La plataforma de laboratorio portátil creada por el Centro de Desarrollo de Materiales Funcionales.

El virus de la hepatitis C (VHC) afecta a 185 millones de personas en el mundo, de las cuales 71 millones tienen una infección crónica, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). La enfermedad, que se caracteriza por una inflamación del hígado, es una de las principales causas de trasplante de hígado en el mundo. A diferencia de la hepatitis B (VHB), no existe una vacuna preventiva, los costos de la terapia antiviral son altos, así como su tasa de mortalidad.

Actualmente, además de pruebas de sangre para detectar la presencia de anticuerpos anti-HCV y pruebas moleculares, el diagnóstico de la hepatitis C requiere de pruebas invasivas, como la biopsia hepática.

Por ello, un grupo de científicos de Centro para el Desarrollo de Materiales Funcionales (CDMF) de la Universidad Federal de São Carlos (UFSCar) ha diseñado una plataforma portátil de laboratorio para hacer pruebas diagnósticas más precisas, simples, específicas, de uso fácil, de bajo coste y menos invasivas que las actuales.

Un esquema que muestra cómo funciona la plataforma de laboratorio portátil para detectar la hepatitis C.

Mediante una prueba de sangre, el equipo con biosensores electroquímicos detecta la presencia o la ausencia de anticuerpos contra el VHC. Además, el laboratorio portátil “también puede cuantificar este anticuerpo”, precisa João Paulo Campos Costa, estudiante de doctorado en ingeniería eléctrica por la Universidad de São Paulo (USP), y autor principal del artículo en el que el sistema es descrito, publicado en la revista IEEE Sensors Journal.

De acuerdo con Campos, los resultados obtenidos por la plataforma se transmiten de forma inalámbrica directamente a una aplicación móvil que puede ser utilizada por los profesionales sanitarios para interpretar los datos clínicos del paciente. “La aplicación, intuitiva y fácil de manejar, es capaz de almacenar el resultado de la prueba en una tarjeta de memoria y enviarlo por correo electrónico o a través de redes sociales como WhatsApp y Facebook al médico que la atiende, quien interpretará y formulará el diagnóstico, pudiendo así definir el mejor tratamiento para el paciente”, explica Campos.

El proyecto ha contado con la colaboración de empresas nacionales para aplicar esta plataforma en otro tipo de diagnósticos, “ya que sólo es necesario modificar el biosensor con el tipo de receptor de interés, como por ejemplo antígenos, anticuerpos, hormonas, marcadores tumorales u otras enfermedades biomoleculares, o para investigación científica específica”, detalla.

La plataforma de laboratorio portátil almacena el resultado de la prueba en una tarjeta de memoria y la envía por correo electrónico o a través de redes sociales.

Campos desarrolló durante la maestría esta plataforma diagnóstica con la colaboración de Paulo Inácio da Costa, profesor e investigador responsable del laboratorio de inmunología clínica y biología molecular de la Facultad de Ciencias Farmacéuticas de la Universidad del Estado de São Paulo (UNESP).

En el proyecto participan también el físico Wagner Benício Bastos (UFSCar), quien colaboró en el desarrollo del programa de plataforma (software) y en la comunicación de datos con el dispositivo móvil; Paulo Inácio da Costa; María Aparecida Zaghete (UNESP), investigadora responsable del laboratorio electroquímico del Instituto de Química; Elson Longo (UFSCar), director del Centro de Desarrollo de Materiales Funcionales; y João Paulo Carmo (USP).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here