[jet_engine component="meta_field" field="antetitulo"]

Mujeres por la igualdad en la industria del videojuego

Aevi lanza una guía, realizada por Women in Games, para generar una cultura del videojuego que implemente y respete la inclusión
igualdad videojuego

La Asociación Española de Videojuegos (Aevi) ha lanzado en España ‘Construyendo un sector del videojuego en Igualdad’, una guía realizada por Women in Games en donde se recogen iniciativas de la industria para mejorar en el ámbito de la igualdad de género. Además, se muestras los principales debates sobre esta cuestión, testimonios y recomendaciones para mejorar esta situación.

La idea de esta guía es “contribuir a generar una cultura del videojuego que respete y fomente la expresión individual, independientemente de factores como el género, nacionalidad, raza, orientación sexual, religión, discapacidad, edad o condición socioeconómica”.

"De esta forma -declara José María Moreno, director general de Aevi- caminamos hacia un sector más diverso en la dirección de la inclusión y la tolerancia, haciendo de estas premisas nuestra cualidad indispensable".

Según Moreno, en Aevi creen “firmemente” en el videojuego “como herramienta posibilitadora de tender puentes y romper barreras. Las comunidades de videojugadores ofrecen espacios donde personas con orígenes y características diferentes pueden colaborar y compartir una afición común, asimismo el sector es un lugar de acogida para profesionales de distinta índole. Esos son los mejores valores del videojuego, los que queremos impulsar desde el sector".

[Le puede interesar: #PlayEquall: el sector del videojuego se une bajo un código ético común]

Recomendaciones para la igualdad

Según la guía, hay que empezar por el liderazgo. Así, se debe crear “el impulso necesario para lograr el cambio en la cúpula de las organizaciones, asumiéndolo como un auténtico objetivo empresarial”. Además, hay que extender este impulso por toda la organización “y compartir la responsabilidad del logro de los objetivos en los equipos, empezando por el liderazgo visible, en lugar de tratar esta cuestión únicamente como un asunto de gestión de personal”.

En segundo lugar, dejar claros los valores de la organización. “Y determinar su misión y sus valores en relación con la igualdad de género, compartiendo esa misión a todos los niveles dentro de su organización y más allá de ella”.

Tercero, comprender el entorno de trabajo mediante la realización de investigaciones y el análisis de sus datos organizativos en relación con el género. Y apuntan: “Sea cual sea el tamaño de la organización, han de hacerse preguntas en lugar de suposiciones”.

La recomendación siguiente es usar esos mismos análisis para formular un plan “con objetivos específicos y puntos de control integrados para medir los avances”. En quinto lugar, ejecutar acciones positivas. Y, por último, desarrollar un enfoque abierto en relación con la comunicación “para que todos los integrantes de su organización entiendan el propósito de las acciones éticas positivas y puedan apoyarlas”.

Relacionadas