Carabanchel 34 martínez-almeida vivienda sostenible

Carabanchel 34 es la primera promoción de vivienda pública de Madrid que cuenta con el sello energético Passivhaus. Esta certificación garantiza que el consumo energético se reduce en torno al 80 por ciento respecto a los estándares habituales. El alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, visitaba ayer el edificio, cuyas obras ya han finalizado, y recordaba el compromiso del ayuntamiento con promover no solo la vivienda pública, sino también la vivienda sostenible.

“Este es un paso adelante. Las administraciones debemos dar ejemplo a la sociedad sobre cuáles son las líneas de actuación en el futuro, y una de ellas es la sostenibilidad, que además es una seña distintiva de este equipo de gobierno”, apuntaba el responsable público.

Durante la visita, el alcalde estuvo acompañado por el concejal delegado de Vivienda, Álvaro González, y por Diego Lozano, consejero delegado de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS)

El alcalde insistía en la importancia del ayuntamiento como órgano generador de las condiciones “accesibles y asequibles” para todos aquellos que necesiten una vivienda en la capital. “También pretendemos parar el aumento de precios que se produjo como consecuencia de la falta de oferta a lo largo de la pasada legislatura y que los jóvenes se puedan independizar”, decía Martínez-Almeida.

Carabanchel 34

La promoción pondrá 25 nuevos pisos en alquiler de uno, dos y tres dormitorios en el distrito de Carabanchel (Avenida del Euro, 49). Las viviendas de Carabanchel 34 han sido construidas con un sistema de habitabilidad bioclimática, logrando un ahorro energético que oscila entre el 70 % y el 90 % respecto a una vivienda convencional. Tanto la técnica como los materiales empleados encapsulan cada vivienda de modo que no se produzcan pérdidas de frío ni de calor. Además, cuentan con bombas de calor de alta eficiencia en la producción de agua caliente sanitaria y calefacción que alcanzan rendimientos del 400 %.

[Te puede interesar leer: 'El papel de los ayuntamientos en el cambio urbano de las ciudades:más tecnología, menos coches']

Los muros son más gruesos y las ventanas suelen tener triple acristalamiento. Las viviendas están orientadas hacia el sur, de modo que aprovechan la luz del sol. “Las ventajas son numerosas”, señalan desde el Ayuntamiento de Madrid. Ahorro en la factura energética, menor contaminación y mayor calidad de vida, son algunos de los puntos a favor que destaca el consistorio. El edificio dispone también de 25 plazas de garaje en un aparcamiento subterráneo con un sistema robotizado que aprovecha el espacio al máximo.

Su envolvente, se compone por una fachada ventilada con aislamiento térmico de lana de roca y unas carpinterías de altas prestaciones. A su vez, cuenta con sistemas de ventilación mecánica controlada con recuperadores de calor, que hacen que las viviendas respiren y por tanto tengan una óptima calidad de aire sin derrochar la energía ya usada en la climatización.

38 promociones en marcha

Los planes de la EMVS pasan por culminar durante este mandato 38 promociones que pondrán en el mercado 3.200 nuevas viviendas en alquiler. Según explican desde el ayuntamiento, todas ellas cumplen el objetivo de ‘energía positiva’, una normativa fijada en la Directiva Europea 2010/31/UE. “El Ayuntamiento de Madrid se adelantó a la hora de aplicar los plazos que marcaba esta normativa, ya que desde el año 2016 todos sus proyectos de edificación se ajustan a los criterios europeos”, añaden.  

Esta hoja de ruta establece que la demanda energética media no exceda de 20kWh (m2/año). Es decir, los kilovatios hora por metro cuadrado útil año que una vivienda gasta en calefacción, en agua caliente y en aire acondicionado. “En el caso de Carabanchel 34 este índice es muy inferior a los 20kWh”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here