Astroturismo: noche de manta y estrellas en Castilla-La Mancha

Las zonas del parque natural de la Serranía de Cuenca y el parque natural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona acumulan certificaciones 'Starlight'
astroturismo
Los Callejones.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Hay muchas formas de hacer turismo. Algunos viajan para fotografiar los monumentos más icónicos de las ciudades y conocer culturas distintas. Otros recorren restaurantes incluidos en la Guía Michelín a la caza de nuevos sabores y sensaciones gastronómicas. Y luego están los que buscan los mejores lugares para deleitarse con la observación de estrellas, planetas, satélites, cometas y asteroides.

A estos últimos se les conoce como ‘astroturistas’, un grupo cada vez más numeroso debido la creciente fascinación que producen los astros, al interés popular en incentivar este tipo de turismo y a lo económico que resulta practicarlo. Porque no hace falta embarcarse en un costoso y aparatoso viaje espacial como el que ya ofrecen Virgin Galactic y otras empresas privadas. A veces, simplemente basta con encontrar el momento y la ubicación ideal, estar en completa oscuridad y contar con un telescopio o incluso con unos prismáticos medianamente buenos para no perder detalle.

Para potenciarlo, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha a través de su Consejería de Economía y en colaboración con asociaciones turísticas locales y de aficionados a la astronomía, ha formalizado el reconocimiento de varias localidades como destinos ideales para hacer turismo de estrellas y ha lanzado el sitio web www.astroturismoclm.com. Este portal incluye las coordenadas geográficas –y rutas en Google Maps– de los mejores puntos de la región dónde disfrutar de la contemplación del firmamento, una guía con los principales atractivos turísticos que encontrarás en esas zonas, la previsión meteorológica de los cielos en las próximas horas y días y un calendario con los astroeventos abiertos al público.

Una comunidad muy galáctica

Los humanos siempre han perseguido el cosmos. Nicolas Copérnico o Galileo Galilei han sido dos de sus más ilustres observadores. Sin embargo, el concepto de astroturismo es más reciente. Al principio sólo se consideraba como tal aquel que se realizaba en recintos cerrados como observatorios y planetarios, mientras que ahora también engloba cualquier espacio abierto que permita disfrutar del espectáculo celeste en todo su esplendor.

Sin embargo, debido a la contaminación lumínica, aquella cuya luz artificial produce una degradación de los ecosistemas o el estado natural, cada vez es más difícil encontrar lugares adecuados. Para facilitar la tarea a los cazadores de estrellas, se fraguó la Fundación Starlight. Creada por el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y con sede en Tenerife, esta fundación sin ánimo de lucro cuenta con el respaldo de organismos internacionales tan importantes como la Unión Astronómica Internacional, la UNESCO o la Organización Mundial del Turismo. A ella se le debe la promulgación de la ‘Declaración en defensa del cielo nocturno y el derecho a observar las estrellas’ y la concesión de los certificados ‘Destino Turístico Starlight’ para aquellos espacios que han superado una exhaustiva auditoría astronómica sobre la calidad del cielo y los medios para garantizar su protección.

Parque natural Serrania de Cuenca.

Para ser reconocido con este galardón, entre otros aspectos, hay que tener cielos oscuros poco afectados por la contaminación lumínica, disponer de condiciones atmosféricas que permitan observar el firmamento con un alto grado de nitidez, tener una transparencia atmosférica adecuada y contar con un elevado número de noches despejadas a lo largo del año.

Además, otros requisitos importantes son acreditar que la zona cuenta con establecimientos (albergues, hoteles, etc.) plenamente integrados en la naturaleza nocturna que ayuden a la observación de los astros, contar con expertos y guías formados en la materia y desarrollar actividades relacionadas. Es decir, se premia tanto la idoneidad del lugar como las facilidades que se dan a los turistas de estrellas.

Castilla-La Mancha cuenta actualmente con 27 municipios con certificación Starlight repartidos en dos zonas: en el parque natural de la Serranía de Cuenca y en el parque natural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona. Ambas están consideradas “zonas oscuras” en el mapa del cielo nocturno. Es decir, que las condiciones de bajas emisiones de luz artificial en estos entornos permiten disfrutar de una total oscuridad que favorece la observación astronómica. Además, poseen todas las infraestructuras necesarias para que los visitantes puedan disfrutar del astroturismo.

Entre ellas cabe destacar ‘El Cerviñuelo’, un antiguo caserón forestal rehabilitado de la Serranía de Cuenca que ahora sirve de albergue rural. Localizado en un paraje aislado y singular, ha conseguido acreditarse con el sello de Establecimiento Starlight por la calidad de su cielo y su compromiso con la divulgación astronómica.

A ello hay que sumar que ambos espacios son Parques Naturales con un entorno medioambiental envidiable. El de la Serranía Conquense, que consiguió su distintivo Starlight en 2017, está considerado Sitio Natural de Interés Nacional y forma parte de la Red Natura 2000. Se pueden encontrar recursos naturales de incalculable valor geológico, florístico, faunístico e hidrológico. Entre ellos destacan: La Ciudad Encantada, declarada Sitio Natural de Interés Nacional, y los Callejones de Las Majadas. Además, cuenta con una red de senderos del Parque que contiene once rutas aptas para el senderismo y la educación ambiental. Todos ellos están señalizados, existiendo diferentes niveles de dificultad, y disponen de áreas recreativas, miradores y otras infraestructuras dedicadas al uso público.

El Parque Natural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona no se queda atrás. Reconocido como Destino Starlight desde 2019, cuenta con un excelente grado de conservación de sus ecosistemas, lo que le proporciona una envidiable importancia desde el punto de vista del patrimonio geológico, la biodiversidad y el paisaje de CLM. Un lugar donde disfrutar de la naturaleza aún en estado virgen. Sus bosques, entre los que se encuentran árboles centenarios y milenarios, la riqueza paisajística de sus parajes y las más de 160 especies de aves que lo habitan convierten a este parque natural en una visita más que recomendable.

Fernando Honrado, gestor de Promoción y Producto de la Fundación Impulsa C-LM, explica a Innovaspain que la idea de convertir a su comunidad en una potencia del astroturismo partió de la necesidad de innovar en la creación de nuevos productos turísticos basados en el concepto del desarrollo turístico sostenible “para dar respuesta a la demanda de un segmento de la población deseoso de realizar actividades lúdicas en contacto con el medio natural”.

Según nos cuenta Honrado, las actividades que promocionan desde la web son “generalmente actividades lúdicas y divulgativas con el cielo nocturno como protagonista”. Por ejemplo, “en los meses veraniegos desarrollamos la iniciativa ’Verano Astronómico en Castilla-La Mancha’ donde se organizó un ciclo de observaciones astronómicas en puntos de observación pertenecientes a los ‘Destinos Turísticos Starlight’ de nuestro territorio con la tutela de expertos astrónomos. Estas actividades están dirigidas tanto a público local como a visitantes”.

Eso sí, como todas las actividades, cuando se desarrollan en grupo en época de COVID, se deben tomar las necesarias precauciones y protocolos. Honrado nos asegura que todas las actividades de astroturismo que han organizado han estado regidas por el manual de buenas prácticas elaborado por Starlight . Prueba de ello es que se ha pasado de hacer convocatorias multitudinarias a poner un límite de 45 plazas.

Valle de la Alcudia.

Honrado también nos explica que para disfrutar de esta experiencia “lo ideal es contar con un telescopio o cualquier otro dispositivo óptico. No obstante, en las actividades de observación que se organizan, no es necesario disponer de equipo ya que es la organización quien lo suministra. También es posible contratar los servicios de alguna empresa especializada que provee de guías y el material necesario”. ¿Es una actividad cara o basta con unos simples prismáticos? “Hay telescopios con precios muy asequibles, y además sí que es posible visualizar diferentes astros y fenómenos con unos simples prismáticos”.

Por último, Honrado adelanta que se están desarrollando nuevos proyectos de destinos astronómicos como el que se está iniciando en la zona de los Parques Naturales de la Sierra Norte y el Alto Tajo en la provincia de Guadalajara. Además, se continuará con el apoyo a estos destinos mediante la organización de actividades de observación astronómica en verano, con cursos de capacitación astronómica a empresarios turísticos locales, y mediante proyectos de instalación de observatorios estelares en diferentes puntos de la geografía regional.

Un turismo beneficioso para todos

Reconocer los planetas de la Vía Láctea, detectar los meteoritos que cada noche recorren el cielo sin que los apreciamos o tenerse a observar con detalle las formas corpóreas de las constelaciones no sólo aporta valor a quien lo practica, sino que genera un gran impacto positivo a todo lo que le rodea.

Desde la Fundación Starlight enumeran una serie de beneficios directos e indirectos, que se podrían resumir en tres pilares. En primer lugar, la preservación de los espacios naturales y su blindaje ante el cambio climático. No en vano, Starlight asesora en planes de alumbrado y en la redacción de ordenanzas y reglamentos de reducción de la contaminación lumínica con el consecuente ahorro. La conservación del cielo nocturno tiene a su vez beneficios directos sobre la biodiversidad, el medioambiente y es un indicio para medir la calidad de vida de la región.

En segundo lugar, ayuda contra la despoblación, ya que ofrece a los jóvenes una salida laboral y atrae turistas a regiones de la llamada ‘España vaciada’. Además, supone la recuperación y puesta en valor de establecimientos hasta entonces abandonados, como iglesias, faros, casas de guardas de naturaleza, e. En definitiva, al revalorizar el patrimonio cultural, histórico, medioambiental, de biodiversidad y etnográfico, etc de las localidades estas prosperan.

Por último, promueve la creación de empleo de calidad y la diversificación de la oferta actual de empresas y agencias dedicadas a la industria turística. El astroturismo consigue ampliar la pernoctación, la desestacionalización y la descentralización de la oferta. A su vez, supone un impulso a los estudios científicos e incentiva el estudio de la carrera académica de astronomía.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Anuario de la Innovación en España 2020

ZONA VIP

Accede a tus contenidos exclusivos

[login_form]

ZONA VIP

Accede a contenidos exclusivos

[login_form]

Suscribete a nuestra newsletter semanal