De izquierda a derecha, Andy Callirgos (Innóvate Perú), Mónica Santa-María (BioAl) y Endrina Farfán (BioAl).

En Perú, el consumo per cápita anual de productos hidrobiológicos -que provienen de un ambiente acuático- ascendió a 16.8 kg en 2018. No es de sorprender dada la inmensa diversidad de especies que habitan el mar peruano: cerca de 750 tipos de peces, 872 de moluscos, 412 de crustáceos, 45 de equinodermos y 240 de algas, además de quelonios, cetáceos y mamíferos. Aunque de estos, solo una pequeña fracción es explotada para fines comerciales.

Para poder identificar el buen estado de los productos hidrobiológicos comercializados en el país, un grupo de investigadores de la empresa de biotegnología BioAl ha diseñado y validado un kit rápido y de uso fácil que utiliza pruebas de ADN.

"Así detectamos la sustitución o adulteración de estas y otras especies y el mal etiquetado en la venta de productos marinos (frescos y procesados), de tal manera que los consumidores lleven a sus mesas alimentos de alta calidad y a precios justos", ha señalado la coordinadora del proyecto, Mónica Santa-María. De esta manera, las familias peruanas podrán verificar ellas mismas los productos que consumen. La anchoveta, el perico, el jurel o el atún son algunos de los más consumidos en el país.

Los integrantes de BioAl pudieron desarrollar a escala piloto y validar de forma técnica y comercial este producto por medio de un cofinanciamiento de más de 280.000 soles (75.000 euros) del programa Innóvate Perú del Ministerio de la Producción, a través del concurso Reto Bio.

El kit puede ser utilizado por cualquier persona sin conocimiento técnico o experiencia en este tipo de procedimientos. Solo hace falta tomar una muestra rápida del producto y seguir unas pautas. "Esta muestra luego deberá ser remitida a nuestro laboratorio para el análisis respectivo, y los resultados serán publicados en nuestra página y enviados a través de mensaje de texto al usuario", ha explicado Santa-María. Los peruanos también podrán identificar algunas especies in situ, sin necesidad de enviar la muestra al laboratorio, ha añadido.

Además, esta herramienta será de gran utilidad para facilitar labores de control y fiscalización para evitar la pesca y comercialización de especies protegidas, en veda o de aquellas que contienen compuestos tóxicos para la población.

"En una primera etapa comercial, nuestro servicio ha sido contratado por empresas que buscan ingresar a nuevos mercados, a las cuales les piden certificados de identidad de la harina de pescado o del producto procesado exportado, y por pesqueras que buscan identificar los stocks de anchoveta y jurel en altamar", ha asegurado.

Santa-María, bióloga por la Universidad Nacional Agraria La Molina (UNALM, Lima, Perú), becaria Fulbright y PhD en biotecnología por la Universidad de Carolina del Norte (NCSU, EE UU), es la directora técnica de BioAl. Endrina Farfán, ingeniera de producción por la Universidad Simón Bolivar (Caracas, Venezuela) es la gerente comercial; Angel Zhang Xu (UNALM) es el jefe de laboratorio, investigación y desarrollo; y Karin Vega (UNALM) es la responsable de calidad. Ximena Velez-Zuazo y Joanna Alfaro son coinventoras del kit.

BioAl es una empresa peruana que ofrece servicios biotecnológicos para la industria agro-alimentaria, pesquera, ambiental y textil. En sus laboratorios de biología molecular, microbiología y bioquímica realiza pruebas en base a ADN, proteínas y microorganismos.

El laboratorio nació en 2012 por iniciativa de Global Alimentos S.A.C con el apoyo del Fondo de Investigación y Desarrollo para la Competitividad (FIDECOM), diseñado para evaluar la presencia de transgénicos en insumos y productos derivados de maíz amarillo duro, para el  control interno de la empresa. Un año después se creó BioAl, se independizó de Global Alimentos y empezó a brindar servicios de detección de OGM al público en general.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here