Eclipse total de Sol del 21 agosto de 2017 (Idaho, EE. UU.). Foto: J.C. Casado / StarryEarth.

El eclipse total de sol que se verá hoy, 2 de julio, en Chile, Argentina y la isla coralina de Oeno (en el Pacífico central, perteneciente al Reino Unido), y que no se volverá a ver allí hasta dentro de 300 años, ha pasado de ser solo un fenómeno natural a convertirse en un polo de atracción turística. Con la llegada de más de 350.000 personas, según el Servicio Nacional de Turismo de Chile (SERNATUR), las regiones de Atacama y Coquimbo se preparan para ser las capitales del astroturismo. El país aglutina más del 40 % de la infraestructura para la observación astronómica del mundo.

El fenómeno ha convocado a gente de todo el mundo a las regiones, que tienen una tasa de ocupación hotelera de un 95 %, e incluso de 100 % en algunas zonas. La mayoría de los turistas extranjeros proviene de Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Australia y Japón, y se estima que se hospedarán entre 3 y 4 días. 

A cerca de 500 metros sobre el nivel del mal, Coquimbo es conocida por sus cielos despejados 300 noches al año. La “ciudad estrella”, que cuenta con cinco observatorios científicos, públicos y privados, lleva años fomentando el astroturismo, una experiencia que tiene como fin conectar a los visitantes con el cosmos, mediante la observación del cielo con potentes telescopios en zonas libres de contaminación lumínica.

Allí, las agencias de turismo están ofreciendo desde observaciones nocturnas hasta terapias con cuencos tibetanos. La agencia Amatista travel ofrece traslado al aeropuerto, desayuno, almuerzo, observación nocturna y solar hoy, día 2. La agencia Turismo Migrante ofrece una “astro experiencia”, una observación en un lugar solitario y oscuro en la montaña, en la que los visitantes se alejan del pueblo de Pisco Elqui, en medio de la precordillera de los andes, observan durante dos horas el cielo a través de un telescopio profesional y disfrutan un cóctel de pisco.

Corfo ha estado apoyando el astroturimo, vinculándose con los observatorios más grandes de la zona. A través de las Iniciativas de Fomento Integradas, ha impulsado el emprendimiento local con el apoyo a más de 40 empresas que desarrollan esta forma de turismo.

Una vez en 300 años

El eclipse total de sol ocurre cuando la tierra, la luna y el sol se alinean perfectamente. La luna, al estar en el medio, cubre el disco solar y, desde la tierra, solo se produce la sombra total en una delimitada franja. El eclipse de este año es uno “complicado”, según Miquel Serra-Ricart, del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), ya que sucede en el invierno austral, cuando el sol está poniéndose en el momento del eclipse, a unos 13 grados de altura sobre el horizonte oeste.

De acuerdo con el astrónomo, los eclipses totales de sol se producen aproximadamente cada año y medio en algún punto del planeta. A diferencia de los eclipses lunares, el cono de sombra producido por la luna, que se antepone entre nosotros y el sol, es muy estrecho, por lo que la totalidad solamente es observable en una franja, con una anchura de menos de 300 kilómetros, denominada banda de totalidad. Y es justo esta banda la que pasa por estos tres sitios y que durará poco más de dos minutos.

Este tipo de eclipses son una oportunidad para los científicos de estudiar el sol. “Lo bueno de los eclipses totales de sol es que nos permiten observar la corona, que es la capa más externa del sol, por lo que muchos de los estudios que realizan otros grupos se centrarán en esta”, explica Serra-Ricart. El investigador y miembros del proyecto que coordina STARS4ALL estará en el Observatorio Interamericano de Cerro Tololo estudiando la respuesta de la atmósfera al paso de la sombra, especialmente de la ionosfera, a través de mediciones precisas de parámetros atmosféricos (temperatura, presión, humedad, radiación solar) y el contenido total de electrones, precisamente en esta capa. Sus mediciones podrán seguirse en tiempo real

Para aquellos que no podrán presenciar en vivo el eclipse pueden seguir la transmisión en directo desde el Cerro Tololo con el equipo de Serra-Ricart. La conexión tendrá lugar el 2 de julio a las 19.20 horas de Tiempo Universal (UT, por sus siglas en inglés), una hora más en Canarias, dos más en Europa y 15.20 en Chile.

El Observatorio Interamericano del Cerro Tololo forma parte del Observatorio Nacional de Astronomía Óptica de los Estados Unidos (NOAO), junto con el Observatorio Nacional de Kitt Peak (KPNO), en Tucson, Arizona. STARS4ALL se define como “una plataforma de conciencia colectiva para la promoción de los cielos oscuros en Europa” y lucha contra la contaminación lumínica.

Serra-Ricart es un observador de eclipses con una larga trayectoria, este es el número 15. El último fue en 2017, en el estado americano de Idaho. “Llevábamos muchos años esperando el gran eclipse americano y no nos defraudó. Fue una gran experiencia, obtuvimos muy buenos datos y más de un millón de personas se conectaron a la retransmisión”, asegura.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here