Santander

Hangry: comprar productos durante el viaje en VTC o taxi

Su funcionamiento es sencillo: sin necesidad de descargar ninguna app, los viajeros pueden acceder a la tienda, desde su teléfono, y comprar productos desde el mismo que le serán entregados por el conductor
Hangry
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El origen de Hangry se encuentra en el proyecto final del MBA que Maurice Karam y Wassim Berro presentaron al IE Business School. Tras ganar el IE Venture Day contra 50 startups en 2018, decidieron quedarse en Madrid para lanzar esta apuesta personal. Hace justo un año recaudaron 1 millón de euros en fondos de Lanzadera, la incubadora de startups de Juan Roig, algo que les ha catapultado a posicionarse como pioneros en el mercado de la nueva movilidad.

De hecho, la teoría de Hangry es que en poco tiempo, cuando los coches sean autónomos, el propósito de este mercado cambiará. Es decir, lo que antes se centraba en llevarnos del punto 'A' al punto 'B¡ se convertirá en un portal para mucho más. En este sentido, la startup quiere consolidarse como el primer punto de venta sobre la marcha dentro de VTC y Taxi.

"Somos el primer canal simultáneo de medios de comunicación y venta al por menor sobre la marcha. Proporcionamos a las marcas un tiempo de engagement de 0,25 segundos frente a otros, un canal simultáneo de promoción y venta al por menor y un canal con una audiencia dispuesta a dejarse cautivar, sin competencia", explican a este periódico sus fundadores. Con Hangry, los usuarios de Cabify, Uber y taxi pueden adquirir snacks, chocolatinas, productos de parafarmacia, electrónicos y de cuidado personal durante su viaje. Aunque la startup no quiere quedarse aquí.

Su funcionamiento es sencillo: sin necesidad de descargar ninguna app, los viajeros pueden acceder a la tienda, desde su teléfono, y comprar productos desde el mismo que le serán entregados por el conductor. "En marzo introduciremos gaming en la tienda de Hangry y estamos trabajando respecto a la regulación para introducir la publicidad digital en el coche", anticipan los fundadores. Su objetivo es proporcionar a las PYMES un canal de comunicación y venta "asequible e impactante".

La opinión de Karam y Berro es que en la mayoría de los casos, las marcas tienen una estrategia exclusivamente digital porque no pueden permitirse a JCDecaux –una de las mayores empresas de publicidad exterior del mundo– o incluso entrar en un supermercado. "Estos canales están reservados para las marcas ricas", apuntan.

Los usuarios han adoptado Hangry con fuerza. En diciembre la startup alcanzó las 35.000 transacciones mensuales. "Nuestro reto sigue siendo convencer a las marcas de que dejen de ser antiguas y prueben algo nuevo. Están casadas con el orden de publicidad establecido de Facebook, Instagram, Google y JCDecaux. Deberían esperar más de sus canales de comunicación", recomiendan los creadores.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Suscribete a nuestra newsletter semanal