[jet_engine component="meta_field" field="antetitulo"]

La innovación, en la Comisión de Reconstrucción

Comision de Reconstruccion
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La Comisión de Reconstrucción Social y Económica, que inició su andadura la semana pasada, va a contar con una ayuda que será importante a la hora de valorar la innovación dentro de esa reconstrucción social y económica que pretende. Aparte de la influencia que tendrán los ministerios implicados en el tema, que son varios, va a contar con los consejos que puedan emitir organizaciones como la Fundación Cotec y el Foro de Empresas Innovadoras que, conjuntamente con la prestigiosa comunidad IND+I, catalizada por el Ayuntamiento de Viladecans, han elaborado un manifiesto para que la reconstrucción se haga sobre las bases de la innovación y la industria.

El manifiesto, que se complementa con el documento 'Los pilares de un futuro más próspero y sostenible', establece, como ya habíamos adelantado, la creación de un Consejo Nacional de Innovación e I+D, que se configura como asesor del Gobierno, de ahí la propuesta de que dependa de la Presidencia del mismo, y una Agencia para la Transformación Digital y la Transición Ecológica de la Industria, también dependiente de Presidencia del Gobierno, todo ello con el fin de ayudar a configurar un nuevo esquema organizativo de la propia industria señalando, además, aquellos sectores que pueden considerarse como prioritarios.

En este sentido, se consideran como tales la Economía de la Salud; el Sector Agroalimentario, ampliamente entendido y que se extiende a la hostelería; la Movilidad; la Construcción; la Sociedad creativa y emprendedora; y el Turismo. Este amplio abanico engloba los sectores más significativos del PIB español.

[Le puede interesar: En defensa de la innovación]

Realmente, este no es un problema de España en exclusiva ni de un área de la UE; se trata de un problema que hay en Europa frente a los dos gigantes que son Estados Unidos y China, un tema ya conocido y que ha dejado atrás, por diversas razones, a los países de la Unión Europea. Entre otras cosas, por una mala adecuación de su capacidad administrativa a los nuevos tiempos; unos nuevos tiempos que deben ser ligeros en burocracia. 

Por eso, está bien que instituciones como las citadas estén en una comisión que, por su composición, adolece del pensamiento fluido y pragmático que necesita esta “reconversión” del pensamiento europeo en general y el español, en particular. 

Conocemos muy bien como en España los dogmatismos nos han cerrado las puertas al desarrollo en demasiadas ocasiones en los últimos 200 años. Ahora que empieza una nueva época y conocida la experiencia dura y cruel que ha sido y será el COVID-19, estas instituciones pueden ser muy útiles a una comisión que debe encauzar la labor legislativa de las Cortes y las acciones del Gobierno.

Estamos a dos años de recordar, no de celebrar, ese bicentenario de la entrada en España de aquel ejército denominado como 'Los Cien Mil Hijos de San Luis' y que acabó con los brotes del liberalismo en España. En la Comisión deberían ser conscientes de que la entrada del pensamiento que propone la investigación, el emprendimiento y el esfuerzo para lograrlo es la mejor solución para abordar los problemas y generar soluciones. Fuera de esto será imposible lograr el objetivo para el que se ha creado.  

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Últimas noticias

Recomendadas

Anuario de la Innovación en España 2020