autismo

En las últimas décadas, la ciencia ha avanzado tan vertiginosamente que hoy en día podemos identificar trastornos y enfermedades humanas de los que hace años poco o nada se sabía. Pero, además, si la ciencia ha dado un paso significativo es en el terreno de su tratamiento. Hoy en día, trastornos como el autismo son, para los profesionales, relativamente fáciles de detectar siendo estos con frecuencia también de realizar un seguimiento de dichos casos y de trabajar desde el momento de la detección temprana. A ello han ayudado, sin duda, la ciencia y, en segundo lugar, material divulgativo como los libros para niños con autismo , que pueden ayudar a aquellos especialistas que pueden estar al día y profundizar en estos temas.

El resultado es palpable: cada vez se detectan casos de autismo a una edad más temprana y cada vez más se trabaja con las personas que lo han dicho dicho trastorno de manera más integral y eficaz a medio y largo plazo.

Síntomas del autismo

Ya bien sea en la escuela o en un centro especializado en autismo, en la actualidad es prácticamente imposible no detectar un caso de autismo, incluso cuando la persona que experimenta es todavía menor de edad. Los síntomas pueden ser uno o varios y muy variados. No obstante, grosso modo podría decirse que los niños con autismo tienen síntomas relacionados con las cuestiones relacionales y emocionales. De hecho, entre los síntomas más comunes se encuentran:

  • La falta de empatía : se trata de uno de los síntomas más habituales y se encuentra muy relacionado con los obstáculos en el área emocional.
  • Las limitaciones a la hora de identificar emociones : a los niños que padecen autismo les suele costar identificar emociones habituales como el miedo, la alegría o la tristeza.
  • Las dificultades relacionadas con las habilidades sociales : la carencia de habilidades sociales es otro de los aspectos característicos de un trastorno como el autismo.
  • Posibles retrasos vinculados al lenguaje y la comunicación : en este sentido es importante diferenciar las dificultades ligadas a la comunicación de las ligadas al habla. Un niño que ha tardado en hablar o que todavía no habla no tiene por qué sufrir un trastorno como el autismo, ya que puede ser perfectamente capaz de comunicar ideas, sensaciones, emociones. Sin embargo, un niño con autismo sí puede encontrar dificultades a la hora de comunicar en ese sentido.
  • Alteraciones en la conducta : no siempre se dan, pero cuando se combina con alguna de las anteriores suelen ser síntoma de un caso de autismo.

Sus causas y tratamiento

Como ocurre con otros trastornos, las causas que provocan el autismo son múltiples y muy variadas. En algunos casos pueden estar relacionados con alteraciones genéticas y cromosómicas y, en otros casos, no siempre es fácil o posible encontrar una explicación. En cualquier caso, hoy en día, la profesionalización de los especialistas es muy elevada, de manera que no solo detectar un caso de autismo es más sencillo que hace años, sino que el trabajo continuo con las personas con autismo facilita enormemente que algún día puedan llevar una vida completamente normal. Los resultados dependen, así, del grado de autismo, pero también del trabajo que se realiza para mejorar su calidad de vida.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here