Objetivos 2030

Con la colaboración de

Cosentino

La compleja modernización energética de la bahía de Cádiz

Endesa llevará a cabo la sustitución del cableado de alta tensión entre Cádiz y Puerto Real, que se encuentra a 150 metros de altura, tras 40 años de servicio
bahia de cadiz endesa 1

En 1960, en la bahía de Cádiz, comenzaron a construirse las torres con cables de alta tensión para conectar eléctricamente la ciudad de Cádiz con Puerto Real. Con 150 metros de altura, estas torres son las más altas de España para este tipo de usos y fueron creadas -y han seguido siendo cuidadas y mantenidas por Endesa. Veintiún años después, en 1981, se sustituyó el cableado y, como su periodo de vida útil es de alrededor de 40 años, ahora toca cambiarlas. Una tarea de gran envergadura.

Y no es para menos: José María Díaz, responsable de Alta Tensión de Endesa en Andalucía y Extremadura, explica que la particularidad de estos trabajos “no es solo la imponente altura de 150 metros de las torres, sino la tensión que permite tenerlos conectados y que para poder trabajar sobre ellos hay que estar muy preparados”.

Hoy comenzarán las obras de sustitución, una fecha para la que llevan “varios meses realizando los estudios pertinentes, junto con la empresa internacional de origen andaluz Ametel, que ejecutará las obras, para llevar a cabo esta actuación que se repite cada cuatro décadas y que requiere de maquinaria capaz de aguantar los 8.000 kilos de tensión que ejercen estos cables”. De ahí que hayan instalado maquinaria “capaz de resistir hasta 12.000 kilos de tensión, es decir, como si nueve vehículos se ponen a tirar al mismo tiempo de un cable”, especifica.

En total, son 14.928 metros de cableado, que serán sustituidos gracias al trabajo de 30 técnicos especializados y que contará con una inversión de 700.000 euros. Además, se utilizará maquinaria de gran envergadura y -como recuerdan desde Endesa- necesitarán la colaboración de la Autoridad Portuaria pues, en momentos puntuales, se necesitará cerrar el tráfico marítimo.

Proceso de modernización

Cabe destacar que los trabajos de modernización se dividirán en dos fases: una por cada uno de los circuitos -de 132 kilovoltios-; a su vez, cada uno de ellos consta de tres cables de 2.488 metros. Gracias a este proceso, el suministro eléctrico de la bahía de Cádiz -y de toda la ciudad- estará asegurado.

Así, en los pórticos -estructura de cemento para mantener la tensión de los cables y poder conectarlos- se instalará la maquinaria de sustitución de cables -concretamente en el del  Pórtico San José (Cádiz)-: “Una máquina de 14 toneladas junto con las bobinas de los cables nuevos y otra de motor de tiro de otras 14 toneladas [en el Pórtico Cabezuela (Puerto Real)] para recoger el cable antiguo”. Dos máquinas a cada lado de la bahía, en definitiva, capaces de resistir toda esa tensión con unos anclajes de 8,5 toneladas.

De ahí, a las alturas: a 150 metros irán las poleas por las que pasará el cable de sustitución. Y, bajando, desde una altura de 50 metros a 15 –“por eso habrá que cerrar el tráfico marítico”-, la fase más delicada: cuando cable antiguo se engancha al cable guía, que habrá que realizarlo, como máximo, en ocho horas.

Una vez haya pasado, se pondrá el cable nuevo, que está formado por una aleación especial y con un alma de acero más robusta que los cables que normalmente se utilizan. “Esta operación se irá repitiendo con cada uno de los cables, cuya sustitución total está estimada entre cinco y seis días por cable”, calculan desde Endesa.

bahia-de-cadiz-2
Construcción de las torres de Cádiz. (Imagen: Alberto Scalla Polo and Family)

La historia de las torres de la bahía de Cádiz

Según Endesa, hace 60 años, “las dos torres fueron un hito de la bahía de Cádiz, vanguardia y modernidad. Dos iconos dos faros que guían. Son ejemplo de la mejor arquitectura española del siglo XX. Hijas de un mundo en cambio que se inauguró con Eiffel en París, y una brillante solución para que la electricidad salve por las alturas el Estrecho de Puntales”.

De este modo, cabe recordar que, una vez hayan finalizado las obra -antes de que termine el mes-, parte del cable antiguo pasará a ser analizado por un equipo de expertos, ya que la información que se extraiga del mismo “no solo servirá a Endesa para el futuro cuando haya que volver a realizar este cambio de conductores, sino que servirá como estudio en universidades de ingeniería donde estas torres, su construcción y su funcionamiento siguen siendo un ejemplo”.

Relaccionadas