En busca del liderazgo perdido

Ezgi Tasdemir liderazgo
Ezgi Tasdemir, columnista de 'The startup' / Medium.

Como miembro de un jurado de un premio de libros de empresa, todos los años tengo la oportunidad de leer algunos de los que se editan sobre liderazgo, además de varias decenas de artículos sobre el tema. Encontrar algo nuevo es bastante raro: hay repeticiones y más repeticiones, pero me ha llamado la atención un reciente post que me llega vía LinkedIn por el resumen tan sencillo y lo explicativo que resulta. Lo escribe Ezgi Tasdemir en The startup. Para empezar, da algunos datos curiosos: Amazon tiene 57.135 referencias sobre el tema y cada día se publican cuatro libros sobre liderazgo.

Naturalmente, esto quiere decir que ya hay pocos que defiendan que se nace líder y muchos que opinan que es un tema que se aprende o se entrena. Personalmente, estoy de acuerdo con lo segundo, sobre todo si se trata de la vida profesional. El liderazgo personal es una cosa, el político otro y el empresarial es, simplemente, distinto.

Centrados en este último, la autora citada hace referencia a algunas consideraciones de Roselinde Torres, una mujer con gran experiencia en la formación y análisis sobre el tema, como pueden ver en YouTube. Así, Tasdemir resalta tres características que son importantes: la capacidad de los líderes para configurar su futuro; la amplitud de sus contactos, que tienen la característica de ser diversos, y la reacción ante las nuevas ideas, sean suyas o ajenas. Defenderlas frente a la oposición más global es un símbolo inequívoco y no es nada fácil, sobre todo cuando la decisión depende única y exclusivamente de ti.

[Le puede interesar: Los colegios optan por la innovación]

Si hacemos un viaje al mundo de las empresas nos encontramos con que, efectivamente, aquellas que son más innovadoras tienen en la cúpula personas que responden a estas tres características, además de una cuarta, que destaca en la encuesta que se incluye en el post citado: la ética, un tema sobre el que hablamos en ocasiones, por ejemplo, cuando saltó el tema Volkswagen, todavía en los pasillos de la justicia de varios países.

Es oportuno el tema a nivel internacional y, por supuesto, a nivel local. En éste entorno más cercano hay una grave crisis de conceptos sobre el tema. A demasiadas personas que ostentan el liderazgo se les olvida que la autoridad y la ética son algo más que simples palabras. El ejercicio del poder sepulta muchas cosas, entre ellas la capacidad para decidir los cambios necesarios que hay que hacer en muchas cosas, entre ellas la innovación.

[La innovación como tema de Estado]

Si los grandes líderes no lo ven, difícilmente lo verá la sociedad en su conjunto. Al menos no lo verá hasta que el sentido de la supervivencia nos obligue a todos. Pero hay que tener cuidado porque a veces ya no da tiempo. Hay palabras que ahora llenan los discursos como son sostenibilidad e innovación. Necesariamente han de ir unidas y ya eso no lo dice todo el mundo, lo cual es un síntoma peligroso.

[La innovación como tema de Estado (y II)]

Por eso me gusta el post de Ezgi Tasdemir; porque ha extractado lo verdaderamente importante de muchos miles de libros y artículos sobre el tema. Nada de decálogos; bastan con tres puntos para resumir lo que hay que enseñar y lo que hay que aprender para ser líderes (de los buenos).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here