i-DE ciudades inteligentes distribucion

La nueva marca de distribución de Iberdrola, i-DE, ha anunciado una inversión de 600 millones de euros durante los diez próximos para mejorar los principales municipios de España y convertirlos en verdaderas ciudades inteligentes. Para ello, ampliará su red inteligente y digitalizada implantando una red de distribución eléctrica acorde a las exigencias del siglo. Además, se permitirá la digitalización de todo el entramado de las ciudades, haciendo que se optimice la calidad de información y servicio.

Las redes inteligentes se han convertido en una de las claves del proceso de descarbonización de nuestra economía y de la transición energética, favoreciendo la integración de la movilidad eléctrica y las renovables para un mix energético más limpio y descentralizado. El despliegue de nuestra red eléctrica inteligente nos está permitiendo incorporar la ‘traza neuronal’ de la red para ofrecer un mejor servicio al ciudadano”, ha declarado Juan Ríos, director de Planificación y Regulación de i-DE. 

Los 600 millones convertirán en ciudades inteligentes a la media docena de ayuntamientos y comunidades autónomas que ya trabajan con i-DE, pero, según la filial, se prevé extender el proyecto “a más de 40 municipios españoles durante 2019, incluyendo capitales de provincia y ciudades de más de 100.000 habitantes, siempre en las regiones en las que opera como distribuidora”. 

[Lea también: Star: el proyecto “estrella” de i-DE, la nueva marca de Iberdrola]

Cuatro serán las áreas estratégicas para estas ciudades inteligentes: movilidad eléctrica, infraestructuras de redes, eficiencia en el uso de la energía y sensibilización ciudadana. En cuanto a movilidad, i-DE pondrá a disposición de estos municipios su “conocimiento de las redes eléctricas para impulsar un plan de despliegue de puntos de recarga eficiente y económico, accesible a todos sus ciudadanos”. De este modo, creará seis Centros de Control de la Movilidad Eléctrica para monitorizar y evaluar el impacto del vehículo eléctrico en su red de distribución 

Para la cuestión de las infraestructuras, potenciarán la innovación y la transformación digital de las redes para mejorar la calidad y la atención a los ciudadanos –en 2018 invirtieron 500 millones para este propósito–. Asimismo, en cuanto a la eficiencia en el uso de la energía, buscarán “soluciones energéticas sostenibles apoyándose en el valor de los datos que la red inteligente proporciona a los ciudadanos y las administraciones”. Y sobre, la sensibilización ciudadana, i-DE apostará por una cultura que genere contenido. De hecho, lo harán a través de tecnologías de la información y de datos a nivel municipal de la red de distribución para llegar a esas soñadas ciudades inteligentes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here