José Diego González (CERLALC) en la Feria del Libro de Madrid.

Que Venezuela y Cuba encabezan la lista de países que más libros publican en formato digital, gracias al peso que han adquirido las universidades, y que los españoles leen poco a autores latinoamericanos son solo algunos datos del estudio que ha presentado este lunes José Diego González, coordinador de ecosistemas de libro del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC), asociado a la UNESCO, en la Feria del Libro de Madrid.

Venezuela, Cuba, Brasil, Costa Rica y Ecuador son los países donde más títulos digitales se dieron de alta en 2017, superando incluso la participación de las obras en digital del conjunto de la región, mientras que Bolivia, Paraguay, Perú y República Dominicana ni siquiera alcanzaron el 10 %.

Sin embargo, de acuerdo con González, coautor del informe El espacio iberoamericano del libro 2018 que publica junto a Rüdiger Wischenbart, habría que tomar con “bastante cautela” la altísima proporción que tiene lo digital en esos países. “En esos países pueden estar teniendo una incidencia muy muy grande en la producción en general de títulos otros actores que no son las editoriales comerciales, como son el sector público o las editoriales universitarias”, precisa González.

En el caso de Venezuela, las entidades públicas y las editoriales universitarias registraron poco más de la mitad de los títulos con ISBN. Las primeras dieron de alta el 59,2 % de los títulos y las segundas, el 74,8 %. Pese a estos datos, faltan otros para conocer mejor el fenómeno del mercado digital en estos países. “Resultaría necesario ahondar más a fondo en el examen de esa oferta, determinar mejor sus características, así como los canales por lo que circula, a fin de tener una comprensión más cabal de este fenómeno”, apuntan los autores en el estudio.

Las editoriales comerciales son las que proporcionalmente registran menos títulos digitales en el conjunto de la región frente a las universitarias, donde la participación de los títulos en formato digital es de 43, 8 %. Entre 2013 y 2017, los títulos universitarios digitales crecieron un 22,5 %, al pasar de 18.6111 a 22.792 títulos.

Entre los cuatro principales mercados de América Latina –Brasil, Colombia, México y Argentina–, Brasil registró la mayor proporción de títulos con ISBN digitales con el 30,4 %; seguido por Colombia, con el 29,5 %; México, con el 24,1 %; y por último Argentina, con el 18,2 %. Además, entre 2013 y 2017, Colombia tuvo el mayor crecimiento de estos títulos, con un 28,9 %, mientras que en Brasil el aumento fue del 20,7 %. Argentina presentó un crecimiento del 4,6 % y en México hubo una caída del 2,1 %. Tanto en Colombia como en Brasil prevaleció el PDF, y en este último, los digitales superaron por algunos puntos porcentuales a los impresos.

España se sitúa en primera fila con respecto al conjunto de Iberoamérica, al registrar en 2017 una mayor proporción de títulos en soporte digital que Portugal y que América Latina, que registraron un 31,6%, 24,98 % y 25,06, respectivamente.

En cuanto a la producción de las editoriales comerciales, España, que representa un décimo de la población de los cuatro mayores mercados de Latinoamérica –46 millones frente a 429 millones–, produce prácticamente la mitad de lo que producen las editoriales de esos cuatro países juntas, subraya González. “Esto delata la consolidación de la industria, y la vocación exportadora que tiene la industria editorial española, que tiene en AL uno de sus principales mercados”, explica. México fue el país más atractivo para las exportaciones españolas, seguido por Argentina, en oposición a Venezuela, donde las exportaciones llegaron casi a un punto muerto en 2015.

Pero el camino inverso no presenta un panorama similar. Las importaciones de libros latinoamericanos en España son bastante marginales. De acuerdo con González, los altos costos de transporte de los libros explica esta asimetría. Pero no es la única razón. “El mercado español está muy dominado por la producción doméstica”, comenta y reconoce que hay un desinterés de ambos lados del Atlántico por leerse (los libros que España exporta hacia América Latino no necesariamente son de autores españoles).

Asimismo, el fenómeno de la autopublicación ha crecido exponencialmente en los últimos años, gracias a plataformas como Kindle Direct Publishing de Amazon. Sin embargo, al prescindir del uso del ISBN, estos títulos no se ven reflejados en el informe. “Lo que nos dice el ISBN es que la participación de los títulos autopublicados es bastante más significativa en América Latina que en España y Portugal, donde seguramente Amazon tiene más peso”, apunta González.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here