De izquierda a derecha, Santiago Íñiguez, Matías Rodríguez, Pablo Navas y Rebeca Grynspan. Foto: EnlightED.

Latinoamérica ha duplicado su población universitaria en los últimos años, pero no todos tienen acceso a una educación de calidad. “La ciudadanía ya no pide acceso sino calidad”, ha afirmado este miércoles Rebeca Grynspan, secretaria general de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), durante la conferencia mundial sobre educación en la era digital, EnlightED, que se celebra en paralelo al South Summit en La Nave de Madrid.

Pero las contradicciones de la región no acaban allí. Si bien dos de cada tres jóvenes constituyen la primera generación en tener acceso a la universidad, América Latina tiene la tasa de deserción universitaria “más alta del mundo”, ha señalado Grynspan. “El ecosistema de la educación tiene que cambiar”, ha sentenciado.

A diferencia de lo que suele decirse, la política costarricense no cree que el trabajo humano vaya a desaparecer, pero sí se va a transformar. Por lo que hace falta entender cómo está cambiando, creando “mapas de empleabilidad”.

Matías Rodríguez, presidente de Santander Universidades, ha hecho hincapié en la importancia de incrementar la financiación en educación en la región, incluyendo las becas a estudiantes, y ha asegurado que Santander ha dedicado más de 1.700 millones de euros desde 2002. 

En su opinión, aunque “siempre prevalece lo urgente sobre lo importante”, la financiación en educación no debe formar parte del debate, debe ser un consenso político. Y ha señalado que el éxito de las 100 mejores universidades del mundo se debe a que tienen el doble de financiación por alumno que las otras.

Las trabas burocráticas y la “excesiva regulación” son otros problemas contra los que hay que luchar, según Rodríguez, un tema en el que ha coincidido Pablo Navas, rector de la Universidad de los Andes de Colombia. Para él, estas trabas son un lastre que dificulta la innovación dentro de la universidad y ha asegurado que tan solo aprobar un programa “puede tardar dos o tres años”.

A esto se suma el lento avance de la digitalización. De acuerdo con Grynspan, esta no ha penetrado en la educación, ni en el trabajo como lo ha hecho en el ocio. “Brasil tiene 100 millones de usuarios en Facebook pero eso no se ha traducido en la matriz educativa”, ha afirmado.

Las instituciones también se han quedado un paso atrás. “Así como hablamos de innovación abierta en el sector privado, hay que hablar de innovación abierta en las instituciones”, ha enfatizado Grynspan.

A las universidades de la región también les hace falta fomentar programas de movilidad, como el Erasmus en Europa que, según Santiago Íñiguez, presidente ejecutivo de la IE University de Madrid, ha funcionado muy bien y que, dicho entre risas, “ha tenido más cohesión que el euro”. De acuerdo con Grynspan más del 50 % de los estudiantes no tiene pasaporte. 

Sobre este tema, el rector de la universidad colombiana ha mencionado la alianza que su institución hizo con el Tecnológico de Monterrey, de México, y la Pontificia Universidad Católica de Chile, para fomentar intercambios e investigaciones colaborativas.

Además, el 20 % de los universitarios está subempleado, según Rodríguez, por lo que resulta necesario que las universidades sean capaces de adaptarse al cambio que está demandando el mercado conectando a las universidades con las empresas. “El sector privado tiene que venir en nuestra ayuda”, ha reclamado Grynspan.

Colombia construye centros de emprendimiento

Horas más tarde, María Benjumea, presidenta y fundadora de Spain Startup, la compañía que organiza el South Summit, ha dialogado con el ministro de Comercio Industria y Turismo de Colombia, José Manuel Restrepo, sobre la apuesta del país por desarrollar un ecosistema de emprendimiento e innovación.

Restrepo ha detallado a Innovaspain que, una de las medidas concretas que está tomando el gobierno para hacerlo, es “recorrer el país” para fomentar la cultura emprendedora, “creando ecosistemas de incubación”, lugares en donde se reúnen los emprendedores con financiadores y proveedores de tecnología. “Son 24 lugares en el país que tendremos en el 2022”, ha señalado.

Además, el Gobierno colombiano ha destinado recursos reales invirtiendo cerca de 40 millones de dólares para fondos de capital riesgo que a su vez invierten en los emprendedores, que se complementan con un capital semilla y un programa de mentorías. Asimismo, según Restrepo están diseñando políticas públicas para “hacerle la vida más fácil” a los empresarios.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here