Con la colaboración de
Institución Educativa Sek

Escuelas Digitales Resilientes: un paso adelante hacia la democratización de las tecnologías educativas

El proyecto de Ayuda en Acción presenta sus conclusiones en el Instituto Cervantes de Madrid
escuelas digitales resilientes ayuda en acción educacion pandemia

“Escuelas Digitales Resilientes” vio la luz a mediados de 2020, a raíz de la crisis originada por la COVID-19 y como respuesta a la emergencia que se estaba viviendo en los centros educativos. El confinamiento impactaba fundamentalmente en la educación de los niños y jóvenes más vulnerables. La iniciativa tenía el objetivo de no dejar a nadie atrás en el proceso de digitalización con un sistema de aprendizaje híbrido y el foco en las capas de la sociedad más castigadas.

“La pandemia, con toda su tragedia, nos ha puesto ante nuestro propio espejo. Estábamos convencidos de que estábamos bien y nos ha hecho ver que teníamos que pegar un acelerón en digitalización”, apuntaba el secretario de Estado de Educación, Alejandro Tiana

Fernando Mudarra, director general de la Fundación Ayuda en Acción, explicaba cómo el programa ayuda a mejorar las competencias digitales de docentes y estudiantes. “Hemos aprendido a tomar conciencia de los entornos invisibilizados, a proporcionar acompañamiento con un plan basado en los máximos estándares dentro de una realidad compleja donde priman los apoyos fragmentados y puntuales”. Una implementación que han tenido que llevar a cabo con los equipos directivos y docentes de los centros.

Marta Maqueda, responsable del proyecto en Ayuda en Acción, añadía cómo en 2020, con el apoyo de INCO y Google.org, se llevó a cabo un diagnóstico participativo con 37 centros de la red para conocer cómo estaban adaptándose a la no presencialidad en las aulas con los medios y conocimientos disponibles en ese momento.

A la hora del diagnóstico, el 96 % de los hogares no disponía de dispositivos suficientes y adecuados para garantizar una educación en remoto; el 91 % de las familias y el 62 % del alumnado no atesoraba conocimientos básicos como para trabajar en documentos en línea o adjuntar un archivo en un email, y el 88% de los centros educativos no contaba con un equipamiento digital ni una formación óptima para cubrir sus necesidades.

“Escuelas Digitales Resilientes” planteó la dotación de dispositivos tecnológicos en formato 1×1 para el alumnado de 5º y 6º de primaria, de manera que pudieran trabajar tanto en el aula como en sus casas. Además, contempló la capacitación de profesorado, equipo directivo y responsables TIC, un elemento fundamental para garantizar el buen uso de los dispositivos y su gestión así como la generación de planes de transformación digital personalizados que sirvieran de guía a medio y largo plazo, con un acompañamiento inicial en su implementación.

En total, durante el año de instauración del proyecto, se formaron 114 profesores/as y miembros de los equipos directivos y 10 responsables TIC, y fueron entregados 875 dispositivos Chromebook. “Lo importante es tener un claustro comprometido y con ganas de transformación”, explicaba David Núñez, director del CEIP Pablo VI de Sevilla, uno de los colegios que forman parte del proyecto. “Es muy reconfortante porque el alumno se encuentra con un dispositivo que de verdad le permite adquirir conocimientos y con el que se divierte, es muy motivador”.

Deja un comentario

Recomendadas