos para crear nuevos productos de valor
marea plastic
Carmen Ladrón de Guevara, coordinadora e Investigadora principal de MAREA Plastic, junto a las máquinas del proyecto durante el Foro Transfiere. (Foto: Innovaspain)

MÁLAGA. Recolección, procesado, transformación, divulgación. Cuatro conceptos que resumen la economía circular alternativa que propone el proyecto MAREA Plastic, nacido en Smart-Campus de la Universidad de Málaga. Fueron los propios estudiantes quienes fascinados por el movimiento precious plastic, surgido en Países Bajos en 2013, decidieron contribuir a acabar con la lacra de la contaminación plástica. Carmen Ladrón de Guevara, coordinadora e Investigadora principal –junto a Óscar de Cózar, gestor y también coordinador del proyecto– atendió a Innovaspain en el marco del Foro Transfiere, celebrado en FYCMA. "Llevamos un año trabajando en MAREA Plastic y aún nos queda otro de desarrollo", cuenta.

El movimiento precious plastic, germen del proyecto malagueño, se basa en una red de espacios de trabajo donde se encuentran todas las herramientas y máquinas para darle una segunda vida a los plásticos y convertirlos en objetos de valor. "Es un proyecto interesante porque además de sensibilizar acerca del reciclaje de plástico también contribuye a demostrar que el plástico puede tener una segunda vida atractiva", explica Carmen Ladrón de Guevara.

Todo esto pretende llevarse a cabo por medio de la creación de un laboratorio en el que se permita la creación de nuevos productos u objetos a partir de la reutilización de los residuos plásticos generados en la propia universidad.  La producción masiva de residuos plásticos es uno de los principales focos de contaminación hoy en día. Sólo en el mar existen ya más de 8.000 millones de toneladas de plásticos y estas cifras no dejan de crecer cada año de forma considerable.

Durante la conversación, la investigadora señala a las máquinas. Por un lado, en la trituradora que permite desintegrar los envases plásticos tal y como los conocemos en pequeñas virutas o escamas de plástico, y por otro, en la extrusora, que consigue transformar estas virutas de plástico en un hilo de material reutilizable que después será empleado como materia prima en la creación de nuevos productos.Su equipo las trajo a Transfiere porque "es fundamental que la gente pueda ver y manipular el plástico para hacerse una idea de la utilidad de MAREA Plastic", asegura.

El propósito es claro también a nivel social: la Universidad de Málaga quiere renovar la conciencia ciudadana sobre el ciclo de vida de los plásticos y su impacto. "Creemos en que la fuerza social puede ayudar a reducir este problema y asegurar las siguientes generaciones", incide la investigadora. El proyecto también tiene previsto la creación de varias máquinas más: una bobinadora, una inyectora, una compresora y posiblemente una lavadora de plásticos. 

En paralelo, MAREA Plastic propone la construcción de un laboratorio urbano que ofrece a la comunidad universidad y a la sociedad en general, un espacio de experimentación y creación de nuevos productos a partir de los residuos plásticos generados por la comunidad universitaria / el propio consumidor. De esta forma se consigue una evolución tecnológica del reciclaje, poniendo a disposición de la comunidad las máquinas necesarias para convertir los envases de los productos ya consumidos en nuevos objetos cotidianos y útiles para el usuario, ofreciéndoles así una segunda vida y evitando que dichos residuos plásticos acaben en el mar.

Y aunque el movimiento precious plastic lleva años con la lucha, Carmen Ladrón de Guevara considera que desde Málaga "podemos contribuir a mejorarlo". Por el momento solo tienen recursos para trabajar a nivel local. "Pero es un primer paso", valora optimista la investigadora, que no descarta que próximamente MAREA Plastic pueda verse en otros puntos de España.

Relaccionadas