dia mundial de internet

Hace justo un año, Innovaspain informaba desde el Senado sobre cómo Internet tenía la llave para generar un mundo más sostenible y de mayor justicia. En esta ocasión, en un nuevo 17 de mayo (cuando esta noticia sea publicada ya será 18), Día Mundial de Internet, todo ha cambiado. El Senado está cerrado. La situación ha cambiado por el COVID-19; pero ese trampolín hacia el conocimiento llamado Internet se ha convertido en un héroe cotidiano. Lo tenemos ahí, para teletrabajar, educar, entretener, comprar, vender... aunque es cierto que no todo el mundo goza de acceso.

"La cohesión social no se puede entender en el siglo XXI sin la cohesión digital. Hoy por hoy, en nuestro país Internet no está al alcance de todos. Desde los poderes públicos tenemos que incorporar la perspectiva digital a todas nuestras decisiones. El acceso a Internet es uno de los llamados nuevos derechos que tenemos que garantizar y proteger para asegurar la igualdad de oportunidades", ha explicado Pilar Llop, presidenta del Senado, lugar donde cada año por estas fechas se rinde homenaje al Día Mundial de Internet.

En esta ocasión ha sido de manera online, en una videoconferencia organizada por la Asociación de Usuarios de Internet, algo que, como han coincidido todos los intervinientes en la sesión, ha llegado para quedarse. "Saber qué será lo habitual es una de las muchas incógnitas que tendremos que despejar tras esta pandemia. De lo que no hay duda es que el papel de Internet será más decisivo que nunca", ha incidido Llop.

La digitalización sigue teniendo retos complejos por delante. Desde el entorno rural y cómo combatir la despoblación con tecnología o el impacto de la tecnología en las colectivos más vulnerables, hasta ciberseguridad en tiempos de pandemia o la libertad de prensa, los bulos y el derecho a la información. "El COVID-19 ha reconciliado a la ciudadanía con los medios de comunicación", valora positivamente Juan Zafra, secretario general de la Asociación Española de Editoriales de Publicaciones Periódicas (AEEPP) "pese al drama que está suponiendo esta situación".

El responsable ha puesto sobre la mesa algunos datos, como por ejemplo que el consumo televisivo "está en máximos históricos, por encima de 360 minutos al día", que la conexión a Internet ha crecido en más de un 40% o que el consumo de medios informativos digitales se ha cuatriplicado respecto a sus máximos históricos. "La información ha adquirido un doble valor: el propio hecho de informar y entretener", ha apuntado. Sin embargo, Zafra ha hablado de los peligros de la infomedia (sobreabundancia de información) como "un peligro para la democracia, especialmente en tiempos de crisis sanitaria, donde el miedo puede llegar a imponerse".

El gran desafío de acabar con la brecha digital

"Si no se garantiza la accesibilidad universal a Internet jamás lograremos una sociedad de igualdades". Álvaro García , presidente del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), considera "imprescindible" la incorporación de tecnologías de apoyo. "Son necesarias las conexiones de ayudas técnicas que hagan factible el acceso a los dispositivos tecnológicos. Es decir, aplicaciones específicamente diseñadas para dar respuesta a necesidades concretas de los colectivos con discapacidad", explica. Es el caso de las videollamadas, que se han convertido actualmente en una herramienta de trabajo fundamental, pero que muchas de ellas carecen de la función de subtitulado para personas sin audición.

La buena conexión a Internet en los teléfonos móviles fuera del domicilio es para García "la única forma de poder ofrecer buena calidad de videollamada para personas que necesitan el lenguaje de signos o poder geolocalizar a alguien que no tiene la capacidad suficiente de movilidad o de manipular un teclado o ratón".

Por otro lado, según datos de la Comisión Europea, un 45% de los españoles no tiene competencias digitales básicas. Esta situación ha tocado muy de cerca a Gabriela Parrilla y su equipo de la asociación Somos Digital. "Hemos recibido muchas consultas en este tiempo de confinamiento. Hay más personas de las que parecen que no tienen claro cómo funciona Internet. Tan importante como acercar Internet a todos los lugares de España es enseñar a su población a utilizarlo", afirma. Parrilla ha confesado sentirse orgullosa del "movimiento de solidaridad y colaboración que se ha generado en torno a Internet".

Ha destacado también que de las pocas cosas buenas que ha aportado el coronavirus a la sociedad se encuentra haber "derrotado a la resistencia a los cambios". Esto se traduce en que "muchos comercios que no veía la necesidad de tener competencias digitales mínimas ahora las han adaptado a sus negocios. Se ha roto una barrera gracias a la pandemia. En dos meses de coronavirus hemos avanzado más en competencias digitales que en cinco años", asegura.

Los ciberdelincuentes, "expertos en teletrabajo"

Luis Hidalgo, responsable de Relaciones Institucionales del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), remarca "coincidir plenamente" con el lema del Día Mundial de Internet: 'Internet salva vidas en tiempos de pandemia'. Pero el auge de las tecnologías está también sirviendo a los ciberdelincuentes para llevar acabo sus planes. Éstos no entienden de pandemias. "Aprovechando que la sociedad está ahora más conectada que nunca y que también es más vulnerable que nunca los hackers han visto un filón".

Como subraya Hidalgo, "no hay que olvidar que los ciberdelincuentes son expertos en teletrabajo y aprovechan nuestros miedos". En este contexto, ha destacado la importancia de la seguridad en el teletrabajo, tanto por parte del empresario como del trabajador. "Hay que seguir explicando a la sociedad que aspectos como utilizar contraseñas robustas, actualizar nuestros dispositivos de manera habitual o realizar copias de seguridad son el mejor remedio para prevenir estos ataques".

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here