The Beef Kitchen Lab, el nuevo centro de Carpisa Foods que innova en torno a la carne 

The beef kitchen lab

Carpisa Foods finaliza 2018 con una marcada estrategia por la innovación en torno a su producto estrella: la carne. La empresa especializada en el mercado de vacuno nacional e internacional –que está llevando a cabo un plan de renovación de sus instalaciones con el objetivo de mejorar la operatividad, aumentar hasta en un 50% la capacidad de producción e incrementar la eficiencia– acaba de inaugurar su centro dedicado a la innovación y la investigación alimentaria. El objetivo de este espacio, llamado The Beef Kitchen Lab, es que los clientes puedan desarrollar recetas exclusivas y hacer pruebas de producto apoyándose en el conocimiento y la experiencia de la marca.

Para lograr la diferenciación respecto a la competencia, Jacobo García, director de producción en Carpisa Foods, explica que “todo comienza el proceso de selección de carnes, un valor fundamental a la hora de aportar, por ejemplo, a la hamburguesa, una personalidad propia”. En este sentido, dentro del nuevo centro de I+D el obrador propio juega un papel determinante, ya que, como apunta García, “garantiza que las pruebas que se realicen en el laboratorio se puedan replicar después a mayor escala en la planta de Carpisa Foods”. La cocina-laboratorio para el I+D de productos alimentarios y la zona para pruebas de calidad y catas son las otras dos áreas que conforman The Beef Kitchen Lab.

“Para conseguir una receta única se debe prestar atención a las características concretas de cada raza y buscar el equilibrio entre magro y grasa”, recomienda García en uno de los principales objetivos que busca la empresa con la puesta en marcha del nuevo laboratorio: la distinción del producto. Una vez definida la receta, el proceso de cocinado es determinante para conocer las sensaciones que tendrá el consumidor al probar el producto. Conscientes de ello, el centro ha puesto especial énfasis en la cocina, que pone a disposición de los clientes distintos métodos de cocinado. “Elegir un método u otro aporta distintos matices y texturas a la carne”, apunta García. “Esto se debe tener en cuenta a la hora de definir parámetros de producción como, por ejemplo, micro perforaciones en la carne para distribuir mejor el calor y que la hamburguesa se cocine de forma homogénea”.

The Beef Kitchen Lab completa sus instalaciones con un área central en la que destaca una gran isla. “Es el espacio perfecto para realizar pruebas de calidad y cata, donde se comprueban, entre otros, la homogeneidad de las hamburguesas, sus propiedades organolépticas o su punto de cocinado”, señala García. En la misma línea ha valorado la creación del centro Jorge Castello, director general de Carpisa Foods. “En este espacio convergen tradición y vanguardia. Somos fabricantes de hamburguesas desde 1986 y ponemos a disposición de nuestros clientes nuestra gran experiencia en el sector vacuno para juntos responder a las necesidades de los consumidores”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here