Luces y sombras de la Fundación Nobel

Fundación Nobel Carl-Henrik Heldin
Carl-Henrik Heldin, presidente de la Fundación Nobel, en el encuentro con medios de comunicación

La Fundación Ramón Areces ha organizado un desayuno con medios de comunicación y con Carl-Henrik Heldin, científico de reconocimiento internacional por su investigación en el campo del cáncer y conocido, sobre todo, por ser el presidente de la Fundación Nobel. En el evento, Heldin ha dado algunas de las claves del –posiblemente– galardón más importante del mundo: su funcionamiento, la relación con España y algunas de las contradicciones que rodean a un premio con más de 100 años de historia.

Por ejemplo, el presidente de la Fundación Nobel ha explicado en la reunión con los medios, celebrada ayer, las posibilidades de que España incremente su lista de laureados con estos galardones. Como científico relacionado con el campo del cáncer –un área de investigación en la que España es pionera y puntera–, Heldin ha reconocido el trabajo que sus colegas de nuestro país están desarrollando en distintos campos. “Es evidente el predominio de Estados Unidos y los países del noroeste de Europa en la obtención de estos premios. También Japón, por ejemplo, ha recibido muchos en los últimos cinco o seis años. Y estoy seguro de que España puede lograr premios por su desarrollo y por el fantástico trabajo en investigación y también en Literatura o Paz en un futuro próximo”.

Entre otras cuestiones también ha asegurado que en los más de 100 años de historia de los Premios Nobel se han producido muy pocos errores porque los comités independientes “son muy prudentes y suelen reconocer las contribuciones de los científicos una vez han pasado unos años, para evitar cualquier sorpresa y que esos avances ya estén consolidados”.

Sin embargo, preguntado sobre la posibilidad de que la organización pueda retirar premios como el Nobel de la Paz a alguien que dejara de merecerlo por actitudes posteriores –en referencia a la activista y política birmana San Suu Kyi– ha confesado que “este premio, como cualquier otro, se concede teniendo en cuenta los méritos previos a la entrega. Es una situación que se nos escapa. Nunca se ha retirado un premio y no creo que sea posible. Es un tema dificilísimo, no creo que haya manera de retirar un galardón, no ya solo el Nobel, sino cualquiera. Estos reconocimientos se dan para reconocer un trabajo o una actitud anteriores, esperamos siempre que los premiados sirvan de modelos para la juventud y muchos lo son, pero también hay otros que no se comportan como esperaríamos o se comportan muy mal, pero eso ya no está al alcance de la institución. No hay mucho que podamos hacer. Nunca se ha retirado un premio, es algo que no se plantea”.

Asimismo, cuestionado por la escasa representación femenina en la lista de galardonados, se ha mostrado totalmente a favor de que aumenten. “Es cierto que ha habido pocas mujeres premiadas y es un problema para la Fundación. Los premios se remontan a años atrás, cuando no había tantas científicas trabajando en estos campos y esperamos que haya una distribución más equitativa y que esto cambie”, ha señalado. Ha negado cualquier sistema de cuotas al respecto y sí ha recordado que las mujeres están representadas en los comités que deciden los premiados. Cabe recordar que, otro año más, ninguna mujer ha sido galardonada en las áreas científicas, ya que en Medicina, Física y Química han sido nueve los hombres premiados –tres en cada materia, el máximo posible–.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here