Foto: Pexels de Pixabay.

América del Sur se juega desde el pasado 14 de junio su torneo más importante y el más antiguo del mundo (103 años): la Copa América. Los 12 equipos participantes se disputan el certamen en Brasil con la esperanza de llegar a la final el próximo 7 de julio en El Maracana, en Río de Janeiro. Este año, a las diez federaciones del continente se suman dos equipos asiáticos: Qatar y Japón, campeón y subcampeón respectivamente de la Copa Asiática 2019.

Desde que empezaron a ser invitadas dos selecciones de otras confederaciones fuera de la Conmebol en 1993, ninguna ha ganado el torneo. Hasta hace unos días, las casas de apuestas coincidían en que los favoritos para llevarse el título eran Brasil, Argentina, Uruguay y Colombia. Aunque las predicciones no han cambiado mucho, Chile, ganadora de las dos últimas ediciones, se sitúa junto a Uruguay a la cabeza de su grupo.

Pero, ¿qué pasaría si la Copa no se decidiera por la destreza deportiva de estos países sino por la capacidad de su banda ancha? Opensignal, una empresa que mide la experiencia de red, ha hecho este experimento y ha puesto a los equipos a luchar tomando sus métricas de telefonía móvil como referencia. Cada una de las etapas de la competencia (la fase de grupos, los octavos, los cuartos de final, la semi-final y la final) está determinada por una métrica diferente.

En esta primera fase, los países compiten según la velocidad de descarga. Qatar, Japón y Brasil ganan en sus respectivos grupos, con velocidades de 24.7 Mbps (megabit por segundo), 33.0 y 13.1, respectivamente. Argentina, Bolivia, Chile, Perú y Uruguay pasan a la siguiente fase. “Comenzamos con la experiencia de velocidad de descarga porque es la gran métrica que las personas tienden a enfocar. Como la primera ronda consta de tres partidos para cada equipo, queríamos comenzar con una métrica importante que todos comprendieran”, precisa Kevin Fitchard, el principal analista de Opensignal y autor del análisis.

Aunque, de acuerdo con él, este ejercicio no pretende ser un análisis científico, permite destacar algunas tendencias de la banda ancha móvil en Sudamérica y el mundo. Países como Qatar y Japón están muy por delante de los países de la Conmebol en la mayoría de las métricas que utiliza la compañía. “Las velocidades de descarga en América del Sur son generalmente bajas, aunque varios países tienen velocidades de carga más altas”,  apunta Fitchard.

En la fase de cuartos de final, la métrica utilizada es la velocidad de carga, la banda ancha móvil del contraataque, según Fitchard. Qatar y Japón se enfrentan a Uruguay y Perú: una vez más, toman la delantera y obtienen excelentes resultados (8.5 y 91. Mbps). Mientras tanto, Chile logra una velocidad de carga de 5.8 Mbps y vence a Brasil que solo alcanza una de 4.5 Mbps.

Bolivia, que solo ha ganado la copa en 1963, sorprende venciendo a Argentina –campeona de la copa 14 veces–, con una puntuación de 6.0 Mbps frente a 4.8 Mbps. “Elegimos la velocidad de carga y la latencia para las siguientes dos rondas porque son métricas más sutiles, y pensamos que reflejaban el juego más sutil y hábil que a menudo vemos en rondas eliminatorias posteriores”, añade Fitchard.

De la misma manera que un jugador de mediocampo es fundamental en un partido, la latencia –el tiempo que tarda el envío de información desde el origen hasta su destino– es clave en la experiencia móvil del consumidor, según Fitchard. Una conexión de baja latencia es la diferencia “entre una sesión de chat de vídeo perfectamente clara y una conversación completamente distorsionada, como un pase perfectamente cronometrado y ponderado puede significar la diferencia entre ganar o perder”, afirma.

En la ronda de semifinales, Chile vence a Bolivia con una latencia de 52.2 ms (milisegundos) frente a 60.6, mientras que Japón cae frente a Qatar, ya que su latencia es superior (47.2 ms frente a 38.9).

La final, determinada por la experiencia de vídeo, enfrenta a la actual campeona, Chile, contra el próximo anfitrión del Mundial de la FIFA, Qatar. “Con las cámaras en movimiento y la vista del mundo, los jugadores lucen en momentos de brillantez futbolística que siempre serán inmortalizados en YouTube. Por eso elegimos la experiencia de vídeo para nuestra métrica final”, detalla el analista.

La experiencia de vídeo de los chilenos no logra hacer frente a la de Qatar, que es derrotada con una puntuación de 49.3 frente a 64.8 (en una escala de 100 puntos). Chile experimenta tiempos de carga más largos e interrupciones más frecuentes que su rival. Qatar se convierte en el ganador de la Copa América de Opensignal.

¿Quién ganaría la disputa con el 5G?

La quinta generación de tecnología móvil aumenta las velocidades, reduce las latencias y brinda una experiencia de usuario más consistente, según Fitchard. Sin embargo, en una pelea con el 5G como parámetro, los países de América del Sur tienen todas las de perder. “Es probable que los beneficios inmediatos de 5G se limiten a los usuarios de las grandes ciudades que pueden pagar el alto costo de los primeros teléfonos 5G. Incluso si este no llega pronto, todavía hay mucho espacio en 4G para que crezcan los países de América del Sur”, sentencia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here