Jorge O'Ryan durante su visita a Madrid el pasado 5 de junio.

Desde que asumió la dirección de ProChile hace 14 meses, Jorge O’Ryan se ha encargado de rediseñar el organismo público con el objetivo de convertirlo en un Prochile 3.0. A través de sus 57 oficinas repartidas por el mundo, el Gobierno del país de casi 19 millones de habitantes busca internacionalizar la innovación y el emprendimiento chilenos y así convertirse en un referente mundial.

“Queremos ser el hub en Sudamérica”, sostiene O’Ryan sobre el país andino que lidera el ránking de innovación en América Latina y el Caribe, seguido por Costa Rica y México, de acuerdo con el último Índice Mundial de Innovación publicado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) y la Universidad Cornell (entre otros).  

Sin embargo, según los últimos datos de la OCDE, Chile solo invirtió el 0.4 % del PIB, seis veces menos que el conjunto de los países de la OCDE, que fue de 2.4 %. El profesor chileno de Deusto Business School, Carlos Osorio, opina que aunque su país está haciendo mejor las cosas, "las está haciendo muy lento”.

En este este esfuerzo por ampliar sus horizontes, la institución chilena ha creado dos programas. El primero, Prochile Innovation Summit, busca la internacionalización de empresas chilenas innovadoras. En el primer encuentro realizado en diciembre, los emprendedores chilenos se reunieron con inversionistas en Miami (Estados Unidos), mientras que en abril pudieron entrar en contacto con inversionistas en Beijing (China).

Münich (Alemania) será su próximo destino. En este encuentro, que se llevará a cabo en octubre, el organismo ha hecho un llamado a las empresas chilenas que se dedican preferentemente a la exportación y que cuentan con ofertas en bienes o servicios de los macrosectores de transformación digital e innovación.

La otra iniciativa, Go Global, de la mano de Corfo, apoya a empresas chilenas que buscan insertarse en el mercado de Perú, Colombia, México o Estados Unidos. Los 15 emprendedores que son seleccionados cada tres meses son apoyados con financiamiento, redes, un espacio de trabajo y capacitación.

En ambos casos, los candidatos pasan por un riguroso proceso de selección. ProChile apuesta por empresas “que sean de alto impacto, que sean escalables, que generen puestos de trabajo, que estén facturando y que sean viables técnica y financieramente”, detalla O’Ryan.

En esta apuesta por abrirse al mundo, España juega un papel importante. A través del programa Rising Startups Spain, en el que colaboran el Ayuntamiento de Madrid, el de Barcelona y Wayra, dirigido a emprendedores extranjeros que quieran establecer su startup en España, Chile busca reforzar su vínculo con España. “Estamos estableciendo y afianzando esta relación con el ecosistema de emprendimiento y de financiamiento de España para que nuestros emprendedores puedan considerar al país una puerta de entrada”, explica el director de ProChile.

España también invierte en Chile. Un ejemplo de ello Minsait, una compañía de Indra que presentó hace unas semanas en Madrid las soluciones tecnológicas que desarrolla en los sistemas de salud en el país desde hace más de 20 años. La compañía ha implantado un sistema de información hospitalaria en el Hospital de La Florida, el principal hospital digital del sistema público de salud, para agilizar los servicios de atención médica a los pacientes.

Otra de las apuestas de ProChile es seguir desarrollando sus exportaciones. El país es hoy en día el primer exportador de cobre a nivel mundial, segundo en litio y número 20 en alimentos. “Uno de nuestros pilares es darle valor agregado a estas exportaciones, desarrollar servicios vinculados a ellas”, asegura O’Ryan.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here