Ana Gabriela Chinchilla: “En Guatemala hay un creciente interés por los temas de emprendimiento”

Directora de Alianzas Estratégicas en Alterna

Ana Gabriela Chinchilla, directora de Alianzas Estratégicas en Alterna
Ana Gabriela Chinchilla, directora de Alianzas Estratégicas en Alterna

Fundada por Daniel Buchbinder, los primeros pasos de Alterna se remontan a 2010, en Quetzaltenango, la segunda ciudad más importante de Guatemala. Sus inicios se basaron en la creación de dos empresas sociales, una de estufas ahorradoras y otra de biodigestores. “La idea era, antes de apoyar a emprendedores, conocer el camino que estos tienen que realizar”, afirma Ana Gabriela Chinchilla.

Ella es la directora de Alianzas Estratégicas en Alterna, una iniciativa que nació, según sus propias palabras, con un “esquema híbrido”, a medio camino entre una organización social y un modelo de negocio más convencional. Los fundadores se replantearon el funcionamiento más tradicional de las ONG, “que sigue bastante latente en América Latina hasta ahora, pero que está perdiendo sostenibilidad, sobre todo en un contexto en el que los fondos de cooperación son cada vez más limitados”.

Por ello, en Alterna se creó un sistema para atender a los emprendedores en Guatemala que se bautizó como Metodología de Cultivación. “Tiene varios elementos, desde buenas prácticas y teorías que se utilizan en todo el mundo como el Business Model Canvas o el Design Thinking, entre otras, pero también mucho conocimiento del tejido empresarial local y de las necesidades de las empresas en Guatemala y Centroamérica, distintas a las que hay en países más desarrollados”.

INCLUSIÓN E IMPACTO

No se consideran ni una incubadora ni una aceleradora porque la situación que se vive en Guatemala y en toda Centroamérica determina una realidad diferente a la que existe en otras partes del mundo. Falta alcanzar unos niveles adecuados tanto de “empresas dinámicas” como de inversores para realizar dicha aceleración. “Y tampoco incubamos porque no trabajamos solo con ideas, sino también con empresas que llevan un tiempo establecidas”.

Desde la plataforma guatemalteca consideran que ‘cultivación’ es el término más adecuado, “al igual que se hace con las plantas, que se les da los recursos necesarios en el momento necesario y a través de un esquema de ciclos”.

Por un lado tienen la Cultivación de Inclusión, que busca “brindar herramientas empresariales de calidad a personas emprendedoras que no han tenido acceso a estos recursos”. El perfil suele ser empresas de sectores tradicionales ubicadas en áreas rurales. “Para trabajar con ellas lo hacemos a través de socios locales, sobre todo microfinancieras, ONG u otros”, afirma la directora de Alianzas Estratégicas en Alterna.

Por otro parte, cuentan con la Cultivación de Impacto, “más enfocada a empresas dinámicas que buscan proponer modelos innovadores al mercado”. “En este caso, buscamos empresas que, además de querer generar enriquecimiento, provoquen un impacto social o ambiental”. Para ello lanzan distintas convocatorias “muy específicas” centradas en temas de tendencia, desde el turismo sostenible en áreas protegidas de Guatemala, hasta industrias creativas que impulsen los derechos humanos, por poner solo un par de ejemplos.

FLII

Desde Alterna ya se ha trabajado con más de 1.500 empresas en estos últimos cinco años. Se ha complementado esta Metodología de Cultivación con una apuesta por “buscar conexiones y nuevas oportunidades en el ecosistema”. “Queremos jugar un rol en el ámbito local participando en políticas públicas, en comisiones nacionales de innovación y en redes internacionales que también están en Centroamérica”, añade Chinchilla.

Además, se encargan de crear “espacios de conversación sobre algunos temas que siguen siendo un reto en nuestra región, como el Foro Latinoamericano de Inversión de Impacto (FLII), que lo que busca es poner el foco en nuestra región y demostrar que hay una necesidad de ese tipo de inversión, pero también una oportunidad para que vengan inversionistas a apostar por proyectos locales”.

Última edición del Foro Latinoamericano de Inversión de Impacto (FLII)
Última edición del Foro Latinoamericano de Inversión de Impacto (FLII)

“El FLII es una iniciativa que empezó en México hace ocho años impulsada por la aceleradora de empresas New Ventures –dice Ana Gabriela Chinchilla–. Después de muchos años de asistir, nos dimos cuenta de que el Foro se enfocaba en las economías más grandes de Latinoamérica, dejando a un lado a Centroamérica y el Caribe”.

Por este motivo, Alterna y New Ventures firmaron una alianza para crear una edición específica para esta zona. Desde 20015 han hecho cuatro ediciones, en noviembre de cada año. “Es un foro que ha ido tomando renombre –continúa–. Empezamos con 200 asistentes y para este año hemos superado nuestro propio récord, con 650 personas”.

CAMINO POR RECORRER

Chinchilla cree que “en los últimos años se ha visto en Guatemala un creciente interés por los temas de emprendimiento. Cada vez, por lo tanto hay más actores y se cuenta con un ecosistema más fuerte y más completo”.

A pesar de ellos, lamenta que se sigan manteniendo “tasas fuertes de emprendimiento por necesidad y no por oportunidad, lo que, en su opinión, se debe a la escasez de empleo. Además, siguen existiendo “brechas importantes”, sobre todo en el acceso al recurso financieros; y falta una mayor apuesta por la innovación. Por último, la representante de Alterna defiende una visión más regional que posibilite la colaboración entre países de la zona.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here