Ivanka Visnjic
Ivanka Visnjic (Imagen: ESADE)

“Creo que la innovación es el alma de los negocios”. Ivanka Visnjic resumen con firmeza su ideario. Profesora del Departamento de Operaciones, Innovación y Data Sciences de ESADE, donde además dirige el Institute for Innovation and Knowledge Management (IIK). Experta en la intersección entre innovación, dirección de operaciones y emprendimiento, Visnjic acaba de pasar a formar parte de la prestigiosa lista de ‘Poets & Quants’ como una de las mejores docentes menores de 40 años de todo el mundo.  

La profesora de ESADE considera este galardón un reconocimiento a los esfuerzos dedicados a que sus alumnos tomen con firmeza un camino protagonizado por la innovación “tanto en sus carreras como para llevar vidas más significativas”. Una premisa ya importante antes de la emergencia derivada del COVID-19 que ahora se posiciona como la medicina para evitar “la desaparición de miles de empresas”.

“Necesitamos un tipo de innovación que vaya más allá de solventar las dificultades individuales de las personas; una innovación radical que sea capaz de resolver problemas sistémicos profundamente arraigados”, apunta Visnjic. “Esta crisis ha revelado muchos desafíos en el ámbito de la salud que debemos abordar. Pero considero que además hemos de ver la emergencia como un ensayo de las consecuencias que podría tener una posible una crisis climática”.

Aprendizaje

En este sentido, y aunque afirma que el ámbito de la sostenibilidad no está entre sus especialidades, Ivanka Visnjic percibe que la alerta sanitaria ha provocado que la mirada de algunos líderes se haya apartado de los aspectos medioambientales. “Sin embargo, tengo la esperanza de que lo que estamos viviendo nos otorgue algo de experiencia y conciencia. Esta es sólo una muestra del impacto que supondría una emergencia climática importante”.

(Imagen: ESADE)

Entre las posibles medidas para no llegar al peor escenario, Visnjic lanza una llamada a la acción institucional de peso. “Defiendo la creación de un aparato global que advierta de los peligros de un desastre climático. La ONU nació a la conclusión de la II Guerra Mundial. Sus objetivos eran mantener la paz y funcionar como un foro en el que resolver conflictos. Quizá podríamos poner en marcha alguna de esas enseñanzas”.

La nueva educación

El de la educación es uno de los ámbitos en los el SARS-CoV-2 ha provocado un giro de 360 grados. “El mundo académico jamás se había visto tan afectado por una crisis”, asegura Visnjic. “Otras recesiones económicas incidieron, pero sin estos efectos paralizantes”. Con una mirada optimista, la docente e investigadora señala que hay hábitos adoptados a la fuerza que ya no se irán. “La crisis nos empujará a un mejor uso de las plataformas digitales para el aprendizaje. Nos dirigimos hacia un modelo de enseñanza híbrido capaz de sacar el máximo rendimiento al aprendizaje físico y online”.

Visnjic y ESADE no sólo han modificado el apartado ‘técnico’ de su relación con los alumnos. La profesora ya prepara un nuevo curso de innovación radical online para MBA que enfocado en los desafíos que están surgiendo a raíz de la crisis de la COVID19. “Está diseñado para ser impartido en formato online, pero también implica la colaboración de expertos senior de la industria como mentores. Es mi propio experimento sobre cómo innovar en un entorno de aprendizaje semi-virtual”.

En un contexto más amplio, Visnjic cree que la pandemia ha acelerado la madurez distintas tecnologías. “Procesos ya iniciados que ahora van más rápido. Es el caso de la experimentación con realidad virtual y aumentada, el 5G o el blockchain”.  En definitiva, una serie de nuevas agilidades “que nos ayudarán a adaptarnos mejor a algunos de los retos a lo que nos tendremos que enfrentar”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here