Pilar Gil Ibañez
Pilar Gil Ibáñez, directora general del Parque Científico de Madrid.

La Comunidad de Madrid es afortunada en materia de emprendimiento científico-tecnológico, pues con el amparo y apoyo de sus universidades ha conseguido generar un rico ecosistema que permite que cada año nuevas empresas ‘high-tech’ vean la luz en sectores punteros, que van de la biotecnología a las TICs. Por ejemplo, desde su creación hace casi 20 años, suben de trescientas las empresas que han desarrollado su proyecto innovador en la Fundación Parque Científico de Madrid (FPCM).

La FPCM es un ecosistema de apoyo a la I+D+i basado en la cooperación institucional, constituida en 2001 por dos universidades públicas, la Autónoma y la Complutense de Madrid, con el apoyo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat). Se suman otras entidades de carácter económico o territorial, como el Banco Santander, la Cámara de Comercio y los ayuntamientos de Tres Cantos y Madrid.

Según los datos facilitados por la unidad de comunicación de la FPCM, durante 2018 apoyó a 90 empresas innovadoras en las áreas de Ciencias de la Vida y Química (43% del total); Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs, un 40%); Nanotecnología, Nuevos Materiales e Ingeniería (12%); Medio Ambiente y Energías Renovables (2%); y de otro tipo (3%). En total han generado más de 850 puestos de trabajo directos, con una facturación anual superior a los 70 millones de euros. A lo largo del año pasado se instalaron 15 empresas, y en enero y febrero del presente ejercicio otras cuatro, alcanzando un grado de ocupación del 97%. En el último año sumó proyectos punteros en inteligencia artificial, realidad aumentada, ciberseguridad en vehículos, investigación en el uso de las algas o generación de energía solar portátil.

La FPCM es miembro de la Enterprise Europe Network, la mayor red de apoyo a las pymes con vocación de internacionalización, impulsada por la Comisión Europea, integrada por más de 600 organizaciones de todo el mundo. Además, la Fundación también es uno de los cuatro centros encargados de alojar a las empresas participantes en el Programa ESA BIC Comunidad de Madrid, iniciativa de la Agencia Espacial Europea (ESA) y del Gobierno autonómico que coordina la Fundación para el Conocimiento madri+d. En la actualidad, cinco proyectos ESA BIC están desarrollando su actividad en las instalaciones de la FPCM: BD4BS, Quasar, Robotic Software Developmets, Saiens Smart Energy y Auravant.

En paralelo, la FPCM tiene la Plataforma de Genómica especializada en reacción en cadena de la polimerasa (PCR) a tiempo real y secuenciación masiva (NGS) que, durante el año 2018, prestó servicio a 111 grupos de investigación y realizó 234 experimentos. Todos estos indicadores y proyectos hacen que la Fundación sea un referente nacional e internacional en materia de incubación de empresas y servicios científicos de Genómica. 

Desde junio de 2018, su directora general es Pilar Gil Ibáñez. A su cargo hay un equipo formado por 23 profesionales cuya labor es incubar y asistir a las empresas una vez que ya se han constituido. También ofrece servicios de asesoramiento empresarial para favorecer su acercamiento a la industria, internacionalización, contratación de personal, red de mentores y colaboradores, alianza con posibles socios estratégicos, búsqueda de financiación, asesoramiento en proyectos, visibilidad,  servicios de comunicación y gestión de actividades y eventos.

Para el conjunto de empresas incubadas, el Parque, ubicado en el Campus de Cantoblanco, al norte de la capital, dispone también de unas instalaciones de calidad (oficinas amuebladas y espacios de coworking), servicios técnicos, salas de reuniones, zonas comunes y de descanso. Entre los casos de éxito destacan el de varias biotecnológicas como son Life Length o Natac; la biomédica NIMGenetics; o Innocv Solutions, empresa fundada e instalada en la FPCM en 2012 por expertos en logística del área de desarrollo de software.

Juan C. Cigudosa, director cientifico de Nimgenetics. (Foto: Olmo Calvo / Agencia SINC)

La Universidad Carlos III como referente

Otra de las grandes iniciativas a la hora de alumbrar emprendimiento tecnológico la encontramos en el Parque Científico de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), cuya andadura se inició el año 2000 desde su Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI). Es el instrumento que aporta la institución académica al nuevo consorcio creado por la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Leganés para impulsar una nueva área de desarrollo empresarial cuyo eje principal es la innovación: el parque científico, tecnológico y terciario de Leganés Tecnológico-Legatec.   

El 24 de abril de 2009, hace una década, se inauguraba el edifico de la UC3M en Leganés Tecnológico, trasladándose al Parque toda la actividad con la que la Universidad desarrolla su transferencia del conocimiento, implicándose con el desarrollo económico y social de su entorno. Así, la identificación de resultados de investigación, su protección y su comercialización, la colaboración con empresas en el ámbito de la I+D+i, el apoyo a emprendedores y a la creación de empresas de base tecnológica o la promoción del emprendimiento y el desarrollo de la innovación del entorno, son actividades que la UC3M desarrolla en su Parque Científico. 

Desde su creación se han recibido más de 6,5 millones de euros en préstamos reembolsables o subvenciones en diferentes programas, tanto de la Administración central como de la autonómica. Además, las empresas que desarrollan su innovación en el Parque han recibido financiación pública de programas como Neotec del CDTI, Instrumento PYME H2020 de la UE, créditos del Santander y otras ayudas de empresas tractoras.  En la actualidad, el Parque Científico UC3M es una infraestructura consolidada que forma parte del Servicio de Apoyo al Emprendimiento y la Innovación de la Universidad, siendo responsabilidad del Vicerrectorado de Política Científica. 

Aunque en pleno lanzamiento del Parque Científico UC3M, la plantilla alcanzó una media de 24 personas, en los últimos años se situó entre las doce y quince personas expertas en los ámbitos empresarial, universitario y tecnológico. El empleo que generan las startups y spinoffs apoyadas por el Parque asciende a 178 personas de las que un 50% trabaja en el ámbito de la I+D. 

Desde el año 2002, año en el que se inició el primer concurso de ideas para la creación de empresas de base tecnológica para estudiantes y alumni de la UC3M, se ha dado apoyo a más de 700 emprendedores ayudando a crear 150 empresas. Actualmente, son 30 las empresas apoyadas en el Parque Científico UC3M bajo su programa de incubación y aceleración. Entre estas empresas, el 40 % son spinoffs procedentes de grupos de investigación y Organismos Públicos de Investigación (OPIs). 

De hecho, detallan desde el servicio de comunicación de la Carlos III de Madrid que en los últimos años se ha intensificado el apoyo a la creación de spinoffs creadas por miembros de sus 131 grupos de investigación para llevar al mercado los resultados de su labor en I+D+i. Dentro de la cartera actual de empresas incubadas, ocho son spinoffs de la UC3M, participando la Universidad en el capital de cuatro de ellas, Sensia, Lab Hipermedia, eB2 y Power Smart Control. También la UC3M es nodo del programa de incubación de la Agencia Espacial Europea ESA BIC Comunidad de Madrid, apoyando a 13 empresas. Además, se relacionan con el Parque en diferentes ámbitos grandes empresas como Airbus, Indra, Telefónica, Santander o el Real Patronato de la Discapacidad.

Destacan asimismo los centros de I+D+i  que aglutinan el conocimiento multidisciplinar de varios grupos de investigación alrededor de una sector o reto social, siempre en colaboración con una institución o empresa tractora. Es el caso del Centro Español del Subtitulado y la Audiodescripción (CESyA), centro dependiente del Real Patronato sobre Discapacidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, gestionado por la UC3M y en el que colabora el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi). También el Centro Mixto de Actividades Tecnológicas UC3M-Airbus como espacio de actuación conjunta para impulsar los procesos disruptivos de innovación, generación y transferencia de conocimientos y tecnología en el sector aeroespacial.

6D lab, startup del Parque Científico UC3M, y el Hospital Gregorio Marañon han desarrollado un sistema de Realidad Aumentada destinado a determinadas cirugías.

Para la UC3M  “los casos de éxito son realmente aquellos reconocimientos que reciben los emprendedores y empresas a las que apoyamos”, destacando algunos recientes como el reconocimiento de 6DLab como una de las primeras cinco empresas de realidad virtual de España, según un informe de la Fundación Telefónica; que Canard Drones opere ya en el aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid y otros del mundo; o Rated Power, que recibió el premio Explorer del programa para jóvenes emprendedores del Santander. La propia Universidad fue reconocida con el 2º puesto en el U-Ranking de Innovación y desarrollo tecnológico 2018.

Este reportaje ha sido publicado en la edición impresa del Anuario de la Innovación en España 2018

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here