Ecovidrio

Sostenibilidad impulsada por la digitalización

Por Gonzalo De Sebastián Ferreiro, Director de Estrategia, Innovación y Procesos de Ecovidrio

En un contexto marcado por la emergencia climática, la necesidad de una transición real a un modelo de producción y consumo circular, así como de los nuevos desarrollos normativos en materia de residuos, la digitalización se hace indispensable para impulsar las agendas de sostenibilidad de las compañías o sistemas de gestión que pretendan mantener una posición de liderazgo en el mercado o, directamente, no perder competitividad en el medio plazo. Y dentro de las tecnologías digitales, aquellas que posibiliten, de una manera eficaz y eficiente, la toma de decisiones basadas en datos o data driven (big data, business intelligence, artificial intelligence, machine learning, etc.) constituyen un ámbito de actuación prioritario. De hecho, la Fundación Cotec afirma que hasta el 65% de las empresas corren el riesgo de convertirse en irrelevantes o no competitivas si no incluyen estas tecnologías en sus estrategias y toma de decisiones.

El análisis de datos ofrece enormes posibilidades para una gestión excelente en materia de sostenibilidad. Recordemos que, tal y como nos indica la ciencia, nos encontramos en la “década de la acción” y que son necesarias medidas contundentes para acotar la subida de la temperatura global hasta 1,5 grados centígrados o las consecuencias para nuestro entorno y nuestra especie serán muy inciertas. La innovación y la gestión adecuada de la información abre la puerta a un presente y un futuro más circular y descarbonizado. En este contexto, la gestión de la recogida selectiva y el reciclado de los residuos de envases de vidrio, de los que somos responsables en Ecovidrio, lleva años evolucionando su modelo gracias a nuestro Plan Estratégico de Transformación Digital.

Mucho ha llovido desde que en España se instalaran en 1982 los primeros iglús en el barrio de Moratalaz en Madrid y tímidamente, fueron poblando algunas ciudades y localidades cercanas a las fábricas de envases de vidrio. 40 años se cumplen de su llegada, precisamente, este 2022 coincidiendo también con la conmemoración del Año Internacional del Vidrio por parte de la ONU. Hoy en día, España es uno de los países más contenerizados del mundo, con aproximadamente 300.000 puntos para el reciclaje en todos y cada uno de los pueblos y ciudades de nuestro país.

En la actualidad, los contenedores presentes en nuestras calles están registrados, de manera que forman un censo que se actualiza periódicamente, y que posibilita tener registrados, entre otros datos, la “matrícula” o identificador único del contenedor, modelo y sus coordenadas de geolocalización. Además de saber dónde están ubicados, la información se registra de forma diaria para saber cuántos envases de vidrio se recogen en cada uno de ellos. Gracias al análisis e interpretación de esta información, se puede estudiar su productividad (Kg/Contenedor) y, si es necesario, establecer perímetros y acotar zonas para hacer planes más intensivos de sensibilización ciudadana o reforzar las rutas de recogida, entre otros. Nadie preveía en aquellos tempranos años 80 que hoy seríamos capaces de conocer cuál es el contenedor más productivo de España, o en el que menos se recicla de Málaga -por poner un ejemplo- y tomar medidas efectivas para continuar con la mejora de la recogida selectiva y reciclado de envases de vidrio.

El impacto de estos contenedores en la sostenibilidad de las ciudades y en la robustez de este modelo de reciclado se ha multiplicado notablemente. De media, cada día los ciudadanos depositan 8 millones de envases de vidrio al día. Con un incremento del 5%, 2021 nos permitió recuperar los niveles de recogida selectiva de residuos de envases de vidrio previos a la pandemia.

En este sentido, es la transformación digital lo que ayuda, sin duda, a impulsar un modelo sostenible y circular de la gestión de los residuos de envases de vidrio y que otorgue el mejor servicio al ciudadano. Una de las áreas más interesantes es la aplicación de tecnologías de Business Intelligence a las operaciones intensivas de reciclaje de vidrio junto con la hostelería, un sector que genera en torno al 50% de los envases de vidrio de un solo uso que se ponen en el mercado. Su contribución para un presente más circular y sostenible de España es clave. Desde mi punto de vista, contar con experiencia dilatada sobre el terreno es fundamental para analizar la generación de residuos de envases de vidrio de aquellos establecimientos con un contenedor asignado. Gracias a ello, es posible mejorar y adaptar a cada caso específico las 50 recogidas puerta a puerta que se realizan en los cascos históricos de grandes ciudades como Madrid, Bilbao, Valencia o Málaga. Por tanto, podemos decir que nuestras decisiones y actuaciones sobre los establecimientos de hostelería, están basadas en datos o Data Driven.

Las técnicas de Business Intelligence nos están ayudando a impulsar la transformación de nuestras operaciones para poder afrontar los ambiciosos retos y objetivos que marca la recién estrenada Ley de Residuos y Suelos Contaminados por la Economía Circular. En definitiva, la toma de decisiones basadas en datos es una de las herramientas que acelerará la mejora de la tasa de reciclado de vidrio. Solo así convertiremos a España en un referente en materia de reciclado de envases de vidrio.

Llevamos muchos años hablando de la digitalización como palanca clave de cambio y evolución, pero permítanme que añada que el cambio fundamental que necesitamos afrontar es el de avanzar hacia un modelo más sostenible. Y, por tanto, la digitalización ha de impulsar la sostenibilidad. En Ecovidrio, ya damos cuenta (y datos) de ello.

Más T-EX