El descubrimiento de antibióticos también es cosa de estudiantes

UCM antibioticos

La Universidad Complutense de Madrid (UCM) ha presentado la segunda edición de SWI@UCM 2.0, el proyecto en el que estudiantes de enseñanza media y superior se unen con un propósito común: descubrir nuevos antibióticos. Para ello, universitarios tutorizarán a alumnos de ESO y Bachillerato, a quienes se intentará poner en contacto con la investigación biomédica.

Víctor Jiménez Cid, promotor de este proyecto, ha explicado que el objetivo de esta iniciativa es doble. Por un lado, se busca “inspirar vocaciones por la investigación en estudiantes universitarios y por los estudios de Grados en Ciencias Experimentales en los preuniversitarios”, al tiempo que también se persigue “crear cultura científica y espíritu crítico en la sociedad sobre el uso racional de los antibióticos, divulgando los mensajes de la OMS y el plan Nacional de Resistencia a Antibióticos al respecto”.

De esta forma, la iniciativa permite a los universitarios realizar aprendizajes curriculares mientras sirven a las necesidades reales de la comunidad científica. Así, juntos trabajan para descubrir, a partir de muestras locales de suelo, nuevos microorganismos y evaluar su potencial para la producción de nuevos antibióticos.

Éste es el segundo año en el que la UCM pone en marcha esta iniciativa, que en su edición inaugural contó con la participación de 120 estudiantes de la UCM (de tres Grados y dos másteres) y 597 estudiantes preuniveritarios de 22 colegios o institutos. Este curso, ha adelantado Jiménez Cid, “participarán 135 universitarios y visitaremos 26 centros” y la principal novedad consistirá en la inclusión en el programa de “una última jornada abierta al público en los institutos de carácter divulgativo en la que los más jóvenes explican a sus compañeros de humanidades o sus familias y vecinos el problema de la crisis antibiótica”.

Universidad de Yale

SWI@UCM 2.0 se basa en la combinación de aprendizaje y servicio e implica a un amplio abanico de estudiantes. Tiene su origen en un proyecto (SWI) nacido en la Universidad de Yale, cuyo fin último pasa por acercar la investigación biomédica a jóvenes estudiantes utilizando una estrategia de crowdsourcing. Es decir, que la tarea investigadora inicial queda a cargo de una comunidad voluntaria.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here