Banco Santander

De botellas de plástico a sillas para el teletrabajo

La nueva propuesta de 'home office' de Actiu combina soluciones sostenibles, funcionales y saludables. "Estamos plenamente convencidos de que se puede cuidar el planeta desde casa", asegura a Innovaspain Soledad Berbegal, consejera y responsable de Reputación de Marca de la empresa
teletrabajo actiu
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El reciclaje es el nexo común de la última propuesta de Actiu. La empresa, especializa en el diseño de espacios de trabajo (y ahora también teletrabajo) enfocados al bienestar de las personas, lleva 50 años apostando por la sostenibilidad, "un concepto que ahora está en boca de todos pero las empresas no siempre aplican", reivindica Soledad Berbegal, su consejera y responsable de Reputación de Marca.

El nuevo 'home office' presenta soluciones de equipamiento con componentes reciclados y reciclables. Entre ellos el tejido Felicity, desarrollado por la firma Gabriel, realizado a partir de plástico reciclado de siete botellas de agua de dos litros. El objetivo del proyecto es ofrecer una nueva vida para el plástico reciclado para mejorar el planeta. En tiempos en los que el teletrabajo ha venido para quedarse, estamos plenamente convencidos de que se puede cuidar el planeta desde casa", asegura Berbegal.

En este sentido, Actiu ha desarrollado una guía para diseñar y equipar los espacios de trabajo en el hogar, adaptándolos a los estilos decorativos que son tendencia y favoreciendo la conectividad, concentración y salud. Entre ellos se encuentra el estilo mediterráneo. Los componentes de las mesas y aparadores son un 71% reciclados y 100% reciclables. Las sillas semioperativas y operativas con tapizado Felicity.

El proceso hacia la oficina del teletrabajo

Tras su uso, las botellas se recogen y limpian antes de transformar el plástico en gránulos y refundirlos en chips. Con estos chips se crean unos hilos crudos, que se transforman en tejido. Éste se lava, se tiñe, se seca y se ajusta al ancho correcto en un configurador de calor y, tras superar un exhaustivo control de calidad, está listo para tapizar sillas, sillones, elementos de mobiliario o paredes. El resultado es un poliéster reciclado que preserva su resistencia y durabilidad, requiriendo menos energía y reduciendo las emisiones de CO2 durante su producción.

"La oficina del futuro no debe concebirse únicamente como un lugar al que ir ocho horas a trabajar. Son lugares de socialización y generación de días en donde la flexibilidad, tanto espacial como mental, adquieren mayor protagonismo", explica Berbegal. Para la responsable, el sector corporativo debe apostar por "metros cuadrados de calidad, con buena ventilación, texturas agradables y diseño inspirador".

Los muebles del IoT

Aunque Actiu aún no ha presentado oficialmente la colección, Berbegal ha adelantado a este periódico algunos detalles del nuevo proyecto de la empresa vinculado al Internet de las Cosas (IoT). Gaia, como se ha bautizado al proyecto en honor a la diosa de la tierra en la mitología clásica antigua, introducirá a la industria del mueble en el mundo del IoT con el fin de optimizar al máximo los espacios de trabajo y sensorizar el mobiliario para monitorizar aspectos como la humedad, la temperatura o la presencia de partículas contaminantes.

Sacyr

"Intensificar nuestra apuesta por la sosteniblidad, aportar mayor bienestar a los espacios de trabajo y digitalizarlos son los principales retos que tenemos por delante en este 2021", revela Berbegal. Se prevé que Gaia juegue un papel fundamental en estas transformaciones. Será el mes que viene cuando la empresa haga oficial "un proyecto pionero en nuestro sector", apostilla Berbegal.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Suscribete a nuestra newsletter semanal